Juan Carlos Fernández, exdiputado de Cs: «Tengo la conciencia tranquila, no tengo nada que ocultar»

El diputado Juan Carlos Fernández, en una imagen de archivo. /
El diputado Juan Carlos Fernández, en una imagen de archivo.

Tras casi 72 horas retenido, se siente en su todavía despacho de la Diputación asegurando que está tranquilo y mostrando respeto a la decisión del partido, al que dará explicaciones personalmente en Valladolid

A. CUBILLAS León

Eran las cuatro de la mañana del viernes y Juan Carlos Fernández, diputado de Ciudadanos, llegaba a León. Con la «conciencia tranquila» y entendiendo ser víctima de una «injusticia». 72 horas antes, agentes de la UDEF de la Policía Nacional tocaban el timbre de su vivienda con un auto de detención emitido por el Juzgado de Instrucción nº2 de Badalona.

Más información

Fernández era trasladado hasta la localidad catalana previo registro de su domicilio y su despacho en el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, donde ejerce de concejal y portavoz de la agrupación. A su lado en una furgoneta, otros tres leoneses. Su asesor, Sadat Maraña, el exconcejal del PSOE en Astorga y delegado del Grupo Agema en León, Juan José Simón Callejo, y Miguel Hernán Manovel García, uno de los adláteres del empresario José Luis Ulibarri.

Todos ellos estaban siendo objeto de investigación en el marco de la 'Operación Enredadera' por su presunta implicación en una trama de amaños en la gestión del tráfico, con la firma tecnológica Aplicaciones Gespol, en el epicentro.

Incomunicado y con la única visita de su abogado, Fernández permaneció dos días en los calabozos de los juzgados hasta que a primera hora de este jueves el juez Pablo Jesús Alonso le citaba a prestar declaración. Era el primero de los últimos seis detenidos –en una operación que se saldó con 55 registros y más de 50 detenidos- de los 15 que fueron puestos a disposición judicial.

«No tengo nada que ocultar»

Algo más de una hora después, el magistrado decretaba su libertad con cargos y medidas cautelares, como la retirada del pasaporte y la obligación de comparecer ante la autoridad judicial. Respondió todas y cada una de las preguntas. «Declaré voluntariamente porque no tengo nada que ocultar», asegura Fernández doce horas después sentado en su todavía despacho de la Diputación de León, donde se confiesa ante leonoticias.

El cansancio se refleja en su rostro aunque se muestra tranquila, a pesar de que es consciente de que es «una situación complicada». Pero insiste, «es injusto todo lo ocurrido porque no hay absolutamente nada». Es más, advierte que su única relación es la aparición de su nombre y el de su asesor Sadat Maraña - que también ha regresado a su domicilio- en las escuchas telefónicas de otros investigados en la operación.

Y por ello, su primer destino tras recobrar la libertad fue el Ayuntamiento de San Andrés, para dar explicaciones a la alcaldesa, y seguidamente, la Diputación de León y el despacho de su presidente. Lo mismo hará ante Ciudadanos. Aunque eso será el lunes, cuando Fernández tiene previsto trasladarse hasta la sede de la ejecutiva autonómica.

Acepta y asume con respecto la decisión de cese acordada por su partido que, confiesa, ha conocido, primero, a través de los medios de comunicación, y segundo por un correo electrónico. «Es normal», asegura Fernández, haciendo referencia a los estatutos de la formación naranja.

Sin embargo, aún no se muestra convencido de cumplir con la disciplina del partido y entregar su acta de concejal y diputado. «Teníamos un proyecto y ahora se estropea». Por ello, asegura que será el lunes cuando tome una decisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos