El Gobierno pide fondos a la UE ante la pérdida de empleo por la crisis de Thomas Cook

Decenas de clientes de Thomas Cook esperan en el aeropuerto de Palma de Mallorca para volver a su país. /EFE
Decenas de clientes de Thomas Cook esperan en el aeropuerto de Palma de Mallorca para volver a su país. / EFE

Bruselas se muestra «receptiva» aunque la tramitación de las ayudas, que cubrirían hasta el 60% de un plan nacional para incentivar el empleo, puede alargarse meses

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La Unión Europea (UE) está dispuesta a conceder fondos de los presupuestos comunitarios para sufragar las consecuencias de la crisis causada en el sector turístico tras la quiebra del grupo británico Thomas Cook. Lo hará a petición de España, aunque el Gobierno ya ha conversado con otros países afectados del Viejo Continente para aunar esfuerzos. La Comisión, por su parte se muestra «receptiva» con el planteamiento y «está lista para apoyar» a los Estados miembros perjudicados.

Así se lo planteó este jueves la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, a la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, a la que explicó la «gravedad» del problema. En el caso del empleo, dijo, «hablamos de casi 1.000 puestos de trabajo en riesgo, pero sobre todo los que están por venir», dado que aún hay varias filiales del turoperador que podrían terminar cerrando mientras otras parecen más viables y podrían subsistir.

La petición formal, sin embargo, aún no se ha producido porque a España o a cualquier país comunitario que demande esa ayuda económica se les exige que presenten de forma individual un plan concreto de acción. Después se enviará a Bruselas para su evaluación y, una vez tenga el visto bueno de los técnicos comunitarios, deberá aguardar a la luz verde del Parlamento Europeo y del Consejo, es decir, de los propios Estados miembros.

La tramitación, por tanto, puede alargarse varios meses aunque al final las arcas comunitarias podrían sufragar hasta el 60% del coste del plan en cuestión. El dinero procedería, en principio, del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) –previsto para ayudar a trabajadores que pierdan su empleo por «cambios estructurales en las pautas del comercio mundial»–;_desde la CE, no obstante, también se valora recurrir al Fondo Social Europeo.

La ministra Maroto dijo que el Gobierno trabaja en un «plan integral», aunque aún no se ha constituido la comisión interministerial que debe elaborarlo. Este jueves se reunió con los ministros de Economía de Portugal y de Grecia, dos de los países más afectados por la crisis de Thomas Cook, pues cree que debe afrontarse desde una «mirada europea».

IAG acusa las huelgas

De otro lado, el 'holding' IAG revisó también este jueves a la baja su previsión de resultados para 2019, con 215 millones menos para su beneficio antes de partidas excepcionales respecto al año pasado. Y es que la huelga de los pilotos de British Airways durante septiembre ha tenido un impacto financiero negativo de 137 millones, con 2.325 vuelos cancelados en total. A ello se unen otros 33 millones por los paros que se iban a realizar en el aeropuerto británico de Heathrow y finalmente se desconvocaron.

El otro gran impacto negativo para sus cuentas procede de la guerra tarifaria en las compañías del segmento bajo coste ('low cost'), de la que han salido perjudicadas sus filiales de ese ramo, tanto Vueling como Level, por lo reducirá sus ganancias en otros 45 millones ante las «recientes tendencias en reservas» a la baja. Precisamente por ello el ingreso unitario de pasaje, medido en valores constantes, también será «ligeramente inferior» al de 2018.

Más información: