Final

Kerber agua la fiesta de Serena Williams en Wimbledon

Angelique Kerber levanta el trofeo. /Glyn Kirk (Afp)
Angelique Kerber levanta el trofeo. / Glyn Kirk (Afp)

La alemana frustra el anhelo de la estadounidense de igualar a la australiana Margaret Court como la jugadora con más torneos del 'Grand Slam', 24

COLPISA / AFP

La tenista alemana Angelique Kerber venció a la estadounidense Serena Williams y conquistó su primer torneo de Wimbledon. El triunfo de la alemana en poco más de una hora evitó que Williams conquistara a los 36 años su octavo torneo de Wimbledon, tras su parto complicado hace 11 meses, e igualara así a la australiana Margaret Court como la jugadora con más torneos del 'Grand Slam', 24.

La antigua número 1 mundial, actual 181ª de la WTA, se vio totalmente desbordada por la alemana de 30 años, décima en el ranking. Kerber, cuyos dos únicos títulos del 'Grand Slam' eran los Abiertos de Australia y de Estados Unidos de 2016, controló muy bien el partido desde el principio, neutralizando la mejor arma de Serena, el servicio, que llegó a ver roto su saque en cuatro ocasiones, por sólo una su rival. Once golpes ganadores y un 'ace' bastaron a la germana para ganar el partido, gracias sobre todo a los 24 errores no forzados de su rival, demasiados en un partido tan corto.

La determinación y seguridad de Kerber estropearon el guión del público, al que se le veía con ganas de asistir a un hito en la historia del tenis, y aunque intentó que Serena se metiera en el partido y hubiera un tercer set, la alemana lo impidió.

Sucesora de Steffi Graf

«Es un sueño hecho realidad», dijo al borde del llanto Kerber, que había perdido la final de 2016 precisamente ante Serena. «Sabía que tenía que jugar mi mejor tenis para ganar a una campeona como Serena», indicó la alemana. «Era mi segunda oportunidad de jugar en la final. Soy la siguiente desde Steffi [Graf en 1996]. Es increíble», dijo sobre el hecho de que la legendaria jugadora, que ejerció de mentora suya, fuera la anterior alemana en ganar en Londres.

Hace varios años que el récord de la australiana Court, estrella en los 60 y 70, es el gran objetivo de la mayúscula carrera de la pequeña de las Williams. Tras perder el número 1 ante Kerber en 2016, a principios de 2017 Serena recuperó el trono en Australia al lograr su vigésimo tercer grande, cuando ya estaba embarazada. Fue su último torneo antes de dar a luz en septiembre a Olympia en un parto en el que su vida corrió peligro, según explicó meses más tarde.

Durante su ausencia, entre febrero de 2017 y marzo de este año, ninguna tenista dominó el circuito como ella, y el número uno del ranking fue sucesivamente ocupado por Kerber, la checa Karolina Pliskova, la española Garbiñe Muguruza y la rumana Simona Halep.

 

Fotos

Vídeos