El último de la fila... en IU Segovia a las Cortes: «La extrema derecha nunca se ha ido»

Irineo Rubio se presenta en la lista autonómica de IU por Segovia como tercer suplente. /El Norte
Irineo Rubio se presenta en la lista autonómica de IU por Segovia como tercer suplente. / El Norte

Irineo Rubio, jubilado de 70 años, ocupa la tercera suplencia en la lista de Izquierda Unida en las elecciones autonómicas

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Aunque confiesa estar retirado de la vorágine política, nunca ha perdido de vista los problemas y necesidades de sus convecinos. Se estrena en una lista a las Cortes regionales. A sus 70 años, jubilado, con tres hijos y dos nietos, Irineo Rubio es consciente de que las posibilidades de representar y defender los intereses de la provincia en el hemiciclo de la comunidad autónoma son mínimas, por no decir nulas. Se tendrían que dar una serie de casualidades que ni se le pasan por la cabeza. Su inclusión en la candidatura regional de Izquierda Unida (IU), que encabeza en Segovia José Luis Ordóñez, obedece más a cumplir con la petición hecha por el partido que a una voluntad firme de participar en esta aventura electoral, según deja entrever en sus reflexiones.

«Me llamaron para ver si estaba dispuesto y les dije que sí, aunque hubiera preferido que fuera gente joven en la lista, porque los jóvenes son los que tienen que tirar del carro». A pesar de percibir una cierta falta de relevo generacional en la vida política, su fidelidad a unas siglas–las de Izquierda Unida– y a una ideología le puede en el corazón y en la cabeza. «No me iba a negar a ir», aunque su presencia sea casi simbólica al figurar como tercer suplente de la candidatura.

Por cierto, su incursión en la aspiración provincial de IU a las Cortes de Castilla y León no es por una envidia sana de su mujer, Ana María, quien en la actualidad ejerce de concejala en el Ayuntamiento de Navas de Oro, una casa que no le es extraña ya que también ocupó su correspondiente como edil, aunque «hace muchos años de eso», confiesa el suplente.

Fue concejal en Navas de Oro

Su conocimiento de la administración local, además en el medio rural de una provincia cada vez más envejecida y vacía, le convierten en voz autorizada cuando se habla de municipalismo, un concepto harto repetido cuando irrumpe en el calendario una campaña electoral municipal. «No solo se lucha por un pueblo cuando se gobierna en un ayuntamiento, sino también se lucha cuando se está la oposición», pone de relieve Irineo Rubio, quien conoce en primera persona del singular esa experiencia de estar sentado en la bancada minoritaria de un gobierno local.

«No solo se lucha por un pueblo cuando se gobierna, también desde la oposición» irineo rubio, suplente en la lista de Iu a las cortes

Fue también en Navas de Oro y no duró precisamente poco tiempo su labor como representante en el Consistorio. Desvela que estuvo dieciséis años de concejal. Primero, con el Partido Comunista; luego, embarcado en las filas de Izquierda Unida, aunque también se presentó a los comicios por candidaturas independientes.

Irineo Rubio se considera un «trabajador, un currante». Venía del sector resinero; pero sin embargo no prosperó como quería y tuvo que cambiar de oficio. «Me metí a bombero forestal, en lo que he trabajado durante más de veinte años con la motobomba hasta que se jubiló», indica.

Por esa trayectoria proletaria marcada por el esfuerzo, el tercer suplente de la aspiración de IU a las Cortes regionales por Segovia se ratifica con voz rotunda: «soy de izquierdas». «He trabajado toda mi vida y sé quién te puede perjudicar y quién te puede ayudar», apostilla Irineo Rubio. Contempla la marea ultraconservadora y asegura que «la extrema derecha no se ha ido nunca, quizás se han dividido un poco aunque estaban en el PP; son los mismos lobos con distinta camisa», asegura al desvelar que su «conciencia política viene desde antes la democracia».