Nadal, a gobernar Wimbledon ocho años después

Nadal entrenando para el torneo/Reuters
Nadal entrenando para el torneo / Reuters

El balear llega a Londres con una de los mejores oportunidades en los últimos años para firmar el tercer entorchado en el All England Club y acabar con el fantasma que le persigue

MANUEL SÁNCHEZLondres

En los días previos a la edición anual de Wimbledon, una pregunta retumba como el eco en cada rueda de prensa que precede al torneo. «¿Qué recuerdos guarda de la final de 2008?». No importa quién se encuentra al otro lado del interrogante. Ya sea Garbiñe Muguruza, Andy Murray, Serena Williams o los propios protagonistas, Rafa Nadal y Roger Federer. Ninguno evita dar una pincelada sobre la considerada para muchos la mejor batalla de la historia sobre una pista de tenis.

Diez años después de aquella épica de horas y horas de duración que acabó con el suizo mandando una derecha a la red y con el balear tumbado en la arrasada hierba, Nadal vuelve al All England Club en una oportunidad perfecta para levantar la tercera copa dorada y volver a ver al Federer al otro lado de 'La Catedral'. Algo que nunca más se ha vuelto a repetir tras aquella helvética derecha de aproximación que golpeó y se desplomó en la red.

El número uno del mundo, que será segundo cabeza de serie del torneo debido a que Wimbledon utiliza un sistema específico para definir el sembrado de la competición, se ha quitado a la mayoría de grandes sacadores del circuito, incluido a su verdugo el año pasado,el luxemburgués Gilles Muller, en su lado del cuadro.

Sam Querrey, Kevin Anderson, Ivo Karlovic, Milos Raonic y John Isner no se verían con Nadal hasta la final, lo cual son buenas noticias para él, teniendo un debut con el israelí Dudi Sela y luego potenciales cruces asequibles con el kazajo Mikhail Kukushikin,el alemán Mischa Zverev y el italiano Fabio Fognini, hasta los cuartos de final, donde podría esperar Juan Martín del Potro.

De cumplir los pronósticos, Nadal alcanzaría una ronda -cuartos- que siempre que pisó acabó con su figura en la final del torneo. Dos veces para ganar (2008 y 2010) y tres para perder (2006, 2007 y 2011). Semifinales ante Alexander Zverev y la gran final contra Federer, cuya mayor amenaza hacia el noveno título en Londres sería el reciente ganador en Queen's, Marin Cilic, con el que podría verse las caras en semifinales.

«(Verse con Federer) significaría que estoy en una final de Wimbledon después de siete años. Ahora mismo se me hace imposible pensar eso. No puedo estar pensando en Federer, aunque ojalá pudiera encontrarme con él», explicó Nadal, que tiene claro queno está en Wimbledon para jugar un torneo, si no para «conseguir grandes resultados». Además, el de Manacor, de igualar los octavos de final del año pasado, mantendría el número uno, mientras que Federer debe revalidar el título para poder mantenerse en la brega por el cetro.

Son dos semanas las que separan la reedición de la que fue una batalla casi a oscuras, de casi cinco horas (más si se tienen en cuenta los parones por la lluvia) y que finalizó dejando una huella imborrable en el tenis. Como sabe cada persona que pisa las instalaciones situadas en el distrito SW19 de Londres.

Muguruza quiere ganar

La española Garbiñe Muguruza es clara cuando se la pregunta. «El pasado es un recuerdo. No estoy aquí para revalidar. Estoy aquí para ganar». Su victoria en 2017 ante Venus Williams fue un punto vital en su carrera y le aupó al número uno, que conquistaría meses después. En su vuelta a la capital británica, Muguruza (debutará este martes ante la británica Naomi Broady) parte como la mayor favorita en un cuadro con decenas de alternativas. Karolina Pliskova, la reciente ganadora de Roland Garros, Simona Halep, la número dos, Caroline Wozniacki, y la bicampeona Petra Kvitova. Las opciones se extienden incluso a Serena Williams, madre hace menos de un año y que iniciará el torneo que ha ganado en siete ocasiones como la vigésimo quinta cabeza de serie.

De conseguirlo, Muguruza se convertiría en la primera tenista (tanto masculino como femenina) en ganar dos años consecutivos en la hierba de Wimbledon. Nadal busca alcanzar a Bjorn Borg como el único en ganar tres veces el doblete Roland Garros-Wimbledon el mismo año. La respuesta a ambas preguntas llegará el 15 de julio, cuando el pasto de Wimbledon esté en las últimas y los trofeos comiencen a emerger.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos