Mundial

Argentina pone a prueba al MotoGP más igualado

Márquez, sonriente junto a Dovizioso ante la prensa/motogpcom
Márquez, sonriente junto a Dovizioso ante la prensa / motogpcom

Dovizioso llega líder tras la polémica por el alerón de Ducati en Catar dejó el top 15 más apretado de la historia de MotoGP, y el segundo top 10 más justo

BORJA GONZÁLEZTermas de Río Hondo,

A Argentina llegó MotoGP con dos resacas de fondo, una lejana, la de 2018, y otra muy próxima en el tiempo, la de Catar. La de 2018 por la locura de carrera ganada por Cal Crutchlow, tercero en la prueba inaugural de este curso, con el estreno de Alex Rins en un podio, y con la caótica carrera de Marc Márquez, sancionado dos veces y que, sobre todo, dejó la imagen del toque con Valentino Rossi que terminó con el italiano por los suelos, provocando posteriormente una airada reacción verbal del de Yamaha. «Me queda el recuerdo de que después de un 'ride through' (sanción que obliga a pasar por la zona de los garajes) acabé quinto, ese es el recuerdo que tengo», quiso zanjar con una medio sonrisa Márquez, segundo en Losail.

Y es que el de Honda salió el año pasado de Termas de Río Hondo abroncado por los numerosos aficionados de Rossi en Argentina, otro país en el que es el icono, pero con la sensación interna de haber sido mucho más fuerte que el resto de competidores, algo que quiere confirmar este fin de semana, en tres días en los que la lluvia vuelve a amenazar a los competidores del Mundial de Motociclismo, que a partir de este viernes se enfrentarán con una pista en no muy buenas condiciones, con poca o ninguna goma en el asfalto, y con la suciedad normal que se acumula después de la lluvia caída en estos últimos días y que amenaza con reaparecer en menor medida el sábado y con más intensidad el domingo.

«Aún es pronto para comprender qué tipo de fin de semana nos espera, aunque parece que hay bastantes pilotos competitivos y todo puede suceder. Honda y Suzuki estarán fuertes y también espero a la Yamaha», explicó por su parte el líder de la general, Andrea Dovizioso, una intuición con la que coincidió su compañero de equipo, Danilo Petrucci, y con la que también estuvo de acuerdo, sin querer ponerse más presión de la necesaria, Márquez. «Ducati en el pasado hizo una carrera muy buena, aquella en la que se cayeron Iannone y Dovizioso (2016), pero hasta la última curva estuvieron para acabar segundo y tercero. Nosotros intentaremos salir al cien por cien, intentaremos mejorar; Yamaha ha ido rápido aquí en el pasado, Suzuki irá rápido, y veremos cómo funcionamos nosotros. Creo que es una pista en la que si nos centramos en el trabajo en el box podemos sacar un buen resultado».

Polémica desde Losail

A partir de este viernes comenzará el trabajo en pista y se podrá empezar a entender cómo puede ser la cita argentina, y si se mantiene la sensación de igualdad que dejó Catar, con el top 15 más apretado de la historia, con 15'093 segundos de distancia entre el ganador, Dovizioso, y el decimoquinto, Johann Zarco.

La resaca de Catar es esa que comenzó justo después de la carrera, cuando Aprilia, Honda, KTM y Suzuki denunciaron a Ducati por el uso de un apéndice en la moto italiana que el resto de competidores (no Yamaha, que usó algo parecido en Valencia) consideraron ilegal; un movimiento preparado de antemano y en el que los cuatro denunciantes siguieron la táctica de esperar al final de la carrera para presentar una reclamación rechazada en primera instancia y que llegó hasta la corte de apelación de MotoGP en Suiza, en una nueva decisión contraria a los apelantes conocida poco antes de comenzar el Gran Premio de Argentina.

La igualdad vista, en una prueba ganada por Dovizioso por 23 milésimas de segundo sobre Márquez, en Losail busca su refrendo en Argentina, escenario de una polémica carrera en 2018

Ducati sostuvo (y sostiene) desde el primer momento que el alerón situado delante de la rueda de trasera tenía sólo una finalidad de refrigeración del neumático, mientras que para el resto tiene un uso aerodinámico para pegar más la moto al asfalto, algo con lo que la Federación Internacional de Motociclismo no está de acuerdo. «Claro, un pájaro mueve las alas para enfriar las patas», ironizó uno de los denunciantes, ante un proceso sobre el papel cerrado pero que podría haber iniciado una guerra entre las fábricas. «Para mí no había nada extraño y no estaba preocupado por los puntos, ni porque no pudiéramos utilizar el 'spoiler' en el futuro», aseguró Dovizioso, sobre un tema en el que los pilotos no quisieron entrar demasiado.

«Me abstengo en este tema porque técnicamente no lo entiendo», se disculpó por su parte Márquez, favorito para la carrera del domingo, en un circuito en el que también se espera mucho de Suzuki, sobre todo de Rins, cuarto en Catar y tercero en Termas en 2018. «Sí que puede que sea uno de los mejores circuitos para nosotros», aceptó el piloto barcelonés, que al igual que en la pretemporada mantiene el discurso de salir a pelear por todo en cada gran premio.