Telefónica pide jubilados forzosos para rejuvenecerse

El presidente del grupo Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en su última junta de accionistas./ EFE
El presidente del grupo Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en su última junta de accionistas. / EFE

La operadora vincula la cifra de retiros a la de nuevos empleos, a la vez que propone una subida salarial total del 4,5% entre 2019 y 2021

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Una Telefónica adelgazada y rejuvenecida en plantilla. Es el plan que tiene en mente su presidente, José María Álvarez-Pallete, a la vista de los planes que comunicó este miércoles a los sindicatos. De un lado, una reedición de sus planes voluntarios de suspensión individual de empleo (PSI) -en el último prevé gastar 1.600 millones de euros, a cambio de ahorrarse en salarios a medio plazo: 220 millones anuales menos desde 2021- y, por otro, un programa de jubilaciones pero forzoso.

Con motivo de la negociación del nuevo convenio colectivo, que comenzó en junio, la compañía ha puesto condiciones a la petición sindical de contratar a personas jóvenes para evitar una reducción importante de plantilla tras los ajustes de los últimos años. Frente a la queja de algunos -caso de CGT- sobre el «abaratamiento de los gastos a costa de la precarización del empleo», la dirección de la operadora ha respondido poniendo encima de la mesa un plan de retiro forzoso de sus empleados de más edad.

Según fuentes sindicales, Telefónica ha vinculado de manera directa ambas cuestiones -los sindicatos, a priori, no ponen mayores objeciones al plan voluntario de suspensión, pero sí se muestran recelosos respecto a los retiros obligatorios-, de modo que según el número de trabajadores de sus filiales nacionales (Telefónica España, Telefónica Móviles y Telefónica Soluciones Informáticas) a los que afectase esa jubilación forzosa -un posible proyecto del que no se ha avanzado más- habría el mismo número de contrataciones de personal con menos de 35 años de edad. Y la empresa está dispuesta a recoger ese compromiso de renovación por escrito.

Bajas voluntarias

Esa posibilidad, en principio, iría de forma independiente al desarrollo de su último programa de suspensión temporal de empleo a título individual, al que podrían acogerse hasta 4.200 personas (un 20% de una plantilla con 21.500 miembros) antes del 31 de octubre. Es voluntario y se dirige a los empleados de 53 años o más, con al menos tres lustros en la compañía. Se les garantiza una renta mensual del 68% del salario regulador, y las aportaciones obligatorias a su plan de pensiones, hasta cumplir los 65 años.

Para quienes se queden, además de un plan de formación digital (denominado 'reskilling' y 'upskilling') que la propia Telefónica califica de «el mayor desarrollado en España», se ofrece una subida total del 4,5% en su sueldo (conforme a la masa salarial teórica) entre 2019 y 2021, además de que tendría carácter consolidable. UGT, sin embargo, insiste en solicitar que se incluya también una cláusula de revisión conforme a la evolución anual del IPC, «concreción» del derecho a la desconexión digital, «maximización» del teletrabajo y «recuperación de actividad de mayor valor» para «asegurar la viabilidad» de la plantilla «en todas las provincias».