Trump invita a Kim Jong-un a reunirse en la Zona Desmilitarizada entre las dos Coreas

Donald Trump saluda desde la puerta del Air Force One antes de partir de Osaka (Japón) rumbo a Corea del Sur./AFP
Donald Trump saluda desde la puerta del Air Force One antes de partir de Osaka (Japón) rumbo a Corea del Sur. / AFP

El mandatario estadounidense se cita con su colega norcoreano por Twitter para saludarlo en el Paralelo 38, durante su visita del domingo a Seúl

PABLO M. DÍEZOsaka (Japón), enviado especial

Con su ya habitual diplomacia del Twitter, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha invitado este sábado a Kim Jong-un a reunirse con él en la Zona Desmilitarizada entre las dos Coreas. Tras asistir a la cumbre del G-20 en Osaka, que concluye hoy, Trump viaja a Seúl y quiere aprovechar su visita para volver a ver al joven dictador norcoreano. «Después de algunos encuentros muy importantes, incluyendo mi reunión con el presidente de China, me marcharé de Japón hacia Corea del Sur (con el presidente Moon). Estando allí, si el presidente Kim de Corea del Norte ve esto, podría reunirme con él en la frontera/Zona Desmilitarizada solo para estrechar su mano y decirle hola», tuiteó el inquilino de la Casa Blanca durante la mañana.

A través de esta particular invitación, Trump vuelve a romper todos los canales tradicionales de la diplomacia internacional para reabrir el diálogo con el régimen comunista de Pyongyang. Las conversaciones sobre desarme nuclear entre ambas partes están estancadas desde el fracaso de la cumbre de Vietnam en febrero, cuando Trump se marchó de improviso al no llegar a un acuerdo con Kim sobre el levantamiento de las sanciones internacionales a cambio del cierre de sus instalaciones atómicas.

A pesar de aquel revés, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha seguido trabajando en la sombra para tender puentes y todo indica que ha vuelto a ser el muñidor de esta invitación. Como Trump tiene previsto reunirse este sábado con el presidente chino, Xi Jinping, para intentar frenar la guerra comercial y luego volar a Seúl, el encuentro con Kim Jong-un podría tener lugar mañana mismo en la Zona Desmilitarizada. En pleno Paralelo 38, que separa al Norte comunista del Sur capitalista desde el final de la guerra de Corea en 1953, así se conoce a una franja de terreno de unos 250 kilómetros de largo por cuatro de ancho plagada de soldados, tanques, cañones y minas. A 53 kilómetros de Seúl y 240 de Pyongyang, allí se encuentra el Área de Seguridad Conjunta de Panmunjom, que sirve de frontera cerrada entre ambos países y acoge las reuniones de sus delegaciones diplomáticas. En abril del año pasado, allí se encontraron Kim Jong-un y Moon Jae-in, iniciando un deshielo que luego llevó a la cumbre que el caudillo norcoreano tuvo con Trump en junio en Singapur.

Cerrando el círculo, en Panmunjom podrían volver a verse los tres este domingo para desatascar las conversaciones sobre desarme nuclear y seguir avanzando en la normalización de relaciones con Pyongyang. Aunque no parece probable que Trump y Kim puedan anunciar algún acuerdo importante con tan poca antelación, su encuentro al menos servirá para rebajar las tensiones que había provocado el fiasco de Hanoi y allanar el camino para una cuarta cumbre entre ambos.