La Europa que influye en la vida diaria de sus ciudadanos

Sesión de constitución de la novena Legislatura del Parlamento Europeo. / Óscar Chamorro

El Parlamento Europeo, con sede en Estrasburgo y Bruselas, es el único órgano de la UE elegido por sufragio directo | Representa a 500 millones de personas

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSOMadrid

La prohibición de los plásticos de un solo uso -que entrará en vigor en 2021-, la política agraria, la construcción de infraestructuras clave, o la implantación del euro como modena común, entre otras cuestiones, son decisiones que afectan de forma crucial a la vida diaria de más de 500 millones de europeos. Sin embargo, aún existe cierto desconocimiento entre la ciudadanía sobre el verdadero origen de la mayoría de esas leyes: el Parlamento Europeo. Se trata del único órgano de la UE elegido por sufragio directo, y cuyos 751 diputados ostentan el poder legislativo de la Unión compartido con el Consejo de Europa.

Sus competencias abarcan desde la libertad de circulación, la seguridad alimentaria hasta la protección del consumidor, el medio ambiente y numerosos sectores de la economía. Aunque los 28 estados miembros conservan el derecho de veto en ámbitos como la fiscalidad y los asuntos exteriores y de defensa.

«La Unión Europea está presente en nuestro día a día, en todo lo que nos rodea. Las decisiones que tomamos en el Parlamento Europeo, que luego se negocian con el Consejo, se convierten en directivas que al final se acaban convirtiendo en leyes que se deben aplicar en todos los países de la Unión Europeoa. Hay cosas que ya damos por hechas, pero se aprobaron aquí, como que no haga falta el pasaporte para moverse por los países miembros», añade Eider Gardiazábal, eurodiputada del PSOE

«La Unión Europea está presente en nuestro día a día, en todo lo que nos rodea» Eider gardiazábal, eurodiputada del PSOE

El espíritu con el que se crearon las instituciones europeas, después de la Segunda Guerra Mundial, fue el de incentivar la cooperación económica, partiendo de la idea de que los países que comercian unos con otros se vuelven económicamente interdependientes y así se evita, en mayor medida, la aparición de conflictos. La UE está basada en el Estado de Derecho: todas sus actuaciones se ajustan a los Tratados y son acordadas por todos los Estados miembros.

«Vivimos en un mundo globalizado y el Parlamento Europeo es un auténtico milagro porque muchos países podemos gozar de una democracia transnacional, que nos permite decidir cuestiones que no podrían solucionarse de forma autónoma», explica Maite Pagazaurtundúa, eurodiputada de Ciudadanos.

Óscar Chamorro
Vídeo: Así late el corazón de Europa

La representación parlamentaria de la UE es el Parlamento Europeo, una asamblea parlamentaria con sede en Estrasburgo (Francia) y que se caracteriza por ser multinacional y estar elegida directamente por los ciudadanos. Los 751 diputados de la Eurocámara -conocidos como eurodiputados- representan a más de 500 millones de ciudadanos de 28 Estados miembros y participan, por sufragio directo, en unas elecciones a nivel continental para renovarlo cada cinco años. Las últimas se celebraron el pasado 26 de mayo y la presente legislatura echó a andar el 2 de julio.

Un papel «más importante»

Con todo ello, uno de los principales retos a los que se enfrenta el Parlamento Europeo es el de tener más capacidad de decisión. De hecho, según datos de Eurobarómetro correspondiente a la primavera de 2019, al 71% de los españoles le gustaría que desempeñara un papel «más importante».

«El día a día es de mucha negociación con las otras fuerzas políticas, se debate en las distintas comisiones, como en España. En cada una de ellas se discute las mejoras de la vida de todos los europeos. Tenemos que sacar las mejores políticas para mantener esa Europa de las personas donde no se deje a nadie atrás», añade Dolors Monserrat, eurodipuada del Partido Popular.

En algunos ámbitos, el Consejo debe obtener el acuerdo del Parlamento antes de tomar una decisión. Sin embargo, incluso aquellos ámbitos en los que los Estados miembros deciden por su cuenta —como la educación y la cultura— son a menudo objeto de medidas de apoyo de la UE. Ejemplo de ello es el programa Erasmus+, que brinda a los jóvenes europeos la posibilidad de estudiar, prestar servicios de voluntariado, realizar prácticas o adquirir experiencia laboral en el extranjero.

Visitas al Parlamento Europeo

De lunes a sábado.
Para visitar la Eurocámara en Estrasburgo (Francia) puede informarse o reservar en el siguiente enlace .

«Se trabaja mucho, de una forma diversa, también se trabaja para dar voz a los problemas que tiene la ciudadanía europea, para conectar demandas, para denunciar la vulneración de derechos humanos», señala Miguel Urban, eurodiputado de Unidas Podemos.

Los ciudadanos pueden votar en las elecciones, ponerse en contacto con un diputado al Parlamento Europeo, enviar peticiones al Parlamento Europeo o lanzar una iniciativa ciudadana mediante la que se pida a la Comisión Europea que elabore una propuesta legislativa.

«España ha podido hacer mucho en las últimas décadas gracias a los fondos europeos. Con mucho esfuerzo hemos tenido acceso a muchas oportunidades. Los fondos de cohesión sirven para que todos tengamos esas mismas oportunidades», comenta Pagazaurtundua.

Grupos parlamentarios

En funcionamiento de la Eurocámara también es necesario el conseno, ya que los diferentes diputados se agrupan en torno a siglas que reunen diversas nacionalidades y corrientes dentro de una misma filosofía política. Por ejemplo, en esta legislatura encontramos al Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, al que pertenece el nuevo presidente, el italiano David Sassoli. En él se insertan el PSOE español, el partido Laborista de Reino Unido o el Demócrata de Italia. Y lo mismo ocurre con los demás.

«Podemos o el PSOE no son grupos políticos en el Parlamento Europeo, sino que forman parte de grupos políticos más amplios que son transnacionales. Para formar un grupo político en el Parlamento necesitas al menos diputados de 7 países distintos y que se agrupen por lo menos 25 parlamentarios», explica Urban.

Los modos y las formas también son diferentes a las de otros parlamentos regionales, la idea de una Europa unida sigue imperando pese a las críticas contra la propia institución por parte de algunos partidos. «Aquí no vale venir el primer día con un discurso de dos minutos y pensar que uno se va a pasar cinco años con ese discurso, queda descalificado ese mismo día. Hay que venir preparado», apunta Pagazaurtundúa.

Más información