Mundial 2018

Rusia 2018

Portugal pende de un hilo y de Cristiano

Portugal pende de un hilo y de Cristiano
Grupo B

La campeona de Europa, con una excesiva dependencia de Ronaldo, debe puntuar ante una Marruecos que si pierde se va a la calle

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Cristiano, la cabeza, la sangre, el músculo, el corazón, las piernas y el alma de Portugal, se enfrenta esta tarde a Marruecos, un equipo que en su estreno en el Mundial falló más que una escopeta de feria, con Harit a la cabeza y, por supuesto, un Bouhaddouz, ejecutor de los 'leones del Atlas' con un preciso cabezazo en propia puerta. La campeona de Europa se encomienda a Ronaldo, que se reivindicó frente a La Roja con un 'hat-trick' –que contó con la colaboración de David de Gea–, para lograr al menos un punto y evitar caerse por el precipicio ruso. En el lado contrario, a los africanos solo les vale ganar, ningún otro resultado entra en la ecuación, después de un buen partido frente a Irán, pero sin puntería y acierto: tuvieron la pelota, se cansaron de tocar y atacar, aunque no contaron con la artillería necesaria para superar a los de Queiroz, sorprendentes líderes de grupo. Solo puede quedar uno.

Dice Fernando Santos que Portugal es más que Cristiano. Sí, quizá lo sea –hay otros 23 convocados–, ya lo demostró en la final de la Eurocopa de Francia de 2016, pero en el debut del Mundial sobrevivieron gracias al futbolista del Madrid, que con su voraz actuación envió también un mensaje a Florentino Pérez en su reclamación económica y de cariño a la casa blanca. Planteó un encuentro rácano el combinado luso... Y encima se encontró con el penalti de Nacho nada más empezar. Por tanto, qué mejor excusa para plantarse atrás, cavar una trinchera e intentar robar la pelota para explotar la velocidad de CR7 y Guedes en busca de la portería de La Roja. Así y todo, los 'Quinas' se encontraron con tres acciones aisladas –pena máxima, fallo del meta madrileño y esa sensacional falta lanzada desde la frontal del área– para igualar el estreno ante España.

A priori, Santos no cambiará mucho el equipo. Se habla de la posible entrada de André Silva, del Milan, por Guedes. «Somos más fuertes que Marruecos si comparamos los dos equipos, pero no estoy diciendo que el partido vaya a ser fácil para nosotros», ha dicho el futbolista 'rossonero', que ejercería de escolta del actual pichichi del Mundial, que regresa al Luzhniki de Moscú, el escenario donde hace diez años conquistó la Champions con el United frente al Chelsea. A pesar de esa exhibición frente a España, Hervé Renard aseguró ayer que no iba a centrarse solo en su persona. «Si ponemos tres defensores con él, quién vigila al resto. Es cierto que es uno de los mejores jugadores. Junto con Messi, los mejores jugadores de este Mundial y lo que tenemos que hacer es estar muy concentrados. Incluso si se le prepara un plan contra él, encuentra la manera de zafarse. Es un jugador es excepcional. Debemos hacer todo lo posible para que no encuentre espacios, para evitar que pueda ser efectivo», indicó el técnico galo, que lanzó la estrategia de su equipo.

La baja de Amrabat

Solo le vale ganar; por tanto, nada de especular, prometió. «Va a ser una enorme batalla para todos. Lo jugamos todo y la única solución es ganar. No pensamos en salir a empatar», indicó el francés. Pese a su buen partido contra el sorprendente líder Irán, se chocaron con una preocupante falta de olfato anotador y la sentencia del futbolista marroquí del St. Pauli. Tienen la baja de Amrabat. El futbolista del Leganés sufrió una conmoción cerebral y, aunque ya ha regresado a la concentración, aún no dispone del visto bueno de los médicos para jugar. Se trata de una ausencia sensible, ya que es un hombre con capacidad para penetrar en las defensas del rival. Por cierto, se agarran los marroquíes al triunfo en el único duelo mundialista entre ambos: fue en 1986, con victoria para los 'leones del Atlas', 3-1.

Clasificación

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos