Italia promueve un sistema europeo de repartición automática de migrantes

Fotografía cedida por la ONG alemana Mission Lifeline que muestra a varios inmigrantes rescatados en aguas internacionales del Mediterráneo. /EFE
Fotografía cedida por la ONG alemana Mission Lifeline que muestra a varios inmigrantes rescatados en aguas internacionales del Mediterráneo. / EFE

El nuevo procedimiento evitaría las difíciles y largas negociaciones entre los países cada vez que las ONG intentan llevar a puerto a los náufragos socorridos en el Mediterráneo

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

Las largas esperas a bordo de los barcos de las ONG que les socorren en el Mediterráneo central hasta poder desembarcar pueden ser pronto cosa del pasado para los migrantes. El nuevo Gobierno italiano ha abierto una negociación en Bruselas para intentar establecer un sistema de repartición automática que evite la situación actual, en la que a los náufragos no se les permite bajar a tierra hasta que otras naciones de la Unión Europea se comprometen a hacerse cargo de ellos. Este procedimiento exige habitualmente largas y difíciles negociaciones. En la reunión que mantuvo el pasado miércoles con la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afrontó la necesidad de activar cuanto antes un mecanismo que consienta la redistribución inmediata de los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo.

La discusión sobre este procedimiento, que supondría en la práctica la superación del reglamento de Dublín, que obliga a los solicitantes de asilo a presentar su petición en el primer país al que llegan, será discutida en la cumbre de ministros del Interior prevista el 23 de septiembre en Malta. En principio, esta iniciativa cuenta con el apoyo de Alemania, Francia, Luxemburgo, Rumania, Portugal y Malta, según informaron ayer varios diarios italianos. El Gobierno español, que en varias ocasiones ha aceptado hacerse cargo de grupos de inmigrantes socorridos en el Canal de Sicilia, también es favorable al establecimiento de este sistema.

«El objetivo es crear un mecanismo inmediato por el que si llegan 100 inmigrantes, 10 se quedan en Italia y 90 son redistribuidos en los restantes países de la UE», comentó Conte al diario 'La Repubblica'. Ante la posibilidad de que haya naciones que se nieguen a aceptar a los extranjeros, como ya ocurrió en el pasado, el primer ministro propuso la aplicación de métodos coercitivos. «Si hay países que no participan en la redistribución cuando exista un mecanismo definitivo, deberían ser pesadamente penalizados con menores recursos financieros por parte de la Unión», comentó el jefe del Gobierno de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático.

Pese a su voluntad por resolver esta cuestión, Italia sigue dejando durante días a los inmigrantes sin desembarcar. La nave 'Ocean Viking', fletado por Sos Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, continúa a la espera de saber a qué puerto podrá llevar a los 82 náufragos que socorrió después de que zarparan desde las costas libias. 50 de ellos llevan a bordo desde el pasado domingo.