Industria y servicios recuperan en la región el nivel de empleo anterior a la crisis

Un camarero, de los puestos con mayor creación de empleo, sirve una consumición en la Plaza Mayor de Salamanca./M. Ángel Laya
Un camarero, de los puestos con mayor creación de empleo, sirve una consumición en la Plaza Mayor de Salamanca. / M. Ángel Laya

De las nueve provincias, solo Palencia se acerca a la cifra de ocupados de hace diez años, con el 1,7%menos

SARA UÑA SAAVEDRA

Una década no ha sido suficiente para dejar atrás la estela de la crisis. La recesión arrasó con un gran porcentaje del empleo en la región y, aunque va recuperándose, aún se resiente. Ninguna provincia de Castilla y León tiene tantos ocupados como en 2008, según los últimos datos a cierre del segundo trimestre de año proporcionados por la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística.

Lo más positivo se encuentra poniendo el foco en la composición del mercado de trabajo ahora y entonces: la recuperación se hace palpable en la industria y los servicios de la comunidad, sectores que prácticamente alcanzan los valores de empleo de antes de la crisis con porcentajes de -0,85% y -0,73%.

La agricultura y la construcción aún se sitúan bastante lejos. En el primer caso, el resultado es de un -26,1% y 22.000 ocupados menos. El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó una herida en la ocupación, llegados al segundo trimestre de este año, que alcanza un importante -46,9% y casi 60.000 trabajadores menos en la construcción.

En cómputo general, los ocupados en la región eran 1.072.100 en el segundo trimestre de 2008; ahora suman 985.400 personas con empleo. Esto supone 86.700 trabajadores menos en Castilla y León que hace diez años, o lo que es lo mismo, un 8,09% por debajo del número de antes de la crisis. La comunidad no es la excepción en este contexto de creación de empleo. Si bien desde 2013 el repunte del trabajo ha sido sostenido, en España la cifra de empleados del segundo trimestre de 2018 respecto al mismo periodo de 2008, deja una diferencia del 6,3% menos de media y 1,3 millones menos de personas ocupadas.

Solo cinco provincias han recuperado los puestos que tenían antes del inicio de la crisis: Islas Baleares, Málaga, Las Palmas, Tenerife y Guadalajara.

Aumento de la parcialidad y la temporalidad

Pese a que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al segundo trimestre del presente 2018 son de los mejores en los últimos años para Castilla y León, como también para el conjunto del Estado, el trabajo es ahora más precario que una década atrás.

Sectores como la industria y servicios registran en la región cifras de ocupados prácticamente iguales a las de antes de la crisis, sin embargo, la modalidad de contratación es bastante distinta debido al incremento significativo de la temporalidad.

En cuanto al empleo asalariado en Castilla y León, con respecto a 2008, los contratos de trabajo a tiempo parcial han aumentado y, de estos, los de carácter temporal suponen cerca de un 40% más y crecen por encima del ritmo del conjunto del país; los indefinidos parciales, por su parte, han escalado un 22% en la comunidad. Lo contrario ocurre con los puestos a tiempo completo, que registran descensos: en el caso de los temporales del 18%y en el de los indefinidos del 9%. La tasa de temporalidad ha aumentado en 1,60 puntos porcentuales en el último trimestre en la región y alcanza el 25,1%, mientras en España este incremento fue del 1,7% y supone el 26,8% de los contratos.

Panorama provincial

La recuperación se produce a distintas velocidades en Castilla y León y, con respecto a diez años atrás, el mapa provincial presenta datos poco alentadores en cuanto a la recuperación del empleo: no hay ninguna provincia que supere ni pise los talones a la cifra de ocupación de hace una década y solo tres de ellas mejoran la media nacional (6,3%).

La que ha evolucionado mejor es Palencia, donde la diferencia con 2008 es de un 1,7%. Es la provincia española que está más cerca de recuperar los niveles anteriores a la crisis, para lo que necesitaría crear 1.200 empleos. Salamanca lleva también la delantera en la distancia que le queda a las provincias para recuperar el empleo y, con un 4% menos, es la tercera de España entre las que aún no han llegado. Soria se queda un 4,9% por debajo. En el lado opuesto, Ávila es la que está peor con un 16,8% y 11.900 ocupados menos que en 2008.

El incremento del número de ocupados en la región en los últimos cinco años se ha ido acentuando y a partir de 2015 comenzó el repunte manifiesto del empleo en la comunidad. Desde entonces y hasta este año (a cierre del segundo trimestre), se han aumentado desde los 918.100 trabajadores a los 985.400. Son en este año, además, 27.500 empleados los que se han añadido respecto al trimestre anterior de 2018 (+2,87%). No obstante, aún haría falta que se generasen 86.700 empleos para recuperar los niveles anteriores a la crisis.

Las ocupaciones que van mejor son los profesionales científicos e intelectuales, que suponen el 22,5% del total de empleados castellanos y leoneses, que incrementaron en 48.000 efectivos; y los trabajadores de los servicios de restauración y los vendedores, quienes son el 15,9% y registraron un aumento en 29.800 ocupados.

Afiliaciones

Si se tiene en cuenta la afiliación a la Seguridad Social en la comunidad, los datos varían pero el balance es el mismo. Según el sistema de cotizaciones, en julio de 2008 eran 985.388 afiliados, que en el mismo mes de 2018, son 920.098. Esto supone una disminución del 6,63% y 65.290 cotizantes menos que hace diez años.

Ninguna provincia alcanza tampoco la cifra de afiliación de antes de la crisis. Soria es la que mejor se ha recuperado, con un 1,62% menos (653 trabajadores); le sigue Segovia, que computa 2.000 menos entre sus afiliados; y a la cola, por su parte, como la peor está León, que aún anota un importante 11,65% menos de afiliaciones.

La situación es distinta si se valoran los desempleados. Los movimientos demográficos, los distintos flujos de entrada y de salida del mercado de trabajo y la temporalidad de los contratos hacen que la lista de creación de empleo y la del paro no coincidan.

Con ello, aunque ninguna provincia alcanza el nivel de ocupación de 2008, el paro ha descendido de forma sustancial en el último trimestre (en 20.500) y sí hay dos de ellas que registran un mejor dato de desempleo. Palencia (del 9,20% al 9,12%) y Burgos (9,84% - 8,92%) son las únicas provincias dentro de España con menos tasa de paro que la anterior al inicio de la crisis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos