«Vamos a ganar las elecciones, pero no por vanidad, sino porque Cantabria necesita que gobierne el PRC»

El presidente cántabro y presidente Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla. /Efe
El presidente cántabro y presidente Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla. / Efe

Miguel Ángel Revilla logra el voto unánime de los regionalistas para seguir cuatro años más al frente del partido y peleará en 2019 por ganar sus primeras elecciones

GONZALO SELLERS Santande

Hay una fotografía de Miguel Ángel Revilla a la entrada del Paraninfo de la Universidad de Cantabria. Pantalones vaqueros de campana, camisa blanca con publicidad de Solares en la manga, pañuelo verde al cuello, mismo bigote, ni rastro de canas y algunos kilos menos. Se aferra al micrófono mientras interviene ante centenares de personas en el Festival de Música Popular de Cantabria. Es junio de 1977 y el PRC todavía no era el PRC. Ni Cantabria era Cantabria. Entre ese Revilla y el que ete domingo fue elegido, otra vez, secretario general de los regionalistas no solo han pasado cuatro décadas. Entre los dos se amontonan cinco gobiernos regionalistas, una fuerte crisis del partido a finales de los 80, enemigos nuevos y enemigos viejos, muchos proyectos conseguidos y otros tantos fallidos. El PRC acaba de cumplir 40 años pero Mick Jagger, como un militante llamó ayer a Revilla, sigue al frente de la banda.

Los 709 militantes acreditados para votar en el Congreso del partido volvieron a depositar la confianza en su líder indiscutible. 707 votos a favor y 2 abstenciones. Revilla seguirá cuatro años más como secretario general y, por tanto, peleará en 2019 por conseguir su primera victoria electoral en Cantabria. Una espina que tiene clavada muy cerca de la de no haber conseguido traer el AVE a Cantabria.

«Vamos a ganar las elecciones, pero no por vanidad, sino porque Cantabria necesita que gobierne el PRC», aseguró ayer un Revilla que sabe que se encuentra ante una oportunidad de oro para superar al PP. La crisis interna de los populares, unida a los conflictos que mantienen el resto de partidos de la comunidad, ha revalorizado la unión de la que presumen los regionalistas. Y esa «estabilidad» será una de sus principales bazas electorales el año que viene.

Revilla no ha eludido la cuestión de su sucesión. Sin dar nombres, dijo que dentro de cuatro años habrá otra persona dando el discurso como nuevo secretario general -«hombre o mujer, igual da, pero honesto»- y que se encontrará una región «muy distinta» de la que tuvo que pelear él hace 40 años.

La Pasiega y la mina de zinc de la comarca del Besaya fueron los proyectos que más destacó el líder del PRC durante su intervención. No en vano, señaló a la industria como el verdadero motor de Cantabria. «Es la que está tirando de la economía», subrayó.

Balance de legislatura

Unidad, unidad y unidad. Frente al escenario de conflicto interno que sufren los partidos cántabros, el PRC arrancó su Congreso con una autoalabanza a su estabilidad orgánica que, sin duda, se repetirá mucho en la próxima campaña electoral.

Cerca de 700 altos cargos del partido, alcaldes, concejales y líderes locales llenaron el Paraninfo de la UC, en Santander, para escuchar el balance de los últimos cuatro años y debatir las ponencias que definirán la estrategia política del PRC de los próximos años.

Rafael de la Sierra, vicesecretario del partido, fue el encargado de poner voz a un informe de gestión en el que el PSOE, socio de los regionalistas en el Gobierno, no ha salido bien parado. El consejero de Presidencia contrapuso «la fiabilidad, la serenidad y la solidez del PRC» con la «división interna» sufrida por los socialistas y que, en algunos casos, «ha dificultado hacer determinadas políticas».

De la Sierra, que siempre suele ser muy comedido en sus palabras, llegó esta vez a hablar de «deslealtad» del PSOE en algunos momentos. No en vano, los encontronazos entre el PRC y el nuevo secretario general socialista, Pablo Zuloaga, no han sido pocos en el último años, desde su empeño en cesar al anterior consejero de Educación, Ramón Ruiz, hasta su posicionamiento en temas como el lobo. «Ha sido milagroso aprobar en plazo los presupuestos y aprobar determinados proyectos en el Parlamento», reconoció. Lo que sí dejó claro De la Sierra es que la calma que se vive en el PRC «no es gratis y se puede perder».

 

Fotos

Vídeos