https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

«Es importante que los jóvenes entiendan y den continuidad al legado de nuestros antepasados»

Los escolafres en la sala de barricas de Emilio Moro. /FOTO CEDIDA POR B. EMILIO MORO
Los escolafres en la sala de barricas de Emilio Moro. / FOTO CEDIDA POR B. EMILIO MORO

Ocho centros educativos de Castilla y León pasan una día en Bodegas Emilio Moro, José Moro como premio en el concurso 'Mi primera vendimia'

EL NORTEValladolid

Ocho centros de Segovia, Zamora, Valladolid, León, Palencia y Burgos resultaron ganadores, el pasado mes de junio, de la III edición de 'Mi primera vendimia'. Una iniciativa promovida por la bodega vallisoletana Emilio Moro en colaboración con la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León que tiene como fin fomentar la creatividad de los jóvenes de la región, inculcarles los valores de tradición y respeto a la tierra y trasmitirles la importancia de la cultura del vino en la Ribera del Duero.

Además de una dotación económica para la adquisición de material escolar, el premio para los centros ganadores incluía una jornada de enoturismo adaptada a los menores en las instalaciones de Bodegas Emilio Moro en Pesquera de Duero (Valladolid). Una jornada que tuvo lugar la pasada semana y que contó con la presencia del consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey.

A la visita asistieron más de un centenar de alumnos de los centros CEIP San Gil de Cuéllar (Segovia), CRA Alfoz de Toro (Zamora), CEIP Melquíades Hidalgo de Cabezón de Pisuerga (Valladolid), La Inmaculada MSJO (Valladolid), IES Gil y Carrasco de Ponferrada (León), Colegio Santo Ángel de Palencia, IES Jorge Guillén de Villalón de Campos (Valladolid) e IES Cardenal Sandoval y Rojas de Aranda de Duero (Burgos). A lo largo de ella, los jóvenes pudieron disfrutar de la explicación pormenorizada, por parte del equipo de enoturismo de la bodega, de la historia de la familia Moro, dedicada al mundo del vino desde hace tres generaciones, del proceso de elaboración, así como de una visita a su imponente parque de barricas. Además los alumnos de la ESO disfrutaron en una cata de mostos en el comedor de la bodega y los de Primaria pudieron participar en un original juego para aprender las diferentes fases de elaboración del vino.

José Moro y Fernando Rey.
José Moro y Fernando Rey.

El consejero de Educación, Fernando Rey, acompañó al presidente de Bodegas Emilio Moro, José Moro, en la entrega de los premios de la III edición de 'Mi primera vendimia' a los ocho centros educativos distinguidos y participó en el taller de vendimia del que disfrutaron los alumnos ganadores. Rey destacó la participación de los estudiantes y profesores de los centros educativos, a la que considera una iniciativa ya consolidada en esta edición. «Es necesario que exista una conexión de nuestros escolares con las costumbres de Castilla y León, y los viñedos son una de nuestras señas de identidad», apuntó Fernando Rey.

Con todo, Emilio Moro pretende, una vez más, poner en valor la tradición vinícola de la zona como patrimonio cultural y social, fuente de empleo y promotora del turismo en la región. «Es importante que los jóvenes entiendan y den continuidad al legado de nuestros antepasados a fin de situar a la Ribera del Duero como referente vinícola a nivel internacional», .

Tras esta didáctica jornada, la bodega abre el plazo de inscripción a la próxima edición de 'Mi primera vendimia', un concurso dirigido al alumnado de 4º y 5º de Educación Primaria; 1º y 2º de la ESO y Bachillerato de los centros públicos y concertados de las nueve provincias de Castilla y León que tiene en cuenta la creatividad y originalidad de los trabajos y la utilización de elementos representativos del proceso de vendimia.

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos. Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas, y algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sancho Martín, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, el vino de pago Malabrigo y Horcajo. Además, este año ha lanzado al mercado los godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo. www.emiliomoro.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos