Exhibición de Mikel Ibergallartu y Elena Díez en el triatlón de Rioseco

Varias triatletas salen de la dársena tras la prueba de natación/Fernando Fradejas
Varias triatletas salen de la dársena tras la prueba de natación / Fernando Fradejas

La ganadora sugiere a los organizadores que amplíen a dos vueltas el circuito del segmento de carrera a pie

MIGUEL G. MARBÁN

Medina de Rioseco celebró este domingo el Triatlón Canal de Castilla, que, desde hace 29 años, es una de las citas tradicionales del calendario nacional de este deporte, siendo el más antiguo de la región. Después de tantos años el viejo río artificial, con siglo y medio de historia, sigue siendo uno de los espacios más singulares con los que se encuentra el triatleta. Una prueba en la que ayer los triatletas Verónica del Pino Pérez y Elena Díez brillaron con luz propia.

La dársena riosecana, que en otros tiempos fue gran puerto de Tierra de Campos, hasta donde llegaban las barcazas, acogía el inicio de la competición con el pistoletazo de salida dado por el alcalde, David Esteban, en la prueba femenina de natación, pocos minutos antes de la masculina. La vallisoletana Elena Díez, del Triatlón Laguna de Duero, y la asturiana Andrea de la Mano, del Triatlón Lugones, salían a la par del agua e iniciaban juntas el segmento de bicicleta hasta el kilómetro cuatro, en el que la triatleta vallisoletana se escapó en solitario al no poder seguir su ritmo la asturiana. En ese momento «la prueba se convirtió en una contrarreloj», según manifestó la propia Elena Díaz, quien entró en solitario en meta con varios minutos de diferencia por delante de Verónica del Pino y Andrea de la Mano, que fueron segunda y tercera, respectivamente.

Menos problemas tuvo aun Mikel Ibergallartu para hacerse con el triunfo en la categoría masculina en una gran exhibición. No tardó el del club Saltoki Diquesi Trikideak en sacar metros de distancia en la prueba de natación para salir del agua con unos cuantos minutos de diferencia que supo mantener en el segmento de bicicleta, a pesar de que se formó un importante pelotón que intentó, sin éxito, neutralizar una escapada que, tras la carrera a pie, permitiría a Ibergallartu entrar en solitario en meta con más de un minuto de diferencia sobre Rubén Barrio, del club Diablillo de Rivas, y, segundos después, sobre Óscar Lucas, del Triatlón Rioseco.

Una vez más el gran protagonista de la prueba, este año en la modalidad sprint (750 metros de natación, 20 Km. de ciclismo y 5 km. de carrera a pie), fue el Canal de Castilla, algo en lo que estuvieron de acuerdo los dos ganadores, quien destacaron la belleza de los circuitos y la excelente organización. Mikel Ibergallartu manifestó que «mi intención fue romper la carrera desde la natación», algo que no le costó «al ser el agua mi fuerte». El dos veces internacional con la selección española destacó, en su primera participación en el triatlón riosecano, lo completo del circuito, a la vez que señaló que «es una pasada nadar en la dársena». Por su parte, Elena Díez, que ya ganó el triatlón riosecano en 2017, explicó que su experiencia la había valido para poder llevar a cabo su escapada, en la que los ánimos del público y de los triatletas le habían servido para motivarse. En este sentido indicó «el gran compañerismo en este tipo de prueba». Además animó a los organizadores riosecanos a que el segmento de carrera a pie fuera dos vueltas, ya que hace que la prueba «sea más atractiva para el público y para los participantes».

El triatleta riosecano Óscar Lucas entró en tercera posición en un importante puesto si tenemos en cuenta que a menos de 24 horas había participado la tarde del sábado en el campeonato regional en la modalidad sprint. Lucas indicó que no había habido entendimiento en el pelotón que se formó para perseguir a Mikel Ibergallartu. A sus 45 años, el presidente del club Triatlón Rioseco recordó con emoción cuando partición en la primera edición del Triatlón Canal de Castilla en el año 1990, quedando segundo detrás de su hermano, Anselmo Lucas. En la prueba también participó la triatleta riosecana María San José, quien, a sus 54 años, lleva más de 13 sin que se haya perdido el orgullo de participar en su pueblo, «a pesar de que siempre tienes más nervios».

Los clubes Triatlón Rioseco y Triatlón Pisuerga se llevaron los primeros puestos por clubes en la categoría masculina y femenina, respectivamente. El alcalde riosecano, David Esteban, expresó que el triatlón más antigua de Castilla y León había vuelto a ser un referente con un marco único para acoger como lo es el Canal de Castilla. Esteban indicó que nuestro triatlón tiene como objetivo «potenciar y poner en valor el Canal de Castilla como atractivo turístico y deportivo». Por su parte el coordinador deportivo del Ayuntamiento, Fernando Ballesteros, destacó «el alto nivel de competición del triatlón de este año».