Análisis

Luis Enrique busca equilibrar su 'dragon khan'

La última convocatoria de la selección española. / EFE

El asturiano prioriza mejorar el aspecto defensivo para que su plan vertiginoso de juego pueda funcionar y lograr el billete para la Eurocopa 2020

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Luis Enrique, tras cuatro meses de viajes y miles de vídeos, convocó a jugadores de 13 equipos distintos para los próximos compromisos de clasificación para la Eurocopa 2020 ante Noruega (el próximo sábado) y Malta (el martes día 26). Una lista con muchas novedades (ocho) respecto a la última, que sumados a los once cambios que supuso su primera citación respecto al Mundial arrojan una cifra de 41 internacionales en menos de nueve meses y seis partidos en el cargo. No le preocupan los nombres al asturiano, que ya tiene un diagnóstico claro de su equipo, ese que disparó la euforia en septiembre, desinfló el globo de la ilusión en octubre y se pinchó en noviembre. La principal conclusión es la necesidad de mejorar, sobre todo en defensa, para que funcione su idea de juego, ese 'dragón khan' vertiginoso que siempre le ha gustado y anunció el día de su presentación.

Si revisamos los números, España ha tenido una buena media goleadora pero no se ha mostrado fiable atrás. Los 17 goles no son un mal registro (sólo mejorado por otros cinco seleccionadores previos, entre ellos Camacho y Lopetegui), aunque se han fallado muchas ocasiones de gol. Pasó en Croacia y ante una eficaz Inglaterra en Sevilla. En sus 540 minutos en el cargo ha recibido ocho goles (uno cada 68 minutos), cifra sólo superada por dos seleccionadores anteriores (Helenio Herrera con diez y José Ángel Berraondo Inchauisti, con doce).

«Hay que atacar de una manera más ordenada y mejor para poder defender bien»

Seis de esos tantos llegaron en los dos últimos encuentros oficiales (ante Inglaterra y Croacia), cuando todos esperaban una clasificación para la 'final four' de la Liga de Naciones que parecía encarrilada tras las dos primeras jornadas. «Después de cómo empezamos esperábamos haber estado en la fase final de la Nations League, pero valorando todos los partidos hay una relación directa entre cómo se ataca para saber cómo se defiende. Un poco por la idea futbolística que nosotros tenemos, esa idea debe ser conjunta y estar equilibrada. Hay que atacar de una manera más ordenada y mejor para poder defender bien. Es un tema a tratar y valorar con los jugadores que haremos en esta concentración. La idea sigue siendo tener más peso en el partido que el rival siempre que lo permita», confirmó el pasado viernes en Las Rozas.

Columna vertebral clara

Luis Enrique, con su particular estilo comunicativo, insiste en la necesidad de que España está en pleno proceso de reconstrucción y en que es vital olvidar un ciclo ganador que ya no volverá y al que aferrarse por nostalgia sólo producirá mayor frustración. Los héroes del pasado -a excepción de algún superviviente como Sergio Ramos, Busquets o Jesús Navas- son leyendas de otra época y es mejor asimilarlo cuanto antes. Ya ha usado 32 jugadores de los 41 ya citados, entre los 74 que tiene «en el radar», lleva seis onces distintos y nadie ha completado todos los partidos con el asturiano. Es curioso, porque aunque apenas tiene fijos, la mayoría de los que han repetido tienen más obligaciones defensivas en su juego. Los tres porteros (De Gea, Kepa y Pau) se mantienen con Ramos, Gayà, Busquets, Rodrigo, Ceballos, Morata, Asensio y Rodrigo.

Ya ha usado 32 jugadores de los 41 ya citados, entre los 74 que tiene «en el radar»

Es cierto que hay otros que hubiesen hecho pleno de no ser por las lesiones, como Carvajal o Iñigo Martínez. «Si tener un bloque más definido garantizara ganar... Me gusta ver jugadores en las concentraciones. Seguramente esta lista se irá ampliando. No tengo la más mínima duda a pesar de que los partidos de ahora son oficiales y nos estamos clasificando para un Europeo, pero estamos en esa fase de evolucionar y buscar lo mejor para la selección. El perfil que buscamos es de ataque, pero luego hay que contrarrestarlo con una gran defensa», insistió.

Adora el ida y vuelta

Al asturiano siempre le entusiasmó un fútbol más vivo que el de sus predecesores. De ida y vuelta, en el que los delanteros deben ser eficaces. Muchos recuerdan su etapa en Barcelona, pero en Vigo, Roma y con el filial azulgrana ya se dieron partidos locos en los que la victoria no siempre cayó de su lado. Cuando tuvo jugadores decisivos en punta (como Messi, Luis Suárez o Neymar) esos duelos agitados terminaron con sonrisa, pero en los otros banquillos no siempre fue así. Por eso considera primordial ganar en seguridad defensiva. «Un gol no es culpa sólo del portero, también de las otras líneas y de los que defienden. Las críticas han de ser para todo el equipo, porque es un deporte colectivo», dijo en Canarias sobre David de Gea, que desde su error grosero ante Portugal en el Mundial se somete a un juicio en cada encuentro.

Más información

El cuerpo técnico cree que muchos de los goles se han debido a errores propios por problemas de concentración. «Es un juego de errores, sobre todo de nosotros cuando atacamos. Hay que aceptarlos porque forma parte del fútbol». En defensa, los nombres de la zaga se han volteado tanto que es difícil reconocerla, aunque en buena forma se supone que Carvajal, Sergio Ramos y Jordi Alba -una vez ha vuelto- son fijos. El cuarto zaguero es una incógnita. Ha probado seis acompañantes del capitán por el momento y ninguno parece haberse ganado el puesto de forma clara. «Dudo que encuentre una línea defensiva de cuatro y que juegue siempre, porque el día que falten uno o dos, ¿qué hago?, ¿me pongo a rezar?», se preguntó medio en broma en la última concentración.

No jugará con tres centrales

Hace unos días, en una entrevista en Catalunya Radio, Luis Enrique habló de su estilo de juego como técnico. «Nosotros nos hemos centrado en jugar el mejor fútbol posible. Me gusta el fútbol directo. Atacar es clave para encontrar tu seña de identidad. Guardiola es el que le dio el mejor estilo. No valorar el Barça de Guardiola sería de cínico y de ciego. Es una obra de arte. Para ganar se ha de jugar bien. Quiero ganar, pero estoy convencido de que gano si juego bien, si ataco y defiendo de forma colectiva. Tengo muchas versiones y visiones y estoy condicionado por los años de jugador y entrenador. Como jugador es muy cómodo y es lo que te llena más. Ser entrenador está muy bien, pero no eres el protagonista. Puedes hacer un equipo a tu imagen y semejanza, pero...», aclaró.

Luis Enrique, aunque sabe que necesita más solidez, ya aclaró que no jugará con tres centrales. Eso sí, no se cierra a otro sistema que le aporte más equilibrio. Se plantea probar a Rodri junto a Busquets, que cada vez parece más incapaz de sujetar todo el centro del campo solo, pero al final no llega a ejecutarlo. Le entusiasma Ceballos, de lo mejor de España, pero que sufre en las transiciones defensivas si debe llegar tan arriba como en Zagreb, donde incluso marcó cuando La Roja jugó a la ruleta rusa buscando la victoria con sólo dos defensas en su propio campo (Sergi Roberto e Iñigo Martínez).

Quizá un 4-2-3-1 le daría más control, pero no asegura ese 'dragon khan' que le gusta a Lucho: «Hemos defendido de otras maneras. Interpreto los esquemas en función del sistema. O con hombre contra hombre. Pero nosotros en función de cómo atacamos, vamos a defender. Lo primordial es tener el balón, y si lo tiene el rival, que esté lejos de mi portería».