Recuperado un diario manuscrito sobre la vida cotidiana en el Valladolid de la invasión napoleónica

Aurora Mozo, donante del documento, junto al cronista de Valladolid, José Delfín Val, en el salón de recepciones del Ayuntamiento. /H. Sastre
Aurora Mozo, donante del documento, junto al cronista de Valladolid, José Delfín Val, en el salón de recepciones del Ayuntamiento. / H. Sastre

El Ayuntamiento publica en edición facsímil el documento de 60 páginas, escrito por el impresor local Manuel Aparicio entre 1807 y 1819 y donado por Aurora Mozo al Archivo Municipal

JESÚS BOMBÍNValladolid

Entre el 1 de febrero de 1807 y el 31 de enero de 1819, el impresor vallisoletano Manuel Aparicio dejó constancia por escrito de cómo era la vida cotidiana en la ciudad ocupada por el ejército de Napoleón durante la Guerra de la Independencia. Dicho manuscrito inédito ocupaba un mazo de 60 cuartillas escritas por ambas caras y ha sido donado por su propietaria, Aurora Mozo Martín, al Archivo Municipal, donde ha sido restaurado.

Ahora el Ayuntamiento ha publicado una edición facsimilar de dicho documento, titulado 'Diario de Valladolid durante la Guerra de la Independencia. Relación de los acaecimientos ocurridos en la ciudad de Valladolid desde el año de 1807', firmado por Manuel Aparicio.

El estudio premiliminar ha sido realizado por José Delfín Val, a quien Aurora Mozo dio a conocer el manuscrito, guardado durante los últimos treinta años en una vitrina de su domicilio, al que llegó procedente de la biblioteca de la casa de sus abuelos cuando decidió desocuparla tras su fallecimiento.

Portada del manuscrito.
Portada del manuscrito.

«El documento que publicamos en este volumen es un diario de la mal llamada Guerra de la Independencia, de la ocupación francesa sufrida por los españoles, en este caso en Valladolid, y ha permanecido durante alrededor de 200 años en la biblioteca de una casa de la calle Núñez de Arce, propiedad del médico Ángel Martín Vila, nacido en La Mudarra (Valladolid), casado con Severina Pérez Pérez, asturiana de Gijón. Su descubridora, conservadora y propietaria es Aurora Mozo Martín, su nieta», señala Delfín Val, cronista de la ciudad, autor de la investigación que a partir del nombre del autor del manuscrito se lanzó a rastrear datos sobre su persona en el Archivo Municipal, en el Diocesano y en el de Chancillería.

El libro, número 43 de la 'Colección de publicaciones municipales', se puede adquirir en librerías al precio de 11 euros, y en él se cuenta cómo era la vida en una ciudad que entonces contaba con 15.000 habitantes cuando fue invadida por un ejército de 20.000 soldados franceses. «El texto habla de varios episodios, entre ellos la llegada de Napoleón Bonaparte el 6 de enero de 1809 y los once días que estuvo hospedado en el Palacio Real, de cómo se arruinó mucha gente porque las tropas francesas pedían telas para los uniformes, comida, mantas, abrigos.... es un retrato de gran valor sobre cómo se vivió la invasión naopleónica en la ciudad», apunta Delfín Val.

La publicación ha sido presentada por el alcalde, Óscar Puente, quien elogió el «gesto generoso y comprometido de la propietaria del manuscrito, con el que contribuye a enriquecer el patrimonio histórico documental de la ciudad».