La vallisoletana Aída Nizar se estrena en el 'reality' chileno 'Resistiré' discutiendo con todos

La vallisoletana Aída Nizar se estrena en el 'reality' chileno 'Resistiré' discutiendo con todos

La concursante vivió su primer encontronazo con su compañera de programa, en una discusión que no fue la única de la ex gran hermana

EL NORTE

El reality chileno 'Resistiré', programa al estilo 'Supervivientes', ha comenzado su andadura con una incorporación española: la vallisoletana Aída Nízar. La concursante cruzó el charco tras su paso por el 'Gran hermano' italiano y se ha unido a sus compañeros en el formato chileno, donde se ha estrenado con varios enfrentamientos, según publica 'FórmulaTV'.

Antes de viajar a la isla, los concursantes se fueron conociendo en una fiesta, donde uno de los compañeros de la vallisoletana se presentó como un «enamoradizo» tanto de Mane como de la propia Aída. «Yo no soy una mujer fácil, conmigo no tienes nada que hacer», adelantó la española, antes de añadir que existían «mujeres para toda la vida y mujeres más 'entrañables'». «O podía ser su mamá», replicó Mane, despertando el afilado sarcasmo de Nízar.

«Todas vais a llegar la edad de cuarenta y tres, y a ver si llegas tan buena como estoy yo, cielita. Porque si con veinte aparentas cincuenta, figúrate«, lanzó Aída Nízar. «Me encantan las mujeres que atacan a las mujeres por la edad», prosiguió la española, ignorando las palabras de su compañera.

Ese primer encontronazo no quedó ahí. Los presentadores del 'reality' se animaron a preguntar a Mane si «Aída le caía mal». Nízar no desperdició la ocasión para intervenir y recurrió a su famosa frase «adoro mi vida» y calificó a Mane de «mediocre», mientras ella criticaba su afán de protagonismo. La actitud de Aída no pasó desapercibida para sus compañeros, una de las cuales incluso afirmó que «mandaría a la señora a su país para que no fuera tan intensa».

La tensa situación que no disminuyó durante la presentación, dadas las continuas interrupciones de Aída, y tampoco no mejoró con la llegada a la isla. Descalificativos como «atontado», «payaso» o «piernas de elefante» por parte de Aída hacia algunos de sus compañeros, con los que incluso hizo llorar a una de las concursantes, le granjearon convertirse en la elegida por su equipo para ser expulsada en caso de que perdieran la prueba. Un hecho que, por suerte para Nízar, no se produjo, dado que su equipo resultó ser el vencedor.