Juego de Tronos (8x01): Los mejores y los peores personajes del capítulo

Juego de Tronos (8x01): Los mejores y los peores personajes del capítulo

Un repaso a los que han brindado los mejores momentos y otros que no tanto

M. E. García
M. E. GARCÍA

Seamos sinceros, a esta alturas de la vida el argumento de Juego de tronos nos importa porque nos importan los personajes. A estas alturas de la vida son como nuestra familia, nuestros mejores amigos. Por eso, el mejor repaso al capítulo es el que se hace a través de ellos. Esta lista es la opinión personal de la arriba firmante con los personajes que lo han dado todo en el capítulo y los que no tanto. Por diferentes razones. Vamos de menos a más.

■ FRÍO

• Danerys. Sí querida, eres la reina, como si fuera lo más importante del universo y no que pueden morir todos mientras se enfrentan al peor invierno en miles de años. Le reprocha a Jon que Sansa no la reconozca como reina, como si fuera el mayor de sus problemas. Es cierto que la relación entre las dos es más que tensa.

La escena en la que Jon se convierte en jinete del dragón no puede ser más absurda. Venga sube que si no te quiere te fríe y te come jejeje, pero yo te quiero jijiji. Da igual que seas el príncipe prometido. ¿Y no te extraña que Rhaego le deje? ¿Así de fácil?

¿Y qué decir de la escena posterior al vuelo? Que ñoñez, que horror, que conversación digna de 50 Sombras de Grey. Menor mal que está Drogon para mirar ASÍ a Jon y arreglar ese momento. Que el dragón negro le quiere decir «No sabes nada Jon Snow» lo que pasa es que el dragón no habla, claro. Si fuera Smaug...

• Tyrion. Está más perdido que un pulpo en un garaje desde que le poseyó el espíritu de Rajoy de «a veces lo más difícil es no hacer nada». Ha perdido su corona de personaje más inteligente de la serie.

• Davos. Sin pena ni gloria, de momento. Davos tiene una propuesta: que Jon y Daenerys reinen juntos los Siete Reinos. Sí, los siete, aunque no tengamos ni idea de lo que pasa en Dorne ni vayamos a tener noticias en el futuro.

• Varys. Sin Melisandre -se te echa de menos, pelirroja, que esperemos que vuelva con un ejército de sacerdotes rojos- Varys se queda sin archienemiga. La araña está de capa caída, aunque sigue unido a la reina Daenerys dentro de su consejo. Le reprocha los chistes a Tyrion sobre eunucos y poco más. Sin pena ni gloria. Se podía ir con Davos de vacaciones al sur.

• Jon. Es lerdo. Y lo será. Mató a un dragón y se la tengo jurada. Da la sensación de que está abandonando su deber por el amor que le profesa a Daenerys. Al pobre, Sam ya le ha soltado la bomba de relojería a instancias de Bran. Y es que tenía que enterarse YA.

Le salva el haberse convertido, por fin, en jinete de dragón (aunque la introducción haya sido un horror), su encuentro con Arya y el dar explicaciones por sus actos a Sansa.

• Bran. Es que es raro y da cosica. Ni siquiera es Bran, es el Cuervo de Tres Ojos.

■TEMPLADO

• Sam. Al pobre Sam le han matado a media familia y Danerys se lo suelta así, de sopetón. Tampoco existe una manera buena de decir tal cosa. El pobre se queda en shock pero aún así cumple, busca a Jon y le cuenta quién es.

Ahí tiene un par de momentos lúcidos 'made in Sam' sobre todo cuando le pregunta a Jon si Daenerys sería capaz de renunciar a la corona por el reino. Probablemente no. Lo que a Sam se le olvida es que Jon no tiene por qué tener más derecho a Trono de Hierro que Daenerys. Es cierto, por línea sucesoria Jon gana la partida, pero no es así si se contempla el derecho de conquista. Ella ha dirigido todos sus actos, desde la muerte de su hermano a ocupar el trono, volver a casa y restaurar su casa. Ha salido del fuego dos veces, despertó a los dragones, fue vendida como esclava, mató a su marido, cruzó el desierto, entró en la Casa de los Eternos para recuperar a los dragones, unificó a las hordas dothrakis...

Aegon no pidió permiso para ser rey, tampoco lo hizo Robert. Si nos ponemos 'tiquis miquis' la verdadera reina de Poniente es Cersei. Muerto su marido y los hermanos de su marido es ella, como regente, la que debe ocupar el Trono hasta su muerte. Si tiene hijos ellos serían los herederos.

• Arya. Sigue en plan «soy una fría asesina sin rostro». Llega Jon, que no la ve porque le interesa más la rubiez platina de Danerys y ella no es capaz de acercarse. Ni siquera se suma a la familia en el recibiento en el patio. Es después, en el Bosque de los Dioses, cuando se reencuentran. Y su encuentro es como su despedida, abrazos y charla sobre espadas con una excepción.

