Polideportivo

Indisciplina, consumo de alcohol y descontrol de horarios en la Residencia Río Esgueva

Fachada de la residencia Río Esgueva. /El Norte
Fachada de la residencia Río Esgueva. / El Norte

La Federación de Castilla y León de Triatlón y Pentatlón moderno renuncia a solicitar las becas por las graves vulneraciones al reglamento en la residencia deportiva

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El caso ha estallado por la renuncia de la Federación de Castilla y León de Triatlón y Pentatlón Moderno a solicitar las becas correspondientes al próximo curso. Amancio del Castillo, presidente de dicha federación, comentó que «teníamos allí a cuatro chicas y tres chicos, de edades entre los 15 y los 19 años, pero algunos ya no han vuelto desde principios de año. Aquello es peor que una residencia normal de estudiantes. No hay ningún tipo de control. Es difícil para un deportista joven que quiera tomarse en serio sus estudios y su deporte porque el ambiente no ayuda en absoluto, e incluso hay ocasiones en las que incluso se han mofado de los chavales».

El reglamento de la Residencia Río Esgueva, uno de los bastiones de la política deportiva de la Junta de Castilla y León, explica en el preámbulo que «es un lugar de encuentro, donde la convivencia estará regida por los principios de responsabilidad, libertad, tolerancia y participación, predominando un ambiente deportivo y profesional, donde se potenciará la práctica deportiva, con objeto de lograr unos mayores rendimientos y la preparación para el futuro de los deportistas una vez que termine su etapa de deportistas de competición».

Pues al parecer, esos objetivos tan sanos dejan mucho que desear a tenor de las declaraciones de Amancio del Castillo, que abunda en ellas y afirma que «incluso nosotros mismos sancionamos a una deportista por consumo de alcohol y le trasladamos el hecho a la directora Rosaura Casado, que no hizo absolutamente nada. Y como esta, un sinfín de irregularidades ya que se deja a los chavales al cuidado de los llamados becarios, que son chavales de 20 años». Además, también hace hincapié en que muchos residentes no llevan ningún control sobre su rendimiento deportivo. «Allí no se controla los entrenamientos y hay gente que no entrena y eso se nota luego. Se apuntan a la residencia porque es un alojamiento gratis».

Además, Amancio del Castillo también afirma que han presentado sus quejas en varias ocasiones ante la Junta «porque es casi imposible contactar con la directora, y todo son buenas palabras , que lo van a estudiar, pero es demasiado lento y ya no podíamos seguir así. Intentaremos colocar a los chavales en otras residencias privadas y ayudarles en lo que podamos desde la Federación». También afirmó que el Centro Nacional de Triatlón seguirá en Valladolid.

Por otro lado, desde AFEDECYL, la asociación de federaciones de Castilla y León, también comentan que «en la Residencia Río Esgueva apenas hay seguimiento de los deportistas residentes. Y es que las becas se conceden a los deportistas a través de los clubes y el control es mínimo a nivel deportivo. No es el mejor sistema. En la Residencia Blume del CSD, son las federaciones las que controlan a los deportistas».

Y si no hay control deportivo, es difícil imaginarse otros controles para los más del centenar de deportistas, de entre 14 y 30 años, de Río Esgueva.

«Recibimos felicitaciones por la Residencia», afirma Lahuerta

El director general de Deportes de la Junta, Alfonso Lahuerta, manifestó que la Residencia Río Esgueva funciona con normalidad y «recibimos felicitaciones por las becas de muchas federaciones y hay avalancha de solicitudes para cubrir las plazas. Hay gente que repite año tras año», comentó y añadió que estudiarán el caso que expone la Federación de Triatlón, «pero el reglamento de la Residencia se cumple y el resto de residentes está satisfecho. Puede haber algún caso aislado y se estudiará», finalizó el director general de Deportes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos