La víctima que destapó la pederastia en La Bañeza crea 'Infancia Robada', una asociación para destapar los abusos en la Iglesia de España

Francisco Javier, impulsor de la asociación Infancia Robada, durante una entrevista con leonoticias. / I. Santos

Francisco Javier, el leonés que destapó los abusos en La Bañeza, asumirá la vicepresidencia de esta asociación que busca además dar cobijo a las víctimas que quieran denunciar

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLa Bañeza

Frente al silencio cómplice de la Iglesia, la unión y la fuerza de los niños, hoy convertidos en adultos, que vivieron en primera persona el horror de los abusos sexuales, niños que fueron víctima del demonio vestido con túnica y alzacuellos.

Nace 'Infancia Robada', la primera asociación de víctimas de la pederastia en la Iglesia de España.

Al frente Juan Cuatrecasas, el 'padre coraje' que denunció los abusos que sufrió su hijo Asier en el colegio del Opus Dei Gaztelueta (Bilbao). A su lado, Francisco Javier, el leonés que destapó los abusos sufridos durante años en el Seminario Menor de la Bañeza.

Una asociación que nace como cobijo de las víctimas de la pederastia de la Iglesia, a las que acompañarán en su decisión de denunciar y asesoran psicológica y jurídicamente. «Ojalá hubiera tenido yo esta oportunidad», asegura Francisco en una entrevista con leonoticias, que recuerda cómo él se tuvo que enfrentar sólo.

Un camino difícil, duro, más de lo que nunca se pudo imaginar. Por ello, ahora quiere ayudar con su testimonio y su experiencia a los que cómo él fueron «arrojados al Infierno por los que daban lecciones sobre cómo ser merecedores del cielo».

«Destapar los crímenes de la Iglesia»

Una mano tendida en medio de una lucha que, en ocasiones, dura ya décadas y que busca destapar los crímenes de la Iglesia. Todos, sin excepción.

«Queremos que esta asociación sirva para que alce la voz el mayor número de víctimas posibles y, así, destapar todo lo que ha Iglesia ha ocultado y sigue ocultando. Al fin de cuentas, la Iglesia comete, oculta y silencia sus crímenes», asegura Francisco, que recuerda que las denuncias que hasta la fecha han salido a la luz son tan sólo «la punta del iceberg».

«Tienen aún mucho que ocultar entre pederastas y encubridores hay muchas responsabilidades». Y no sólo en España. Francisco recuerda que la pederastia en la Iglesia es un problema mundial, con casos destapados en Estados Unidos, Chile, Alemania o Italia.

Por ello y a pesar de su reciente creación, ya se han puesto en contacto con víctimas de otros rincones del mundo para, bajo la unidad, combatir «el problema mundial de la pederastia en la Iglesia y el encubrimiento». Al fin de cuentas, recuerda Francisco, el clero ha actuado de la misma manera en todos los rincones. «

«Cometen los crímenes, trasladan al delincuente que disfruta de sui impunidad mientras los demás lo ocultan. Es de manual».

El olvido en un estado democrático y de derecho

Si bien, lamenta Francisco, en otros puntos del mundo, como Estados Unidos o Chile, las víctimas de la pederastia han encontrado un apoyo fundamenta de la Fiscalía a pesar de que la Constitución promulga que España es un estado social y democrático de derecho.

«Las víctimas hemos estado desamparadas por la Iglesia pero también por las administraciones y la Justicia. Por ello, se solicitara en su debido momento que estos crímenes se investiguen en un Estado de Derecho como es España», remarcó Francisco, que se preguntó por qué tiene que prescribir un delito cuyo dolor aún sigue vigente.

Al fin de cuentas, Francisco cuando se mira al espejo aún ve a ese niño de apenas 10 años al que, junto a su hermano gemelo, le rompieron los sueños más inocentes, en mitad de la noche , con el silencio y la penumbra como cómplices.

Por ello, ahora confía en que la constitución de esta asociación sea un punto de inflexión que aliente a las víctimas a dar un paso al frente, denunciar y sacar a la luz la realidad de la pederastia en la Iglesia.

 

Fotos

Vídeos