La disputa electoral en el Ayuntamiento de León acaba en fractura en el PP local

Juan Martínez Majo, presidente del PP de León. /Leonoticias
Juan Martínez Majo, presidente del PP de León. / Leonoticias

El presidente provincial, Juan Martínez Majo, «ni comparte ni respalda» a Antonio Silván ante nuevos recursos tras recibir un segundo varapalo por parte de la Junta Electoral Central

J. CALVO

La mesa '7-5B' del Colegio Pastorinas de León, la misma en la que se cruzaron los datos en el voto entre PSOE (28) y VOX (130) y cuya consecuencia práctica es la evidencia de un PP en 'minoría' a nivel municipal, ha terminado por fracturar a la formación popular.

El resultado de aquella mesa, corregido tras una reclamación del Partido Socialista ante la Junta Electoral de Zona, supuso la presentación de sendos recursos planteados por PP y VOX.

Con los recursos se pretendía mantener el perfil municipal apuntado hasta que la citada mesa entrara en escena [PSOE (10 concejales), PP (9), Cs (4), UPL (2), VOX (1) y Podemos (1)]. «Los leoneses quieren y han votado un gobierno y una mayoría de centro-derecha», se advirtió entonces y sin reparo por parte de los representantes populares.

Una mayoría que, sin embargo, se tambaleaba al entender la Junta Electoral de Zona que el voto de los partidos afectados por las reclamaciones debería reordenarse al certificar el error en las actas. El asunto nunca fue menor: corregida la pifia, VOX era borrado del mapa municipal al no alcanzar el 5% del voto, y el 'bloque del centro-derecha' se alejaba de la mayoría.

Un segundo recurso del PP y VOX ante la Junta Electoral Central ha terminado en un nuevo varapalo a ambos partidos. «Lo ocurrido en la mesa 7-5B fue un error material manifiesto», se asegura en el dictamen que, pese a todo, cuenta con un voto particular secundado por dos de los doce miembros de la Junta.

Dos autos en contra no han frenado el interés del PP por nuevos recursos que ahora tendrían como objetivo el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en forma de contencioso administrativo electoral, y el Tribunal Constitucional en último extremo. Y siempre de la mano de VOX.

La recurrente ansia por encontrar en los tribunales lo no conseguido en las urnas ha terminado por colmar la paciencia del presidente del PP, Juan Martínez Majo. A tal punto ha llegado su enfado que ha resultado determinante en sus afirmaciones: «El PP de León no va a recurrir, no lo vamos a hacer, no lo compartimos, no entendemos que tengamos que hacer un recurso para apoyar a VOX». Y renglón seguido ha cuestionado abiertamente el comportamiento del hoy alcalde y candidato popular: «Silván tiene otras dos vías para plantear un recurso y las puede utilizar; él sabrá, pero el PP de León no va a recurrir».

«Juan Martínez Majo tiene claro lo que hay que hacer y tiene un criterio que se va a mantener hasta el final. Insisto en que si Silván quiere plantear recurso tiene sus vías, pero no la del partido a nivel local. Quiero que quede claro: el PP no va a recurrir el auto de la Junta Electoral Central», ha advertido con vehemencia.

Las palabras del máximo responsable de los populares ha evidenciado la fractura entre la dirección provincial y la representación en la capital. Majo y Silván, ya no se llevan. Desde el entorno del alcalde de la ciudad no se ha ocultado el enfado. «Obraremos de acuerdo al PP nacional», ha asegurado el portavoz municipal, Fernando Salguero. Y todo, mientras el enfado en las tripas del PP se multiplica y la fractura se evidencia.

• Cómo entender todo lo sucedido en mesa 7-5B de Léon en menos de dos minutos