Arya le dice que recuerde que es de familia. En plan amenaza siciliana, aunque él no se lo tome así porque, para Jon, Arya sigue siendo su hermanita pequeña. Y Arya se pone de parte de Sansa, o no, más bien de parte de la familia porque Sansa está defendiendo a la familia. El Norte no olvida... a la familia ¿está claro?.

• Tordmund y Beric. Cuando la cosa se pone tensa, ahí está el matagigantes para poner la chispa. Edd, pobre, que tiene los ojos azules de por sí. A estos les ha dado tiempo a ir desde El Muro hasta El Último Hogar resurgiendo de los escombros pero el Rey de la Noche se hace remolón para llegar a Invernalia.

Susto nos dimos. Y las similitudes entre los 'recuerdos' que dejan los caminantes y el logo de los Targaryen sigue dando alas a los que piensan que El Rey de la Noche es un Targaryen.

• Theon y Yara. Hablando de familia, los Greyjoy se saludan a cabezazos aunque también se quieren. Theon por fin le ha echado 'güevos' al asunto y ha rescatado a su hermana mientras Euron se entretenía con Cersei en Desembarco.

Recuperarán su casa, las Islas del Hierro, para que los vivos tengan un refugio en el que guarecerse ante el avance de los muertos. Mientras Yara vuelve a trono de Sal, da permiso a Theon para ir a Invernalia. Puede que así se acabe redimiendo de manera definitiva. Otra vez.

■ CALIENTE

• Euron. La obsesión de este hombre con «follarse» a una reina no es normal. Y gracias a su desparpajo, cara dura e inconsciencia lo acaba consiguiendo, no sin antes arrancarle a Cersei la frase del capítulo. La verdad es que el hombre se lo ha currado. Se ha ido al otro lado del mar para llevar la Compañía Dorada hasta Desembarco del Rey. Eso sí, sin elefantes.

La impertinencia, arrogancia y valentía de Euron le han convertido en un personaje imprescindible. Ese momento en que pregunta a Cersei si lo hace mejor que su difunto o que el 'Matarreyes' es impagable. En general, las conversaciones de los dos son impagables y maravillosas. De principio a fin.

- Euron: La vida es aburrida

- Cersei: Tú no eres aburrido. Eso lo reconozco.

Y que lo digas, querida.

• Cersei.

- ¿Queréis una furcia? Compradla. ¿Queréis una reina? Ganadla

Porque Cersei es genio y figura. Porque sin hijos, sin Jaime, sin ataduras es la ambición en estado puro. La corona. Porque solo con Qyburn y la Montaña a su lado no hay quien le detenga, porque ellos le dan alas. Porque la cara que le dedica a Euron cuando éste le dice «pondré un príncipe en tu barriga» vale un potosí. En concreto el potosí de «Ya tengo pringado para hacer de padre de este, que ya llevo dentro, y es de Jaime, no tuyo, desgraciado».

Y su obsesión con los elefantes ha dado para algunos memes.

¿Quién es la reina, eh? ¿Eh?

• Sansa. ¿Quién es la reina? ¿Cersei? ¿Danenerys? No, Sansa. Esa manera de callarse lo que piensa en público, esa manera de decir lo que piensa en privado. Si eso no es ser reina yo ya no se.

«¿Doblaste la rodilla por El Norte o porque estás enamorado de ella?» Así zanja la conversación en la ella echa en cara a Jon que haya renunciado a la corona. Él, que tiene razones poderosas para hacer lo que hace -no se me ocurre mejor excusa que una invasión zombi- está más a Daenerys que a su propio reino. Y él lo sabe. Y se calla.

Sansa es, de manera oficial, el personaje más listo de la serie. Y lo demuesta con el revolcón intelectual a Tyrion. Conoce a Cersei mejor que él.

Pero su mejor momento fue:

- Tyrion: La última vez que hablamos fue en la boda de Joffrey. Un desastre.

- Sansa: Tuvo sus momentos.

* Hace falta una postada o un inciso o un añadido. A los caminantes blancos los llamarán caminantes pero caminar caminan más bien despacio: Jaime ha llegado de Desembarco a Invernalia, al niño señor Umber le ha dado tiempo a llegar a su castillo y a que le maten y a Beric Dondarrion y a Tormund les ha dado tiempo a salir de entre los escombros de El Muro y a llegar al Último Hogar. Eso sí, el ejército de muertos debe andar caminando en círculos porque todavía no ha llegado a Invernalia. O eso y son muy considerados y están esperando a que los vivos se reagrupen para cargárselos a todos juntos.

Aquí tenéis los mapas de Poniente para que veáis las distancias.

Pero queremos saber quién ha sido para ti el mejor del capítulo. ¡Vota!

¿Dónde está Brienne?