Valladolid, cuna del culturismo

Javier Gutiérrez posa en el podio tras su victoria en el Campeonato del Mundo de Culturismo Natural celebrado en Madrid./J. GUTIÉRREZ
Javier Gutiérrez posa en el podio tras su victoria en el Campeonato del Mundo de Culturismo Natural celebrado en Madrid. / J. GUTIÉRREZ

Javier Gutiérrez se proclama campeón mundial de culturismo natural

RUBÉN V. JUSTOValladolid

El 21 de octubre Javier Gutiérrez, un vallisoletano natural de Santovenia del Pisuerga, cosiguía el primer puesto en el campeonato Nacional de Culturismo Natural en Illescas (Toledo). El triunfo le dio acceso al Campeonato Mundial (WNBB) en Madrid, y en el que también consiguió el primer puesto. En 15 días el joven vallisoletano alcanzaba dos éxitos de altura, pero que llegaron por el camino del trabajo y por el de saber rechazar las sustancias dopantes que le ofrecieron.

Sus títulos se consiguieron con planificación y constancia. Aunque, conforme su estado físico avanzaba, le comenzaron a llegar los primer ofrecimientos: «Si quieres competir, tienes que doparte», le dijeron. En una ocasión se vio tentado, pero antes optó por documentarse. Lo que leyó le dejó claro que no debía tomar ese camino, pero también le hizo reflexionar y ser consciente de que «a un chaval desinformado se le puede engañar fácil».

¿Culturismo natural? ¿Qué es eso? El «apellido» que se le puso hace poco al culturismo. En 2015, cuando se fundó la Asociación Española de Culturismo Natural (AECN) con el objetivo de «cubrir la necesidad de reunir a todas las personas que no utilizan ningún tipo de sustancia prohibida para competir».

Las consecuencias del dopaje en los deportistas

El portal de Salud de Castilla y León presenta un documento en el que explica los efectos que causa sobre la salud laingesta de este tipo de productos. Los esteroides anabolizantes androgénicos (EAA) son habituales entre los que compiten en disciplinas que exigen potencia, fuerza, tamaño y velocidad muscular, alegando que aumental la confianza en uno mismo, elevan el umbral de dolor y la alerta mental y reducen la sensación de fatiga. Una descripción que encaja con las caracteristicas que se exigen en el culturismo.

La toma de estos productos son el camino más rápido para lograr resultados. Pero, según especifica ese mismo documento, sus consecuencias son previsiblemente negativas. Los EAA pueden causar cambios en el estado del humor y alteraciones en la personalidad, así como trastornos del sueño, anorexia, alucinaciones, ansiedad crónica y agorafobia, entre otros. Un largo sinfín de secuelas que provoca la oposición y el desprecio de organizaciones deportivas como la Asociación Española de Culturismo Español (AECN). El apellido natural es una forma que tiene la AECN de decir que todos están limpios

Gutiérrez es un tipo que habla con calma y que cree que todo es posible si se aplican grandes dosis de esfuerzo y constancia. «La preparación física comienza seis meses antes de la competición y una buena base de masa muscular se consigue ingiriendo alimentos con muchos carbohidratos». Ese hábito cambia semanas antes de la prueba, donde los atletas reducen la ingesta de hidratos para que el cuerpo comience a utilizar la grasa muscular como fuente de energía. Dos días antes de competir los atletas vuelven a consumir carbohidratos para que los músculos acumlen de nuevo energía con rapidez y puedan mostrarse lozanos ante el jurado.

La rutina de Gutiérrez es estricta. Pese a que es campeón de España y del Mundo de la categoría 'fitness', el dinero que gana con su práctica deportiva no le da para vivir. Completa su día con un trabajo como monitor deportivo que le proporciona el resto de los ingresos que necesita para vivir. Así, su vida comienza a las siete de la mañana con 45 minutos de carrera continua en ayunas. Después, desayuna un batido de claras de huevo, leche y avena para, después, irse a trabajar. Cuando termina su jornada laboral acude al gimnasio. «El día que a las 23:00 horas no he dado 20.000 pasos, salgo a andar», comenta.

Alcanzar la masa muscular necesaria sin aditivos químicos le va a permitir, además de una buena salud, evitar la piel caída cuando deje de practucar el culturismo con fines competitivos. «Si has consumido químicos y dejas de hacerlo, al parecer, esa musculatura pierde el tono, ahí si que podría entenderse el mito de la musculatura caida», aclara.

Las horas antes de las competiciones son de nervios: los culturistas se levantan temprano para comer hidratos, embardurnarse de tinte para ensalzar su musculatura en el certamen y para realizar ejercicios de «musculación que buscan tonificar el cuerpo» minutos antes del comienzo de la prueba. Los entrenamientos de meses atrás se resumen en cinco minutos. «No es solo llevar buen físico, sino mostrarlo a los jueces de la manera más adecuada, tienes que saber esconder tus puntos débiles, mostrar los fuertes y crear una fantasía visual», cuenta el vallisoletano, que también explica que posar requiere de cierta coordinación y técnica. «El posado es un aspecto que a veces se olvida pero que puede ser crucial», reflexiona

Gutiérrez jugaba al fútbol. A los 18 años se lesionó, lo dejó y comenzó a frecuentar el gimnasio. Su nueva ocupación coincidió en plena etapa universitaria. Con 19 viajó a Valencia con el dinero que percibió a través de la beca Séneca. Allí se ejercitaba más de cinco días a la semana. Los resultados comenzaron a llegar. Cada vez más personas le preguntaban si se dedicaba al culturismo. Y aunque solo acudía al gimnasio para disfrutar, esos frecuentes halagos hicieron que diera el salto a las competiciones. En las primeras no obtuvo muy buenos resultados. Sin dejarse derruir por la decepción momentánea comenzó a gestar una figura deportiva que planificabarigurosamente entrenamientos y alimentación. Hasta el presente.

 

Fotos

Vídeos