La filial de Iberdrola logra la mejor salida a Bolsa del siglo en la energía brasileña

Los principales ejecutivos de Neoenergia, ayer en su estreno en la Bolsa de Sao Paulo./ IBERDROLA
Los principales ejecutivos de Neoenergia, ayer en su estreno en la Bolsa de Sao Paulo. / IBERDROLA

Neoenergia debuta en el mercado de Sao Paulo con un alza cercana al 8% para una capitalización de casi 4.400 millones, coloca el 14% del capital social y prevé invertir en el país 6.000 millones hasta 2020

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Estreno exitoso en el mercado brasileño para la filial local de Iberdrola, uno de los activos en los que está más volcada en las últimos meses la multinacional que preside Ignacio Galán. Las acciones de Neoenergia comenzaron ayer su andadura oficial con un precio inicial de 15,65 reales (3,62 euros), aunque tras los primeros intercambios de operaciones con sus títulos el valor se incrementó un 7,7% hasta los 16,86 reales (3,9 euros), lo que evidencia el elevado interés de los inversores.

De hecho, se trata del mejor debut en la Bolsa de Sao Paulo –la mayor del país y una de las principales de Sudamérica– en lo que va de año y la más relevante en el sector energético brasileño desde principios del siglo XXI. No en vano la capitalización de la compañía asciende de inicio a casi 18.996 millones de reales brasileños (4.393 millones de euros). Aunque si se considera la subida posterior –al cierre de esta información aún no había concluido la sesión bursátil en Brasil–, ese importe se había incrementado hasta los 20.464 millones de reales brasileños (4.733 millones de euros).

El valor de la oferta ha ascendido a 3.255,9 millones de reales brasileños (753 millones de euros) tras la venta de 208 millones de títulos de Neoenergia , que representan el 17,14% de su capital social. La demanda compradora ha superado con creces la oferta, consolidando así a Neoenergía como la principal eléctrica privada con presencia en la actividad de redes que cotiza en el Novo Mercado de Sao Paulo.

Una vez consolidada su entrada en uno de los principales mercados de capitales del continente, la estructura accionarial de la empresa sigue encabezada por la propia Iberdrola, que controla el 50% + 1 título para asegurarse la mayoría de control en las decisiones. Previ, el fondo estatal de pensiones brasileño dispone de otro 32,9%, a la vez que reafirma su compromiso de «mantenerse como socio relevante y a largo plazo. Y el resto, el 17,14% referido antes, queda como 'free float' a disposición de los inversores en general. El Banco do Brasil ha vendido todo el 9,3% que tenía.

Segundo intento logrado

Neoenergia ya intentó su salto al mercado en 2017, al iniciar una nueva andadura fruto de su fusión con Elektro, otra filial de Iberdrola. Sin embargo, las circunstancias del mercado -el apetito de los inversores era menor y consideraban entonces que los precios ofertados eran demasiado altos- junto a las incertidumbres económicas que aún soportaba el país aconsejaron posponer esa operación.

El presidente de Iberdrola destacó que su filial «seguirá siendo protagonista del desarrollo económico y social de Brasil en los próximos años, dando respuesta a la potencial creciente demanda de energía sostenible y fiable». También ayudará a generar riqueza en el país, donde está presente en 18 estados y da servicio a 34 millones de clientes. La multinacional española prevé invertir allí 6.000 millones de euros durante el período 2018-2022, como recoge en sus Perspectivas Estratégicas presentadas en febrero pasado en Londres, al ser el británico otro de sus grandes mercados.

A través de Neoenergia, el grupo presidido por Galán se ha convertido en una de las dos mayores eléctricas que operan en Brasil por número de clientes, con 13,9 millones de puntos de suministro. La compañía centra su actividad en los negocios de generación, transporte, distribución y comercialización de electricidad en un área de 835.000 km2.

La compañía brasileña -bajo control español- dispone a día de hoy de una capacidad de producción en el país de más de 3.700 megavatios (MW), de los cuales casi el 88% son renovables; una potencia que alcanza los 4.550 MW si se suman los proyectos en construcción. Entre sus instalaciones de generación limpia destaca la central hidroeléctrica de Baixo Iguaçu, inaugurada a finales de mayo y que cuenta con 350 MW de potencia. Además, el grupo cuenta con más de 600.000 kilómetros de líneas eléctricas operadas por las cuatro sociedades integradas en Neoenergia.