La traductora apunta a que la defensa de Puigdemont manipuló la denuncia contra el juez Llarena

La traductora apunta a que la defensa de Puigdemont manipuló la denuncia contra el juez Llarena

La experta en francés Delia Saavedra trasladó al castellano la demanda de los abogados belgas, que en ese momento reflejaba fielmente las palabras del magistrado

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

El único dato que este jueves aportó la murciana Delia Saavedra sobre su intervención, como traductora profesional, en la demanda de Carles Puigdemont contra el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena permite apuntar a que la manipulación de las palabras del juez se efectuó a posteriori, en el ámbito de la defensa del expresidente catalán.

Durante dos días, la traductora guardó silencio, a pesar de que desde el entorno de los abogados de Puigdemont se la intentó señalar, en origen, como la posible responsable de la alteración de unas declaraciones del juez Llarena que condicionaban de manera trascendental el sentido de la demanda.

Esta denuncia, concretamente, se basa en unas declaraciones que hizo el magistrado tras pronunciar una conferencia en Oviedo y que, según los letrados de Puigdemont, vulnerarían el derecho al honor de su cliente y de otros investigados en la causa por presunta rebelión que instruye el Alto Tribunal. El juez explicó a la prensa que «se trata de comportamientos que aparecen recogidos en nuestro Código Penal y que, con independencia de cual haya podido ser la motivación que les haya llevado a las personas a cometerlos, si es que esto ha sido así, pues tienen que ser investigados».

En el texto presentado en francés ante un juzgado belga, esas declaraciones habían sido alteradas y, en vez de presentarse la frase condicional «si es que esto ha sido así», se había cambiado por otra en la que se aseveraba que «como en efecto sucedió» –«et oui c'est ce qui s'est produit»–.

Boye la señaló a ella

Esta circunstancia, unida a unas primeras declaraciones de Gonzalo Boye, letrado del líder independentista fugado en Bélgica, en las que atribuía el cambio a «un posible error del traductor», hizo que las miradas se dirigieran hacia la murciana Delia Saavedra, que era quien firmaba el trabajo de traducción.

Delia Saavedra, en una fotografía de archivo.
Delia Saavedra, en una fotografía de archivo. / V. Vicéns / AGM

Este jueves, en declaraciones a 'La Verdad', esta profesional se limitó a dejar constancia de que ella tradujo el texto del francés al castellano, algo que, por supuesto, hizo con la mayor fidelidad posible. Teniendo en cuenta que en la copia en castellano –que ella suscribe–, las declaraciones del juez en Oviedo están textualmente reproducidas, ello apunta a que también estaba así en el texto en francés que se le hizo llegar. Con lo cual, la única explicación apunta a que a posteriori alguien –presuntamente del ámbito de la defensa de Puigdemont– alteró esas palabras del magistrado en la copia en francés que se registró en un juzgado belga.

Si estos datos se confirman, todo indicaría que la alteración se habría hecho de forma intencionada, con la única finalidad de tratar de confundir al juez sobre el auténtico sentido de las declaraciones de Llanera; en concreto, para hacerle aparecer como un magistrado que ya habría prejuzgado el asunto.

Desde distintos ámbitos legales se viene apuntando desde hace días a que esta aparente manipulación de las pruebas podría constituir una estafa procesal.

Delia Saavedra renunció a ofrecer otras explicaciones al margen del hecho de que la traducción se produjo del francés al castellano, y no al revés. «Es evidente que fue así, porque así lo dice mi firma», indicó. La traductora se remitió a un comunicado que podría remitir a los medios de comunicación en los próximos días. «Estoy pensando si finalmente lo difundo».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos