Euroliga | Final Four

La Décima es del Real Madrid

Los jugadores del Real Madrid celebran su décima Copa de Europa. /AFP
Los jugadores del Real Madrid celebran su décima Copa de Europa. / AFP

El equipo de Pablo Laso, liderado por Causeur y el MVP Doncic, destrona a Zeljko Obradovic y su Fenerbahçe y vuelve a ser el rey de Europa

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

La Décima es del Real Madrid. No de Zeljko Obradovic, reemplazado en el trono de Europa con su Fenerbahçe por el equipo con mejor plantilla y más talento, orgullo y espíritu del continente, que llegó a la Final Four de Belgrado en el momento idóneo, tanto física como anímicamente, para volver a reinar tres años después y agrandar aún más su leyenda. Después de tantísimo sufrimiento a lo largo de la temporada, en la batalla por la décima Copa de Europa entre el Real Madrid y el mítico técnico serbio del defensor del título, el equipo de Pablo Laso, con una voracidad insaciable, fue de nuevo el conjunto rocoso y comprometido al máximo en defensa, casi siempre un martirio para el Fenerbahçe, rendido ante el despliegue y la superioridad táctica y mental de los blancos. Al conjunto turco no le valió con el impresionante partido de Nicolo Melli ni tampoco con la gran actuación de Brad Wanamaker, porque el nuevo campeón, con una ambición infinita, volvió a ofrecer una exhibición de sacrificio, juego de equipo y fe.

La Copa de Europa vuelve a las manos del que más lo ha merecido, del Real Madrid que ha tanto ha padecido, sobre todo por la ausencia de Sergio Llull durante ocho meses y medio, y tantísimas dudas despertaba, durante un curso de altibajos en el que, para aspirar a recuperar la Euroliga, se curtió a lo grande en el durísimo cruce de cuartos contra el Panathinaikos, con el factor cancha en contra. Tras superar al CSKA de Moscú en semifinales gracias a su defensa y sus triples, la segunda y última víctima en el camino hacia la gloria fue el que era el vigente campeón, sobrepasado por un Real Madrid que desactivó de nuevo con enorme solidaridad el ataque del conjunto turco. Se mantuvo vivo el Fenerbahçe hasta los últimos segundos (81-78 a falta de 22), pero entonces, en un equipo en el que todos quieren aportar, apareció un rebote vital de Trey Thompkins tras dos tiros libres fallados por Fabien Causeur, para asestar entonces un golpe definitivo al rival y dejar casi sentenciada la Copa de Europa.

El Madrid, que abrió el camino hacia tan ansiada victoria en un gran tercer cuarto en el que Causeur y la defensa colectiva resultaron decisivos, se aprovechó al máximo de los numerosos errores del Fenerbahçe y, cuando fue necesario, machacó desde la larga distancia (9 de 21 triples al final, con un 43% de acierto, y tres sin fallo del escolta francés), lo que ya se presumía iba a ser una de las claves de la lucha por la gran corona europea. Liderado en la final en ataque por Causeur y también por el MVP Luka Doncic, en la despedida soñada del joven esloveno antes de irse a la NBA, aunque fue eliminado, el Real Madrid demostró una vez más su profundidad de banquillo, su casta, corazón y sus múltiples recursos. Sobresalieron en el aspecto ofensivo dos, con los 32 puntos que se repartieron Causeur y Doncic, pero fue el triunfo de un equipo con mayúsculas, porque en los momentos más determinantes aparecieron otros muchos. Además Thompkins (18 de valoración), Rudy Fernandez, Felipe Reyes o Walter Tavares, que no parecía estar llamado a destacar en la gran cita y fue un coloso en defensa.

85 Real Madrid

Campazzo (-), Doncic (15), Causeur (17), Reyes (6) y Ayón (4) -quinteto inicial-. Randolph (3), Rudy Fernández (5), Carroll (9), Tavares (8), Llull (5), Thompkins (10) y Taylor (3).

80 Fenerbahçe

Wanamaker (14), Guduric (-), Kalinic (7), Duverioglu (8) y Vesely (3) -quinteto inicial-. Thompson (-), Melli (28), Sloukas (7), Nunnally (-), Muhammed (7) y Datome (6).

parciales:
21-17, 17-23, 25-15 y 22-15.
árbitros:
Lamonica (Italia), Ryzhyk (Ucrania) y Latisevs (Letonia). Eliminados: Llull, Doncic, Vesely y Datome.
incidencias:
Final de la Euroliga 2017-2018, disputada en el Stark Arena de Belgrado. 16.967 espectadores.

La histórica victoria del Madrid, que no ganaba una Copa de Europa fuera de España desde hace 38 años, se fraguó entre un tercer período en el que el conjunto de Laso, que acertó de pleno con las rotaciones y con Causeur encendido desde el triple, exhibió lo mejor de su repertorio, con su mejor juego ofensivo, fluido y autoritario, defensa incansable y continuos robos, aunque el Fenerbahçe no quiso dejarle correr como tanto gusta al campeón. No fue necesario. A cambio de espectacularidad, el Madrid recurrió al trabajo de equipo para anular al adversario y conquistar la Décima, que no ha tardado tanto en llegar, aunque no parecía ser éste el año. Sólo el Real Madrid creyó en ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos