La UE exige un 'sí' de Londres al pacto del 'brexit' para conceder la prórroga

Un solitario activista partidario del 'brexit' se manifiesta frente al Parlamento británico./AFP
Un solitario activista partidario del 'brexit' se manifiesta frente al Parlamento británico. / AFP

Tusk no descarta una cumbre extraordinaria la próxima semana si May no logra validar una propuesta que ya fue tumbada dos veces

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

El mensaje más esperado del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en mucho tiempo lo escenificaba este miércoles en persona con la lectura de una declaración de apenas cuatro párrafos, en cuatro escasos minutos y sin opción a preguntas. El polaco, responsable del desarrollo de las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno, recibirá este jueves a los líderes en Bruselas con una propuesta para canalizar el 'brexit' que contradice la que él mismo sugirió hace escasamente una semana. Ahora ve viable dar a Reino Unido una prórroga corta, frente a su apuesta personal por un periodo más amplio, de al menos un año. «Creo que una extensión (del Artículo 50) corta será posible, pero va a estar condicionada al voto positivo del Acuerdo de Retirada en la Cámara de los Comunes».

El mensaje tendría el soporte de muchas capitales. En los últimos días Tusk ha mantenido reuniones con varios líderes europeos. Y es la réplica oficial a la nueva marca en el calendario que el 10 de Downing Street quiere poner al 'brexit'. Dado que el 29 de marzo ya es imposible solicita el 30 de junio. La cuestión es que el Acuerdo de Retirada ha sido ya tumbado en dos ocasiones (enero y este mes) en Westminster con un abismo de votos (243 y 149, respectivamente). Y según el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, no se podría someter a un nuevo escrutinio si «sustancialmente» continúa siendo el mismo. Bruselas, al mismo tiempo, no va a mover una coma. Lo que lleva a improvisar ejercicios de funambulismo como este, que puede valer hoy, pero truncarse mañana. Todo es imprevisible.

EN SU CONTEXTO

0,93%
fue el porcentaje que llegó a perder la libra esterlina respecto al dólar después de que Theresa May solicitara una prórroga de tres meses respecto a la fecha original del 'Brexit', una demora más corta de lo que los inversionistas esperaban. La divisa británica cerró con un descenso del 0,20% sobre la estadounidense.
¿Y las elecciones?
Uno de los temas a debate entre los 27 es si la demanda de salir el 30 de junio es compatible con la celebración de elecciones al Parlamento Europeo sin Reino Unido. Y aquí hay dos posiciones: la de la Comisión y su servicio jurídico, que sostienen que resultaría más seguro jurídicamente poner como tope el 26 de mayo; y la del Consejo Europeo, que no vería problema porque entiende que la nueva Eurocámara no se constituye hasta el 2 de julio, por lo que no habría irregularidad.

El veto de Bercow no se ve como «un problema real» desde la capital comunitaria. Se salvaría con un juego de mayorías en el Parlamento británico. A partir de ahí la condición de Tusk podría solaparse con la estrategia que pretende seguir la 'premier'. Ese 'a la tercera va la vencida' bajo amenaza inminente a sus señorías del yugo de convocar elecciones a la Eurocámara o que finalmente no haya 'brexit'.

Y Tusk tampoco contradice el sentido de socios que en las últimas horas se han expresado con voz especialmente crítica. Francia, sin ir más lejos, amenazaba este miércoles con rechazar la prórroga de tres meses si May no aporta este jueves «suficientes garantías de que su estrategia» para aprobar el Acuerdo de Retirada «es creíble». Alemania contemporiza más con Londres saludando su propuesta y España, como la gran mayoría, estaría en la línea del 'sí'. Es el vértigo de una salida a las bravas. Con todo, no hay que perder de vista que la extensión del Artículo 50, ese 'sí', ha de ser unánime. Y que las justificaciones que aporta May en la carta petitoria tampoco es que resulten muy convincentes.

Procedimiento escrito

En ese escenario, y dado lo enrevesado de la situación, muchas voces apuntan a que la cumbre que arranca este jueves en Bruselas se cerrará sin despejar la incógnita, sin ir más allá de lo planteado por Tusk. Esperar a ese hipotético voto en la Cámara de los Comunes la próxima semana. Si el Acuerdo de Retirada supera el tercer envite «podríamos finalizar y formalizar la decisión sobre la prórroga mediante un procedimiento escrito» sin necesidad de convocar de nuevo a los líderes. Pero si la jugada no sale (muy probable) «no dudaré» en convocar una cumbre extraordinaria en la que se valoraría la nueva situación.

El servicio jurídico de la Comisión ve «más seguro» poner como límite el 26 de mayo

Los jefes de Estado y de gobierno tienen este jueves mucho que debatir. De entrada, una de las claves del proceso en el que nos encontramos ahora: las fechas. Ese 30 de junio requerido por May ¿es compatible con la celebración de las elecciones europeas sin Reino Unido? En este punto, fuentes diplomáticas explican que existen dos criterios. De un lado, la Comisión Europea y su servicio jurídico entienden que «es más seguro» poner como fecha tope el 26 de mayo.

Desde el Consejo Europeo, por su parte, se ve compatible el 30 de junio que solicita la 'premier' porque hasta el 2 de julio no se conformará oficialmente la nueva Eurocámara. ¿Su visión? Que una cosa es que Reino Unido incumpla su obligación de convocar elecciones (lo que quedaría invalidado con la salida inminente en la hipótesis del 'todo ha ido según lo previsto') y otra muy distinta es que el Parlamento Europeo se haya constituido irregularmente. Lo primero no implicaría lo segundo.

Más información: