Nueva espiral de violencia en los territorios ocupados

Medicos evacúan a un palestino herido durante los disturbios./Reuters
Medicos evacúan a un palestino herido durante los disturbios. / Reuters

Tres palestinos y dos israelíes muertos en diferentes incidentes en las últimas 24 horas

MIKEL AYESTARANJerusalén

La tensión crece en los territorios ocupados después de unas últimas horas que dejan cinco muertos, tres palestinos a manos de las fuerzas de Israel en diferentes operaciones, y dos israelíes. El Ejército ha puesto en marcha una operación jaula en torno a Ramala, sede de la Autoridad Nacional Palestina, para detener al autor de los disparos que han costado la vida a dos jóvenes esta mañana y han causado heridas a otros dos en el asentamiento de Givat Asaf, al sur de Ofra. Por segunda vez en una semana esta zona es testigo de un ataque de este tipo ya que el domingo otros siete israelíes resultaron heridos, entre ellos una mujer embarazada a quien tuvieron que forzar el parto. El bebé falleció a los pocos días de nacer. El grupo islamista Hamás reivindicó esta operación y la calificó de «respuesta a los crímenes de la ocupación».

El diario The Jerusalem Post, citando fuentes locales, informa de la detención de un joven palestino «vestido con uniforme militar» y sospechoso de haber participado en el tiroteo de Givat Asaf. Fuentes militares informaron de que «un terrorista salió de su coche y disparó en dirección a los soldados israelíes y civiles que esperaban en una parada de autobús«, pero el Ejército no ha confirmado hasta el momento que los fallecidos sean uniformados.

«El terrorista se escapó en un coche hacia Ramala, cuyas vías de salida y entrada fueron bloqueadas», declaró a los periodistas el portavoz del ejército, el teniente Jonathan Conricus. «Desplegaremos varios batallones de infantería suplementarios en Cisjordania para efectuar operaciones defensiva y ofensivas», agregó el portavoz. Este ataque se produce después de que fuerzas israelíes hayan matado a tres palestinos en diferentes incidentes, dos en Cisjordania, acusados de estar relacionados con la violencia de los últimos días y que fueron abatidos tras operaciones de caza y captura exitosas del Ejército, y un tercero en Jerusalén Este, parte ocupada de la ciudad santa, tras haber intentado apuñalar a dos policías.

«Esto es terrorismo contra civiles y contra tropas israelíes. Estamos investigando si detrás hay una organización o se trata de los denominados 'lobos solitarios'», señaló Conricus. En Israel temen que grupos como Hamás y Yihad Islámica sean capaces de organizar células para cometer ataques de este tipo. También existe la posibilidad de que sean lobos solitarios que opten por copiar el modelo de estos ataques y abran fuego contra colonos y soldados en las paradas de autobús.