'La Barraca' contra la violencia de género

Patricia Jacas en un momento de su monólogo 'La mujer sola'./
Patricia Jacas en un momento de su monólogo 'La mujer sola'.

Seis pueblos de Valladolid acogen funciones ambulantes del monólogo 'La mujer sola'

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRA Valladolid

Con el espíritu de teatro ambulante y popular que ostentara en los pasados años treinta La Barraca de Lorca (y, en línea complementaria, el Teatro del Pueblo de Casona), la factoría cultural Martínez prorroga una ideología que fomenta lo que denominan la 'cultura de proximidad', que elimina distancia entre el artista y el espectador, y la traslada a un ciclo de seis funciones que, furgoneta mediante, se desarrollarán a lo largo de este fin de semana en respectivos pueblos de Valladolid. La actriz Patricia Jacas será la protagonista absoluta de la obra, un monólogo que vertebra el texto 'La mujer sola', firmado por Darío Fo y Franca Rame, en una gira que, además, se enmarca dentro del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

«Nos llamó la alcaldesa de Fuente-Olmedo para proponernos una idea, algo que se alejara de un panfleto en torno a la violencia de género», explicó Inés García-Albi, gestora y responsable de la factoría cultural Martínez. «Con nuestro espíritu de tono de proximidad, es la cultura la que va a la gente, y no al revés, recorriendo hasta seis pueblos con sus funciones en un fin de semana».

La gira dio comienzo el viernes 10 de mayo a las ocho de la tarde en el consistorio de Fuente-Olmedo, y este sábado continuará su recorrido por la mañana en la antigua escuela del pueblo de Aguasal, donde representarán a las 12.30 horas. La tarde se reparte entre los ayuntamientos de Almenara de Adaja y el municipio de Bocigas, donde la actuación tendrá lugar a las 17.00 y a las 20.00, respectivamente. Esta gira de 'La mujer sola' concluirá mañana domingo con espectáculos en el consistorio de Llano de Olmedo, a las 13.00, y en el Centro Social de Puras, a las 17.30.

Humor sin límites

Patricia Jacas retoma, tras su actuación en 'De una soledad muy parecida a la felicidad', de Svetlana Alexiévich, el monólogo con el que empezó su trayectoria artística: 'La mujer sola' que, a partir de un texto de Darío Fo y Franca Rame, vertebrará durante cuarenta minutos este espectáculo para los pueblos de Valladolid. «Va a ser una especie de maratón», dijo la actriz, con una mezcla de miedo y entusiasmo en la voz. «Hay mucha ilusión por ir con la 'troupe' y la 'furgo' para esta gira».

La obra vertebra en clave de un humor que no entiende de límites la historia de una mujer encerrada en casa por su hiperceloso marido, con un cuñado manco pervertido, postrado tras un accidente, un vecino mirón y acechante que le espía por la ventana, otro hombre que le llama por teléfono y le dice obscenidades y un joven que afirma que no puede vivir sin ella. «La protagonista tiene una carga sexual de la que no es consciente en su inocencia, y un día encerrada en su casa encuentra a una vecina con la que poder hablar y compartir sus miserias». El público escuchará así su desgarradora historia, narrada en un tono irónico y sarcástico que desdibuja lo triste en favor del humor puro y duro: «Se puede y se debe hacer humor con todo, como demuestran los judíos con sus chistes sobre el Holocausto. Se explican a sí mismos a través de sus tragedias y sus risas», sostiene la actriz.

Sobre su vínculo con la violencia de género, la actriz prefiere relacionarla con una situación más antigua: «No creo que lo que cuenta María, mi personaje, se reproduzca en 2019: esto está muy sociológicamente vinculado a los años setenta, en una Italia católica y en plena revolución». Con todo, es consciente del mecanismo universal del humor, que le permite construir un personaje empatizable; «una ingenua simpática que no se rinde ante sus desgracias, que sabe tirar hacia delante y que incluso en su huida sabe aceptar ciertas cosas con algo de resignación... aunque a veces también se rebela».