Castilla y León es la región que más ayudas públicas concede a autónomos y cooperativas

Castilla y León es la región que más ayudas públicas concede a autónomos y cooperativas
Reuters

Pese a caer el 17,5%, los 236,5 millones situaron a la comunidad como líder en financiación en 2017

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

El año pasado se concedieron en España 2.358 millones de euros en subvenciones y ayudas públicas, cantidad que supone el 41,7% menos que el año anterior, lo que confirma la tendencia a la baja iniciada en 2015. El retroceso del volumen total se debe al descenso producido tanto en la financiación a sociedades mercantiles o de capital como a los autónomos y al resto de entes que no son de carácter mercantil y en ambos casos la caída ronda el 40%. Desde el punto de vista de la financiación otorgada por las administraciones autonómicas a los entes no mercantiles, cooperativas y autónomos, Castilla y León se situó en primer lugar con 236,5 millones de euros, a pesar de haber concedido el 17,5% menos que en 2016 mientras que Canarias, que lideró la clasificación en 2016, bajó a segundo lugar con 116,2 millones, el 50% menos. El tercer lugar lo ocupa Cataluña, con 162,5 millones, un montante que supone más del doble que lo concedido en el ejercicio anterior.

Los datos recogidos por la agencia de rating Axesor y publicados en su Anuario de Administraciones Públicas entienden como 'subvención' «la entrega de financiación sin ningún tipo de contraprestación, pero sujeta al cumplimiento de un determinado objetivo»; mientras que las ayudas públicas son «una entrega dineraria que sí tiene una contraprestación, pero siempre a unas condiciones mejores que las de mercado». El balance detalla que además de los 236,5 millones a sociedades no mercantiles, las mercantiles de Castilla yLeón recibieron otros 30,97 millones el año pasado, de los que cuatro procedieron de la Junta y 27 del Estado. La relación, de 87,2% a 12,8%, fue prácticamente idéntica que a nivel general (88%-12%).

Frente al liderazgo que obtiene la región en el apartado de autónomos y cooperativas, los casi 31 millones puestos a disposición de las sociedades mercantiles desplazan a Castilla y León a una posición bastante más baja en este otro apartado. No en vano la superan las comunidades más grandes, como los 190,29 millones de Andalucía;148,68 millones de Madrid;los 139,68 millones de Canarias; los 136,28 del País Vasco; olos 129,82 de Cataluña. Pero también aventajan Galicia, con 78,48 millones;la C. Valenciana, con 75,57 millones;Asturias, con 59,76 y Extremadura, con 53,22. En definitiva, la región ocupa el décimo lugar de la tabla autonómica.

Al analizar la financiación destinada a los entes no mercantiles y autónomos por parte de las distintas Administraciones, se observa que la mayor parte la proporcionan los organismos autonómicos. La tendencia de financiación por parte del Estado, que venía siendo al alza desde 2012, se truncó en 2017 y se desplomó hasta los 85,8 millones de euros, una merma de casi el 90% con respecto a 2016 y el nivel más bajo de los últimos diez años. Los organismos autonómicos, por su parte, aportaron 1.070 millones, cifra el 10% inferior a la del año anterior, además de ser el importe más bajo desde 2013.

En cuanto a la financiación pública a las sociedades mercantiles, esta acumula seis años consecutivos de descensos, con una muy pronunciada caída en 2017, tanto en el valor absoluto como en la reducción porcentual frente al año anterior. Esto da como resultado el importe el más bajo de los últimos diez años y, en términos relativos, el ajuste el más elevado de la década.

Número de beneficiarias

Si bien fue considerable la caída registrada, el número de sociedades perceptoras de una subvención o ayuda pública se mantuvo prácticamente constante en 2017 y el año se cerró con 42.112 beneficiarias, frente a las 42.191 del ejercicio precedente. Ahora bien, como es lógico la subvención o ayuda media fue de 28.534 euros, el 42% inferior a la registrada en 2016.

Destaca Axesor que «las pequeñas y medianas empresas recibieron un mayor importe de financiación pública que las grandes compañías en 2017», si bien las pymes, que percibieron 1.049 millones de euros, sufrieron un descenso de casi el 40% frente al año anterior. Las grandes empresas recibieron el año pasado 149 millones de euros, con una caída interanual del 57%.

Las cantidades ponen de manifiesto que las pymes lograron el 87,3% de la financiación, con un aumento en términos relativos del 5,7% respecto del año anterior. «Estos datos –explican– ponen de manifiesto la clara intención de los organismos públicos de financiar a las pequeñas sociedades, intentando cubrir a través de esta vía sus debilidades ante situaciones adversas, su falta de recursos y las dificultades que tienen para acceder a créditos bancarios, como se comprobó en los años de mayor impacto de la crisis económica».

Comunidades autónomas

La financiación pública a sociedades mercantiles puede provenir tanto del Estado o de los diferentes organismos autonómicos. Del volumen total de 1.201 millones de euros, el Estado concedió en 2017 solo 144 millones, lo que supone una más que notable caída del 84% en comparación con el año anterior. La aportación de las comunidades autónomas también disminuyó, pero en mucha menor medida, pues la caída fue del 11%, con el importe situado en 1.057 millones.

Las empresas andaluzas fueron las que obtuvieron una mayor financiación pública, con aproximadamente 190 millones de euros, el 16% del total; seguidas del tejido empresarial madrileño, que percibió unos 149 millones, el 12,5%. El tercer puesto lo ocupa Canarias, con casi 140 millones, el 11,8% de todo el importe concedido. Las castellanas y leonesas percibieron el 2,6% del total.

Poner las cantidades aportadas para la financiación empresarial en relación al peso económico de cada autonomía dentro de España permite contextualizar los importes que de región. Así, por lo que respecta al peso relativo de la financiación de cada comunidad sobre su PIB, las subvenciones y ayudas públicas que obtuvieron las sociedades mercantiles de La Rioja representan el 0,37% de su PIB y ocupan la primera posición de la clasificación, seguidas de las de Canarias y Extremadura, con el 0,32% y 0,29% respectivamente. La última posición la ocupa Navarra con el 0,02%, antepenúltima es Baleares con el 0,03% y a continuación aparecen empatadas Aragón y Castilla yLeón, con el 0,05%.

El análisis se completa con un balance de sociedades adjudicatarias de licitación pública que revela que creció el 35,5% en 2017 hasta alcanzar la cifra de 18.310. La tendencia es creciente desde 2011 alcanza el máximo de los últimos 10 años. Madrid y Cataluña, como corresponde a su preeminencia, son las comunidades con mayor número de sociedades adjudicatarias, con 3.956 y 3.368 respectivamente (agradas, el 40,5% del total). A continuación aparece Andalucía, con 1.736 sociedades adjudicatarias, Castilla y León (1.451) y C. Valenciana (1.412). Además Axesor constata que «el incremento fue muy significativo en las pymes (38,4%), hasta sumar 17.245, mientras que el número de grandes empresas adjudicatarias varió poco».

 

Fotos

Vídeos