Adiós a 23 años de BM Valladolid

Adiós a 23 años de BM Valladolid

El club, fundado en 1991 para recoger el legado del Michelin, firmará hoy su defunción en la Asamblea

Solo tiene 23 años pero no aguanta más. Pese a su corta vida es tan grave el mal que le afecta que no ha sido posible su salvación. Está condenado a morir. Ylo hará hoy mismo, en el Asamblea Extraordinaria de socios que el club tiene previsto para esta tarde y que tiene como objetivo la disolución de la entidad. Alo largo de estos 23 años han pasado por el club cinco presidentes, siempre a regañadientes, sin elecciones, como si nadie quisiese hacerse cargo de la responsabilidad de dirigir el principal equipo de balonmano de la ciudad. Ypese a ello, el equipo ha sabido estar siempre muy por encima de sus dirigentes, aunque finalmente ha claudicado con un descenso de categoría que resume el triste fin de un club histórico.

Pero también la historia es capaz de retorcer los hechos para hallar coincidencias asombrosas, que parecen repetirse. Tal día como hoy de hace 23 años, en 1991, se convocaron las elecciones para la presidencia de un nuevo club, el recién creado Balonmano Valladolid. En aquel entonces, el ADC Michelin, que llevaba 15 años como estandarte del balonmano de elite en Valladolid, decidió desprenderse de un equipo ya casi profesional que no tenía cabida en las estructuras deportivas de una empresa como Michelin. Ypara evitar la irreparable pérdida un grupo de aficionados al balonmano, con el ex entrenador José Carlos Muñoz a la cabeza y entre los que se encontrabn Garnacho, Luis Colmenero, Martín Ibáñez, Toquero, etc., decidieron crear un nuevo club. En la asamblea del 3 de junio de 1991, celebrada en el colegio La Salle, se decidió su creación, su fusión con el ADCMichelín y la necesidad de aportar cada socio fundador 10.000 pesetas para dotar de un mínimo de financiación al recién nacido. Y mientras la convulsión administrativa afectaba a la entidad, el equipo se jugaba la permanencia en Ciudad Real, ante el Caserío Vigón. Un triunfo en territorio manchego (15-18) el 9 de junio, resultó providencial para la continuidad.

El 11 de junio de 1991 se convocaron elecciones a la presidencia del club y el jueves 20 tuvo lugar la primera asamblea de socios, ya con el club legalmente constituido, pero sin candidatos a la presidencia. Ypese a estar administrativamente en el aire la fusión del nuevo BM Valladolid con el ADC Michelin, se fichó como entrenador a Manolo Cadenas, con seis jugadores con contrato como Auserón, Santi, Raúl González, Giménez, Peñacoba y Pujol, a los que se unirían Ponce, Quique, Raúl Martínez y los jóvenes Pisonero, Mario, Manolo y Fernando Hernández y el portero húngaro Hoffman.

Era un club con entrenador, con jugadores, pero sin patrocinadores, sin presidente y sin la seguridad de poder jugar en la Liga Asobal. De hecho, la Federación Española de Balonmano continuaba exigiendo aclaraciones sobre el proceso de fusión. Y es que los federativos pretendían que todo el ADCMichelin fuese absorbido por el BMValladolid, algo inaceptable para la empresa de neumáticos, representada por Joaquín Cabrera, que quería proseguir con su club y tan solo desprenderse del equipo de balonmano de elite. Estaba claro que la única pretensión del nuevo club era hacerse con los derechos deportivos del ADCMichelin para mantener la máxima categoría.

Finalmente las negociaciones con la Federación para que fuese menos exigente a la hora de los plazos surtió efecto y el BMValladolid se subió al carro de la Liga Asobal, que comenzaba en septiembre su segunda temporada con tal denominación. Yen septiembre apareció Antonio García Barrera para hacerse cargo de la presidencia del club y un patrocinador, la inmobiliaria Arcos, que aporttó liquidez ante la pasividad, entonces, de las instituciones públicas.

El primer gran reto del BMValladolid se salvó con nota, aunque no estuvo exento de incertidumbre e inseguridades.

Yquizás por ello mismo, y sobre todo por los problemas económicos, la nave estuvo a punto de volverse a hundir apenas dos años después, cuando en 1993 García Barrera presenta la dimisión ante el incumplimiento por parte de Arcos del dinero previsto. Una junta gestora, presidida por Andrés Martín de Paz, se hace cargo del club. Son años de problemas económicos y deportivos. En la temporada 1993-94, el equipo se juega el descenso con el Atlético de Madrid, que acabaría desapareciendo.

Encierro y vuelta de tuerca

Los problemas económicos se agudizan a final de temporada. La deuda de 22 millones de pesetas (132.000 euros) fuerza el abandono de Cadenas , se despide a los jugadores foráneos y se recurre a la cantera como necesidad imperiosa.

Juan Carlos Pastor se hace cargo de un equipo formado por David Román, JorgeFernández, José Ruiz, Mariano Ortega, Manuel Ramos, Guillermo, Israel, Fernando Hernández, Paco Gallego, Miranda, Raúl, Ávila y Escudero, a los que se unirían los juveniles Paco López, Javier Pérez, Uribe y Jorge Martínez. Pero a pesar de todo, la economía del club se hunde y provoca que los jugadores se encierren en los vestuarios de Huerta del Rey durante 16 días en pleno mes de febrero de 1995. El BMValladolid estuvo a punto de desaparecer en aquel momento. La valentía y decisión del equipo y el apoyo del Ayuntamiento a la hora de renegociar la deuda con Caja España, así como otras empresas (Cubiertas, Drageco, Julián Ortega, Cajasalamanca y Soria, Collosa, Michelin y Filsa, entre otros), evitan el amargo final.

Crecimiento, deuda y final

Fue el punto de inflexión del BM Valladolid. Apartir de ahí su crecimiento deportivo y social fue en aumento, así como sus presupuestos. En 1999 alcanza la final de la Copa EHF, donde cae ante el Magdeburgo alemán. Andrés Martín de Paz abandona la presidencia del club para hacerse cargo de la dirección general de Deportes de la Junta. Nadie quiere presidir el club y finalmente, ante la ausencia de candidatos, toma el mando un joven Jaime González, hermano del capitán del equipo, Raúl. El presupuesto de esta temporada (1999-2000) de Jaime González, apenas superaba los 80 millones de pesetas (550.000 euros).

El club crece a nivel deportivo, pero se estanca económicamente. El denominado salto de calidad supone volver a los números rojos previos al encierro de 1995, pero ahora se cuenta c on el apoyo y respaldo con el apoyo de las instituciones. Se vuelven a fichar extranjeros (el cubano Julio Fis) y jugadores de calidad y ello aumenta el déficit.

Ante la imposibilidad de generar más recursos, la dimisión de Jaime González abre paso a Dionisio Miguel Recio, concejal, diputado provincia, miembro de la directiva del PP y consejero de Emuva en Arroyo. Al igual que su predecesor, Dionisio Miguel Recio llega a la presidencia del club como único candidato, tras un proceso electoral al que nadie más se presenta. Y el dinero comienza a llegar al club. De los 870.000 euros presupuestados para la temporada 2004-05 se alcanzan los 1,4 millones en la siguiente, que incluye un plan de amortización en cuatro años de la deuda que ha adquirido el club en los últimos años y que rondaba los 400.000 euros. Ytodo sucede de golpe. Mundial de Pastor, Copa del Rey y final de la Recopa en Moscú. El éxito envuelve todo lo que toca el BMValladolid.

La expansión económica es brutal, incluidos los millonarios traspasos de Chema y Muratovic. Pero con la misma celeridad que se ingresa se gasta. O más. Incluso se desatiende la cantera, una de las señas de identidad del club. Dionisio Miguel Recio se rodea de una corte casi imperial. Solo valen los éxitos y no existe una planificación de club. Pastor únicamente tiene ojos para el equipo profesional y la selección española. Jota abandona el club. Es más fácil fichar que moldear. Ylos presupuestos se disparan. Pronto superan ampliamente los dos millones de euros. Ycon ellos una deuda creciente, imparable, impagable. El caso de corrupción urbanística en Arroyo salpica a Dionisio Miguel, que pierde sus cargos y su peso político y poco a poco los apoyos económicos que llegaban de empresas de esa localidad. A ello se suma una crisis galopante, a la que no atienden o no quieren atender jugadores ni técnico ni dirigentes.

La conquista de la Recopa en 2009 fue un nuevo punto de inflexión. El título europeo salió excesivamente caro. Ypese a ello se siguieron haciendo fichajes y gestiones desde dentro de la entidad a costes imposibles. La deuda creció de forma exponencial hasta que Dioniosio Miguel Recio vio ingobernable la nave, que apuntaba hacia el abismo. Abandonó su puesto, no se presentó a la reeleción y dejó el club a su suerte y con 1,7 millones de euros de deuda, la mayor parte con Hacienda y la Seguridad Social. Las cosas se habían hecho rematadamente mal en los despachos y la bomba saltó. Amenazado de desaparición, entró en escena Óscar Simón, con tanta ilusión como inexperiencia y prolongó temporada y media la agonía. Año y medio de soledad del BMValladolid, que ya solo será un recuerdo. Un grato e imborrable recuerdo.

Hoy Asamblea de socios, a las 19:30 h., en Cajamar

Es un mero trámite, pero necesario. La decisión del administrador concursal está clara. El BM Valladolid desaparece y se liquidará. No hay otra opción. En la Asamblea Extraordinaria de hoy, a partir de las 19:30 en Cajamar, de la calle Miguel Iscar, el presidente Óscar Simón explicará los detalles de la situación económica y el inexorable camino a seguir. Aunque quizás también se atreva a desvelar alguna de las claves que han llevado a la desaparición.

Y en paralelo, el nuevo BM Atlético Valladolid sigue adelante tras su entrevista con la Federación Española. La compra de una plaza en División de Honor B parece ser la única y complicada opción. Como en 1991 y casi los mismos nombres salen al rescate del balonmano de elite.