Jornada 28

Zidane: «Isco quiere jugar al fútbol. De expediente, nada»

Zinedine Zidane, durante la rueda de prensa. / Foto: Juan Medina (Reuters) | Vídeo: Europa Press

El francés hace tabla rasa con el pasado y asegura que ve al malagueño y a Marcelo preparados para aportar de inmediato

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Zinedine Zidane volvió a acaparar todas las miradas en la sala de prensa de Valdebebas. 288 días después de su inesperado adiós tras amarrar la 'decimotercera' en Kiev y cuando han transcurrido cuatro jornadas de su no menos sorprendente regreso al banquillo para reflotar a un equipo herido, el francés compareció antes del partido contra el Celta que supondrá su retorno al Santiago Bernabéu y el encuentro número 150 al frente del Real Madrid del marsellés, además del primero de su nueva era como timonel. Una intervención que sirvió para dejar claro que ha hecho tabla rasa respecto al pasado lejano y al inmediato. «Nos quedan once partidos y yo voy a contar con todos. Isco es uno de ellos. Yo voy a contar con Isco. Veremos la alineación de mañana. Lo importante es que vi a todos los jugadores muy metidos», dijo cuando se le interpeló por el malagueño, uno de los nombres propios del día junto a los de Marcelo y Bale.

El centrocampista de Benalmádena fue orillado por Santiago Solari, con el que tuvo varios desencuentros y que llegó a dejarle fuera de algunas convocatorias. Ahora se le abre un panorama completamente diferente con Zidane, con el que fue importante en los dos años y cinco meses que pasó el galo en el banquillo en su anterior etapa. ¿Parte de cero Isco, al que Solari pidió abrir expediente por su comportamiento? «Estamos aquí para trabajar y pensar en el fútbol. Isco lo mismo, sólo quiere jugar al fútbol. De expediente, nada. Vamos a jugar al fútbol y ya está», contestó el marsellés en una nueva muestra de que su vuelta es un punto de inflexión. ¿Ve a Isco y a Marcelo, otro que quedó postergado por Solari en beneficio de Reguilón, al mismo nivel físico que el resto?, le preguntaron. «Sí, yo les veo para jugar mañana, los dos», atajó.

Se detuvo en el lateral, cuya baja forma le colgó el cartel de suplente con Solari pero que siempre gozó de la plena confianza de Zidane. «Yo le veo bien. No ha jugado mucho pero es un profesional y seguramente que ha entrenado bien. Hay que respetar todo lo que hacen los entrenadores. Lo veo animado, con ganas, y es lo más importante. Estoy contento de ver a Marcelo otra vez así y a los demás bien para jugar el partido de mañana», remarcó el preparador, que negó que el tramo final de campaña sea un casting para determinar quiénes continuarán en el Real Madrid y quienes no lo harán el próximo curso. «No pienso en eso. Lo que piensan los jugadores es terminar bien la temporada. Tienen todos un contrato aquí. Luego veremos lo que pasa el próximo año», aseguró Zidane, que reconoció que «ha sido un año difícil».

«Nos quedan once partidos y yo voy a contar con todos»

Con Zidane ha vuelto la ilusión a Valdebebas y el tono distendido a las ruedas de prensa que faltó en su ausencia. El galo desactiva crisis a golpe de sonrisa gracias a su aura de leyenda. Lejos de los señalamientos que cerraron el periplo de Solari al frente del Real Madrid, el francés defendió a su bloque reivindicando que los tres entrenamientos que lleva le han servido para ver a futbolistas con «intensidad» y «ganas», «contentos» y determinados a «acabar bien la temporada».

La misma ambición

«Los nueve meses han pasado para todos», indicó cuando se le inquirió acerca de qué ha cambiado respecto a su anterior etapa, si bien remarcó que «sigue habiendo la misma ambición», aunque haya sido «una temporada complicada». «Al Madrid siempre se le exige más, pero la ambición y las ganas de estos jugadores la siguen teniendo», incidió Zidane, que defendió como ya hizo en su presentación el lunes que cuando se marchó lo hizo convencido de que era «el momento de cambiar», un viraje que a su entender era también «bueno para los jugadores». Pero dejó claro que ahora regresa «con muchas ganas» y «con mucha ilusión».

Zidane supervisa el entrenamiento de este viernes en Valdebebas.
Zidane supervisa el entrenamiento de este viernes en Valdebebas. / Gabriel Bouys (Afp)

«Estoy aquí para terminar bien la temporada. Los jugadores tienen muchas ganas de demostrar lo que valen y mañana podemos hacerlo», abundó el francés, que fue algo más tibio con Bale que con Marcelo e Isco pese a que aseguró que va a contar con el galés «como con todos». «Gareth sabéis el jugador que es», comentó Zidane un día después de que el agente del '11' volviese a descolgarse con unas declaraciones que evidenciaban la tirantez que existió entre técnico y futbolista antes de la salida de Zidane el pasado 31 de mayo. «Gareth quería jugar de una manera y Zidane quería jugar otra. Esa fue la causa y con el tiempo empeoró», explicó Jonathan Barnett en un podcast de la BBC Radio.

No quiso entrar en rumores sobre posibles nombres de cara a la próxima temporada pese a que le preguntaron por Kylian Mbappé o Neymar. «No voy a hablar de un jugador que no es mío. La temporada está en juego. Sabemos la calidad que tienen los dos, pero lo que me interesa y lo que tengo en la cabeza es el partido de mañana, nada más», cortó un técnico que sí se refirió al brasileño Éder Militao, cuyo fichaje anunció el jueves el Real Madrid. «Es un jugador de futuro y va a contar aquí», manifestó sobre el central.

«No he dejado de lado al Real Madrid en ningún momento»

Sobre el Celta, remarcó que es «un buen rival» a pesar de que se encuentra en puestos de descenso. «Es un equipo que puede estar mucho más arriba, sabe jugar muy bien al fútbol», agregó sobre los celestes, puntualizando que lo que le interesa es «la determinación» que meterán sus futbolistas en un partido para el que demandó «la ayuda de todos» en un día muy especial para él ya que supondrá su reencuentro con el Santiago Bernabéu. «Estoy encantado y, sobre todo, emocionado como el primer día. Aunque no sea nuevo para mí va a ser otra cosa. Tengo muchas ganas de vivir una aventura con el Real Madrid y volver al trabajo de entrenador. No he dejado de lado al Real Madrid en ningún momento», finalizó Zidane.