Igea declara ante el fiscal por el 'pucherazo' en Cs

El candidato a la presidencia de la Junta de Castilla y León por Ciudadanos, Francisco Igea./EFE
El candidato a la presidencia de la Junta de Castilla y León por Ciudadanos, Francisco Igea. / EFE

El candidato a presidir Castilla y León acude al Ministerio Publico para aclarar las irregularidades en las primarias

R.C.

La investigación judicial para esclarecer el 'pucherazo' en las primarias de Castilla y León dará este jueves un nuevo paso con la declaración a petición propia del candidato a la Junta, Francisco Igea, a quien en un primer momento se dio como perdedor del proceso. «Deseo de despejar cualquier sombra de duda de que los principales interesados en que se aclare todo lo sucedido somos nosotros, pues somos las verdaderas víctimas», señaló el candidato en declaraciones a Europa Press.

El caso ha acabado ante la justicia tras una denuncia interpuesta el pasado viernes por un particular, pero en el partido que preside Albert Rivera se da la investigación por terminada después de que su Comisión de Garantías y Valores corrigiera el resultado y le diera la victoria a Igea en detrimento de la exdirigente del PP Silvia Clemente. Ésta última, expresidenta del Parlamento regional, era la favorita de Albert Rivera para encabezar la candidatura en las próximas autonómicas.

El secretario general de los liberales, José Manuel Villegas, se comprometió ayer a que su formación colaborará en todo aquello que le solicite el Ministerio Público. En cualquier caso, el número dos de Ciudadanos mantiene que no hubo «pucherazo» en las primarias, pese a que se anularon 82 votos.

La Comisión de Garantías elaboró un informe que certificaba que no «había encontrado anomalías» en el proceso de primarias de Castilla y León y advirtió además a los que han puesto en cuestión su limpieza en otros puntos del país que «les podría abrir un expediente disciplinario».

Desde Ciudadanos se sostiene que la formación reaccionó con presteza ante las sospechas de irregularidades y se ha tratado de restar importancia a lo ocurrido, pero lo sucedido en Castilla y León ha emborronado el proceso de elección de los candidatos liberales de forma generalizada.