Facebook aparca el lanzamiento de su moneda Libra por falta de regulación

Facebook aparca el lanzamiento de su moneda Libra por falta de regulación
Reuters

La empresa reconoce que les queda un «largo camino» y que existen muchas «preocupaciones» en torno a su futura criptodivisa

E. M.Madrid

Hace un mes Facebook anunciaba su lanzamiento al mundo de las finanzas con la entrada en el mercado de Libra, su propia criptomoneda con la que querían «proporcionar servicios financieros» a los usuarios de sus plataformas a partir del año que viene. Pero han tenido que echarse atrás, al menos por el momento.

Este martes el gigante tecnológico aseguró que no ofrecerá su moneda virtual hasta que se aclaren todas las «preocupaciones regulatorias» y se hayan recibido las «aprobaciones apropiadas», algo que reconoce que les puede llevar un «largo» camino.

El director ejecutivo de Calibra, la filial de Facebook donde se iba a integrar el proyecto de Libra, David Marcus, destacó ante el comité financiero de la Cámara de Representantes de EE UU que «los marcos de regulación para activos digitales están comenzando a emerger nacional e internacionalmente», por lo que expresó el compromiso de la compañía «de cumplir con todos los requisitos legales y de regulación aplicables». Saben que «el camino para llegar allí será largo y reconocemos que el nuestro acaba de comenzar».

«Lavado de dinero»

El problema ha surgido cuando los reguladores nacionales e internacionales han empezado a preocuparse por el enorme potencial que podría llegar a tener esta criptomoneda, ya que solo de entrada tendría una base de más de 2.380 millones de usuarios en todo el mundo, los que pertenecen a la red social Facebook. Por ello, esta semana el secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin, expresó su «seria preocupación» por la creación de Libra por su posible carácter «especulativo» y su potencial uso para «lavado de dinero».

Todo ello a pesar de que en el momento de su anuncio, Facebook había advertido de que los clientes solo podrían realizar transacciones entre particulares en un primer momento, aunque con el tiempo la compañía esperaba poder ofrecer servicios financieros adicionales como pagar facturas o pagar en comercios. En materia de seguridad, la empresa explicaba que Calibra «no compartirá la información de las cuentas o los datos financieros con Facebook o con terceras partes sin el consentimiento de los clientes».

Libra no dependerá directamente de la empresa de Mark Zuckerberg, sino que será gestionada por la asociación de Calibra, cuya sede estará en Ginebra (Suiza), y su valor estará respaldado por una cesta de activos subyacentes compuesta por depósitos bancarios y deuda soberana de varios países.