'Élite', la lucha de clases

'Élite', la lucha de clases

La segunda española para Netflix es un thriller adolescente algo previsible pero con vocación rebelde

M. E. García
M. E. GARCÍA

'Élite' quiere ser transgresora, trepidante, rebelde, turbia... y lo consigue más o menos. La segunda producción española para Netflix después de 'Las chicas del cable' se desliga de manera radical de ésta. Ramón Salazar (Piedras), que se ocupa de dirigir cinco capítulos y Dani de la Orden (El mejor verano de mi vida) que dirige los otros tres. Sus creadores son Carlos Montero (Física o Química) y el cocreador de 'Los Protegidos' Darío Madrona. En el reparto. caras conocidas de 'La casa de Papel' Miguel Herrán, María Pedraza y Jaime Lorente. Además participan el hijo de Ana Duato, Miguel Bernardeau, y la estrella mexicana Danna Paola.

Vaya por delante que el hecho de ser una serie 'adolescente' permite a sus creadores jugar con ciertos límites. Y es inevitable que recuerde a otras de temática similar: 'Gossip Girl', 'Rebelde Way', 'Riverdale', o si viajas en el tiempo hasta 'Sensación de Vivir'. Por recordar, hasta puede recordar a 'Por 13 razones' con su voz en off narrando la historia y una profundidad mayor en lo que al tratamiento de temas 'serios' se refiere.

Y es que a 'Élite' se le nota que es 'española, muy española y mucho española'. Su toque cañí con temas como la inmigración, el bulling o el conflicto entre clases. Porque repasemos el origen: 'Elite' se centra en la llegada de tres alumnos de clase media-baja a un colegio, 'Las Encinas' del que sale lo mejor de cada casa, después de que su insituto se haya derrumbado por su construcción defectuosa. Además, da la casualidad de que el constructor y arquitecto del instituto lleva a sus hijos a 'las Encinas' así que es su empresa la que beca a estos tres nuevos alumnos para que accedan a un mundo que les pilla muy lejos.

Y méritos tiene. Puede que 'Élite' haya hecho más pedagogía entre los jóvenes con el VIH que 100 campañas. Destila una cierta frescura y no por sus recurrentes escenas de sexo y drogas, que a estas alturas de la vida los desnudos ya no escandalizan a nadie. Quizás sean los motivos del sexo o de drogarse los que pueden escandalizar y llevar un pasito más allá a los espectadores.

Y podría ser mejor, eso también. 'Élite' es un tanto previsible, puede que por su estructura narrativa (eso de seguir una declaración policial y volver la vista atrás está muy visto y bastante mejor tratado en otras -'True Detective' ven a mi-) o porque muchos de sus personajes resultan excesivamente planos: Marina, Christian, Ander, Samuel... son algunos ejemplos y solo hablamos de los adolescentes ya que los adultos resultan totalmente anodidos del primero al último. Otros, sin embargo sí muestran una cierta progresión, sobre todo, Nadia y Guzmán. Puede que la relación entre los dos es uno de los puntos fuertes de Élite junto con el tratamiento de la homosexualidad o la mujer dentro de una familia musulmana o el ya mencionado VIH. Un VIH que no sufre un hombre homosexual o drogadicto sino una adolescente rica, blanca y heterosexual. Una chica que vive su enfermedad con naturalidad y solo es una circunstancia más de una vida realmente complicada y no por el VIH.

Otras veces la serie cae demasiado en los clichés. Los tópicos son buenos si se saben manejar, pero si no, aburren. Los padres ricos, corruptos y sin corazón; las madres florero sin voz ni voto en nada y el personaje de Marina (al margen del matiz del VIH), la niña rica, rebelde que quiere salirse del camino establecido no se sabe muy bien a qué obedecen. 'Élite' peca de rizar el rizo con alguna de sus situaciones al más puro estilo culebrón. Si no, ¿alguien puede explicar cómo pueden introducir en la trama a un musulmán, camello y gay?

Puede que la excepción a todo sea Lucrecia, Lu, para los amigos, que no puede tener un nombre más de mala. Y, efectivamente, ella, la mexicana protagoniza los momentos más culebroneros (porque 'Élite' tiene algo de culebrón adolescente) y resulta una mala entrañable, un personaje plano pero al que se le adivina un trasfondo mucho más complejo. Una mina a explotar en la próxima temporada que ya está confirmada.

'Élite' es una buena serie para maratonear, podría llegar a ser un referente generacional como 'Al Salir de Clase', 'Compañeros' o 'Física y Química', solo el tiempo lo dirá.

Tráiler

La banda sonora dota de personalidad a la serie. Y suena de todo de reguetón a Rosalía pasando por 'La Revolución Sexual' de 'La Casa Azul'.

'Elite' ya tiene hasta una sudadera

Temas

Netflix
 

Fotos

Vídeos