Jornada de descanso

Landa: «Ha sido otro golpe duro; toca remontar»

Mikel Landa, durante una etapa del Tour. /Marco Bertorello (Efe)
Mikel Landa, durante una etapa del Tour. / Marco Bertorello (Efe)

«Habrá que pelear alguna etapa y tratar de reengancharme como sea a la general», señala el alavés tras la caída que sufrió camino de Albi junto a un Quintana que llega más esperanzado que nunca

AGENCIASCahuzac sur Vère

Dicen que la cara es el espejo del alma. Y la de Mikel Landa (Movistar), con más dolor mental que físico tras la caída del lunes camino de Albi, en Cahuzac sur Vère, lugar de descanso del Movistar, era muy significativa. El alavés pasó el día de descanso «con pena», pero convencido de que aún puede tener opciones. «Llega la montaña y queda mucho Tour. Me levantó con más dolor, pero la caída no fue nada, un golpe en el brazo, pero no es importante. De ánimo estoy peor, ha sido otro golpe duro. Toca remontar, queda mucho y habrá que pensar en lo que queda». Castigado por repetidas caídas, Landa se preguntó después de la etapa de ayer, «¿por qué a mí?», pero decidió «no darle más vueltas y seguir adelante».

Landa compareció ante la prensa en el hotel de su equipo Serio, un tanto abatido y reconociendo no saber cómo plantear el Tour a partir de ahora. «Habrá que pelear alguna etapa y tratar de reengancharme como sea a la general. Llegan los Pirineos, que siempre me motivan más. Ahora necesito mi tiempo de silencio, estar tranquilo, que me dejen en paz. Y espero que cambie la suerte».

En busca de la heroica

A 4:15 del líder en la general, Landa espera tener menos control de los rivales y poder hacer algo «heroico» para remontar posiciones. «La estrategia será importante, siguen quedando un buen número de favoritos, unos más importantes que otros. Corredores como Fuglsang harán movimientos que influyan. Ojalá me dejen margen para la heroica, pero es difícil porque en el Tour desde el décimo puesto se pelean mucho las posiciones».

Bernal, «supercontento» tras la primera semana de Tour

La pujante estrella colombiana del ciclismo, Egan Bernal, se mostró este martes «supercontento» con su tercer puesto en la general del Tour luego de las 10 primeras etapas. «No venía pensando en un resultado y ahora estar tercero en la general de un Tour de Francia es increíble, supercontento con lo que llevo hasta el momento, falta mucho Tour, pero la verdad es que para mí es increíble», explicó el corredor del Ineos, precedido en la general por su compañero de equipo Geraint Thomas y por el maillot amarillo Julian Alaphilippe.

Preguntado sobre cómo afronta la contrarreloj de 27,2 kilómetros del viernes el Pau, en la 13ª etapa, la víspera de la subida al Tourmalet, Bernal explicó: «tenemos claro que voy a perder tiempo con un especialista como Thomas, que voy a perder tiempo en una crono como esa, pero vamos a tratar de hacerlo lo mejor posible... ¿qué más puedo hacer? ir a tope en la crono y luego mirar qué pasa».

«Habrá otros corredores que podrán perder también tiempo, incluso más tiempo que yo, escaladores que tal vez en la segunda parte de la carrera deberán recuperar ese tiempo si quieren subir al podio o ganar la carrera», añadió el corredor de 22 años, ganador de la París-Niza esta temporada.

'Desgaste y presión'

«En este momento estoy bien, lo que pasa es que viene siendo una temporada muy larga (...) gané París-Niza, tercero en Cataluña, inicié a preparar el Giro, luego me caí y empecé a preparar el Tour, luego gané Tour de Suiza, viene siendo una temporada de desgaste y presión psicológica», analizó Bernal.

Bernal viste por el momento el maillot blanco que lo acredita como mejor corredor joven de la general (hasta 25 años). «Lucir ese maillot es muy especial», indicó Bernal. «Pero nuestro objetivo es más importante. Queremos el maillot amarillo, queremos ganar el Tour», sentenció el corredor del Ineos, antes llamado Sky.

En la misma línea se mostró su compañero de equipo y vigente ganador de la ronda gala Geraint Thomas: «tenemos un simple objetivo, ganar el Tour, otros equipos están aquí para ganar etapas. Han sido diez días fantásticos, y hubieran sido mejores si estuviésemos unos segundos detrás de Alaphilippe en lugar de estar a más de un minuto.

El alavés admite frustración y rabia por su percance. «Venía bien al Tour y ayer la carrera marchaba perfecta para el equipo y nos podíamos acercar al objetivo. Al final llegó la caída, se juntó todo. En dos días se me pasará, todo necesita su tiempo». No obstante, Landa ha precisado que aún no se da por vencido. «Físicamente estoy bien, no tengo nada grave, y queda mucho Tour. Estoy con pena, pero hay etapas para hacer cosas».Sobre el liderato de Alaphilippe, Landa no apuesta por la permanencia del francés con el maillot amarillo. «Mirando el historial parece imposible que pase los grandes puertos».

Quintana y la contrarreloj

Por su parte Nairo Quintana, 8º en la general del Tour a más de dos minutos del líder Julian Alaphilippe, asumió este martes que perderá «algo de tiempo» respecto al resto de favoritos en la contrarreloj del viernes en Pau, aunque afirmó que llega «con ganas» al tramo decisivo de la ronda gala.

Más información

«Casi que es una fortuna llegar a esta altura del Tour perdiendo, quizás, el menor tiempo de estos años con los rivales directos», señaló el líder del equipo Movistar.

«No será fácil, pero estamos en condiciones e intentaremos jugar de la mejor manera para recortar tiempo, y en la crono, estar a tope pero para perder lo menos que se pueda. Pienso que llego bien a la crono, con ganas. El cuerpo está bien, en condiciones. Habrá pérdidas y lo sabemos, porque al contrario que otros no soy especialista. Cederé algo de tiempo, pero espero que no sea demasiado», añadió Quintana, a 2 minutos y 4 segundos del maillot amarillo.

«Estamos a once días de París y queda mucho por delante. Hay etapas de montaña que nos pueden venir muy bien. El trabajo del equipo todos estos días fue muy, muy bueno, ayer en especial estábamos todos delante hasta el infortunio de Mikel», se refirió el escalador 'cafetero' a la caída sufrida por su compañero Mikel Landa, que dejó al corredor vasco casi sin opciones de victoria en París.

«Hay montaña que nos vendrá bien y, junto con Alejandro que estará ahí apoyándonos y Mikel, nos entenderemos muy bien y sacaremos el objetivo adelante», señaló Quintana.

Respecto a los once días de carrera que quedan por delante, Quintada otorgó el favoritismo al Ineos de su compatriota Egan Bernal y del vigente campeón del Tour, Geraint Thomas. «Con el respeto que merece Alaphilippe como líder -no sabemos hasta dónde puede llegar-, el equipo que ahora mismo tiene la responsabilidad es Ineos, y tenemos que correr en base a lo que ellos piensen y hagan para nosotros hacer nuestras estrategias. Sabemos que Ineos, como habíamos previsto desde el inicio, están muy fuertes y así continúan, con las bazas de Thomas y Egan», concluyó.