Sorpresa entre los vecinos de 'Ternera' en los Alpes

Cabaña en la que vivía el etarra 'Josu Ternera' en los Alpes franceses./
Cabaña en la que vivía el etarra 'Josu Ternera' en los Alpes franceses.

Todavía «estupefactos» consideran «muy educado» al «escritor sudamericano» que vivía «muy solitario» en una cabaña y que bajaba temprano al pueblo para comprar

COLPISA/AFPSaint-Gervais les Bains (Francia)

Los habitantes de Saint-Nicolas de Véroce, en los Alpes franceses, no salen de su asombro tres días después del arresto del histórico jefe de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, 'Josu Ternera', que vivía escondido en una cabaña rudimentaria en este municipio cercano al Mont Blanc. A 1.470 metros de altitud, la cabaña de montaña se encuentra en la esquina de una pista de esquí de fondo y de una pista de esquí alpino. Una construcción de madera con tejado de chapa, un lugar solitario, cerca de Suiza y de Italia, pero por donde pasan cada invierno cientos de esquiadores.

Se accede subiendo a pie desde Saint-Nicolas. Fuera de temporada se puede llegar en coche 4X4 a través de la pista de esquí nórdico. Por fuera de la casa, otras placas de chapa cubren madera cortada. Delante de la puerta solo hay un banco, y por un lado del chalet sobresale un tubo de chimenea. A través de un resquicio se puede ver una chaqueta de hombre colgada de una percha, una cuerda roja para tender la ropa y sus pinzas, y colchones bajo un plástico.

Aquí vivía desde octubre el hombre más buscado por la justicia española, detenido el jueves delante del hospital de Sallanches después de pasar 17 años prófugo. José Antonio Urrutikoetxea vivía oculto desde 2002 para eludir la justicia, que lo buscaba como responsable de la banda terrorista en el atentado contra un cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, que causó once muertos, incluidos cinco niños, en 1987.

El propietario de la casa, guía de alta montaña y ganadero, que prefiere no desvelar su identidad, dice seguir «estupefacto» por el caso. Asegura que no usa «internet o cosas así», pero sabe reconocer un auténtico amante de la montaña.

Según él, se cruzó con 'Bruno -nombre que utilizaba 'Josu Ternera'- en un camino de senderismo. 'Bruno' se presentaba así mismo como «escritor sudamericano» que buscaba descansar y aceptó de buen grado la cabaña del guía. «Al principio era para un mes, y no se habla de un alquiler», asegura, a la vez que recuerda al terrorista cortando madera para la chimenea.

Solo tenía dos sillas, una mesa, dos áreas para dormir, electricidad, inodoros químicos y un hornillo. Debía lavarse en un barreño. A menudo, bajaba a hacer la compra a la tienda de Viviane Grangenet, en Saint-Nicolas. Un «comercio completo», donde encontraba ultramarinos, comida preparada, recuerdos, libros, prensa, correos, servicio de tintorería...

Vista del valle desde la cabaña de 'Josu Ternera'.
Vista del valle desde la cabaña de 'Josu Ternera'. / AFP

Por el camino de bajada al pueblo, solía cruzarse con Christian, un octogenario que aún sube la montaña cada día con sus dos bastones de senderismo. Otros vecinos se prestaban a veces a llevarlo en coche. Pero en general, «parecía muy solitario, y no hablaba», subraya Viviane. Ni si quiera se percató de su acento español, que en cambio era característicamente «fuerte», según el propietario de la cabaña.

«Muy educado», acudía cada día a primera hora, como para no encontrarse con nadie. Viviane afirma que parecía «más viejo» que sus 68 años. El dueño de la casa añade que «no parecía tener mucho dinero y siempre iba vestido igual». Nunca se separaba de su mochila.

Jean-Marc Peillex, alcalde de Saint-Gervais -y de Saint-Nicolas de Véroce localidad a la que le pertenece- también tiene una cabaña de montaña bien equipada, a 200 metros de la que ocupaba Josu Ternera. «No nos esperábamos tener una persona así aquí», tan lejos del País Vasco. «¿Tenía conexiones con los saboyanos?», un movimiento que reivindica pacíficamente la independencia de Saboya, se pregunta el alcalde.

Más información