La vivienda, en su valor más alto en ocho años y medio

Escaparate de una agencia inmobiliaria con sus ofertas de casas./ R. C.
Escaparate de una agencia inmobiliaria con sus ofertas de casas. / R. C.

El segundo trimestre aumentó un 3,1% aunque el mercado, que marca un precio un 22% inferior al máximo de la burbuja, se sigue desacelerando

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El mercado inmobiliario residencial sigue recuperando buena parte del auge que perdió tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, aunque sus propios actores defienden que ese crecimiento se está moderando y no existe, a priori, riesgo de que la historia se repita. No obstante, la vivienda ya ha alcanzado, en promedio, su valor más alto en ocho años.

En concreto, el precio del metro cuadrado para la vivienda libre se situó en 1.637 euros al cierre del segundo trimestre, según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Fomento que estiman una media estadística a partir de las valoraciones que hacen las sociedades de tasación. Esa cifra supone un incremento interanual del 3,1%, si bien es solo de una décima más que lo ocurrido entre enero y febrero.

Asimismo, esa subida del 3,1% es la más moderada desde principios de 2018, aunque aún duplica las registradas, en término medio, entre 2015 y 2017 cuando comenzó su fase actual de recuperación. Desde que salió de la crisis lleva 17 trimestres seguidos de subidas, tras sufrir otros 26 de caídas interanuales.

Para los portales inmobiliarios, sin embargo, el mercado «se encamina hacia la estabilización», sobre todo en las grandes áreas como Madrid, Barcelona y las principales ciudades costeras. A juicio de Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, «los incrementos de dos dígitos son ya cosa del pasado».

Pero todo es relativo. Aunque el precio actual todavía refleja una caída del 22,1% respecto al récord de la burbuja (2.101 euros en el primer trimestre de 2018), ya se ha recuperado un 12,5% desde el mínimo histórico al que cayó durante la crisis (1.455 euros en el verano de 2014). La clave es cuánto seguirá subiendo, aunque sea a menor ritmo.

Las más antiguas suben menos

De momento, esa aparente ralentización en el incremento del valor de las casas se acusa más en las de mayor antigüedad (un 3,1% interanual entre abril y junio en las de más de cinco años) que en las más recientes (un 4% en los últimos doce meses para las que tienen menos de un lustro de vida). Donde sí parece haberse frenado el crecimiento de los precios es en las viviendas de protección oficial (VPO), que con un coste por metro cuadrado de 1.124 euros (un 31,3% menos que las del mercado libre) incluso se abarataron medio punto durante el segundo trimestre.

La estadística del INE, que se basa en las inscripciones de inmuebles que se van haciendo en los registros de la propiedad, también permiten hablar de lo que algunos consultores inmobiliarios califican incluso de aterrizaje suave. Al cierre del primer semestre, su índice precios de vivienda (IPV) subía un 2,7%, su ritmo más bajo desde el final de la crisis y que permite estimar que, salvo cambios inesperados, en 2019 se registrara un aumento cercano al 5,5%, el menor del último lustro.