Patio Herreriano y MUSAC, entre la discordia territorial y el arte contemporáneo

Edificio del Museo de Arte Contemporáneo en Castilla y León (MUSAC), en la capital leonesa. /El Norte
Edificio del Museo de Arte Contemporáneo en Castilla y León (MUSAC), en la capital leonesa. / El Norte

La disputa política regional ha puesto el foco de los agravios en la creación, la gestión y el proyecto de ambos museos

JESÚS BOMBÍNValladolid

El Museo Patio Herreriano y el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) arrastran tras de sí un halo de polémica que en ocasiones ha trascendido más allá de la necesaria actualidad en materia de exposiciones y artistas. La pinacoteca ubicada en Valladolid ha concluido recientemente el concurso para elegir dirección tras la destitución en 2016 de Cristina Fontaneda, en tanto que el que tiene su sede en León está dirigido por Manuel Olveira desde que en 2013 sustituyó a Eva González Sancho, quien dimitió alegando «falta de autonomía artística y administrativa».

Recientemente ambos museos han sido objeto de una polémica, encendida a raíz de un artículo firmado en este diario por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, titulado 'El populismo localista en Castilla y León'. En él reclamaba a la Junta «una apuesta más decidida por Valladolid» y reprochaba la «nefasta política inversora» de la Administración regional. Para ilustrar tal aseveración, citó que «el MUSAC se construyó porque en Valladolid se inauguró tres años antes otro museo de arte contemporáneo, el Patio Herreriano». Y añadió que el presupuesto del centro leonés equivale al de la Seminci, el Teatro Calderón, el Museo de la Ciencia y el Patio Herreriano juntos.

Fachada del Museo Patio Herreriano, en Valladolid.
Fachada del Museo Patio Herreriano, en Valladolid. / Henar Sastre

Añadía a mayores que «ni el MUSAC ni nada de lo que se ha hecho ha servido para mejorar las cifras de turistas que recibe León, y que en el año en el que ha sido capital gastronómica de España ha perdido un 15% de visitantes, mientras Valladolid alcanzaba su cifra histórica».

El artículo desató una ola de críticas desde el ámbito político y social leonés y fue contestado siete días después por el vicepresidente y consejero de Presidencia de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, arguyendo que el museo con sede en León cuenta con un presupuesto de 5,1 millones de euros, de los cuales 2,8 millones son para pagar la adquisición del inmueble. «En equivalencia real, de presupuesto, el Patio Herreriano tiene un coste anual de 1,3 millones y el MUSAC, de 2,3 millones, pero incluso hecha así, la comparación es odiosa, pues ambos museos son completamente distintos». Argüía también que mientras la pinacoteca vallisoletana cuenta con entrada gratuita que ha disparado sus visitas, acceder a la leonesa cuesta tres euros.

Más allá de las opiniones y de que ambos museos fueron concebidos en un período en plena efervescencia del 'efecto Guggenheim', primando en las agendas políticas de las instituciones proyectos museísticos de envergadura en los que se construía pensando más en el continente que en el contenido, lo cierto es que ambas pinacotecas siguen a la busca de un más papel rotundo y activo en el ámbito cultural.

Con todo, las historias de ambos centros ofrecen más diferencias que parecidos. El Museo Patio Hereriano fue inaugurado en 2002, tras la rehabilitación de uno de los claustros del monasterio de San Benito (costó unos seis millones de euros, buena parte de ellos procedentes de financiación europea) y custodia un millar de obras depositadas por la Asociación Colección Arte Contemporáneo, integrada por una veintena de empresas propietarias de las piezas, cedidas a través de un comodato renovado el año pasado.

Para erigir el MUSAC se optó por un edificio en construcción, inaugurado en 2005 y cuyo coste total es de 37,5 millones de euros, un montante pagado en anualidades que se ha acabado de abonar este año. Llenarlo de contenido ha requerido hasta la fecha una inversión de 13,8 millones de euros con la adquisición de 1.043 obras de 487 artistas (132 de ellas de 44 creadores de Castilla y León). Además, dispone en depósito de 291 piezas de la colección de arte contemporáneo de Castilla y León.

Pinacotecas a la espera de compartir ideas y exposiciones

El exsenador del PP Alberto Gutiérrez Alberca puso en marcha el Patio Herreriano durante su etapa como concejal de Cultura de Valladolid, y el MUSAC, siendo director general de Promoción e Instituciones Culturales de la Junta de Castilla y León. «Ambos museos no tienen nada que ver y apenas ha habido entendimiento entre ambos porque sus directores en los primeros tiempos no quisieron; en su momento se les ofreció un proyecto cultural y turístico para hacer exposiciones conjuntas con el DA2 de Salamanca y el Esteban Vicente de Segovia en torno a la colección de Patricia Phelps de Cisneros y no hubo manera», recuerda remarcando que «la principal inversión cultural de la Junta en Valladolid es la OSCyL y el Centro Cultural Miguel Delibes».

La presidenta de la Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León, Begoña Rodríguez, está convencida de que se ha abierto un nuevo tiempo que obliga a ambos museos a entenderse: «Todo ha de ser colaborativo para mejorar audiencias; no en clave de competencia, y más en la cultura».

«Hay que reseñar que la política de museos en Castilla y León apuesta por un reparto territorial, al igual que en muchas otras cuestiones», sostiene Mar Sancho, directora general de Políticas Culturales de la Junta. «En su día se decidió impulsar el Museo de la Evolución Humana en Burgos por su relación con Atapuerca, el Museo Etnográfico de Castilla y León está en Zamora, el Palacio de Quintanar de Segovia se vinculó a innovación y diseño, la Filmoteca regional en Salamanca... Al final se busca un equilibro territorial en infraestructuras y proyectos culturales que tiene su reflejo en todas las provincias».

Añade también que las comparaciones en la gestión de ambos centros «guardan un componente subjetivo, porque cada museo tiene características diferentes; el ámbito del MUSAC es regional, no es de ciudad, es el museo cabecera en arte contemporáneo de Castilla y León, y tiene una dimensión regional más amplia, así como una proyección nacional e internacional porque normalmente produce sus propias exposiciones, cada año suele vertebrar un eje temático y esas muestras después son solicitadas por otros centros. Y otra cuestión fundamental es la tipología de la colección custodiada, en este caso una colección propia, de todos los castellanos y leoneses. El MUSAC gestiona y pone en valor la colección pública y eso supone una tipología de gestión distinta a la del Patio Herreriano, con un fondo artístico privado».

Enfoques y artistas

Otro de los rasgos que, en opinión de Mar Sancho, otorgan al centro leonés una gestión diferenciada es su enfoque a la difusión del arte contemporáneo a través del Laboratorio 987 y las ayudas a la creación de proyectos regionales o «la combinación de artistas internacionales de relevancia abriendo también espacio a los de Castilla y León; el MUSAC y el Herreriano tienen en común el nexo del apellido contemporáneo, pero su espíritu de trabajo es distinto».

MUSAC

Año de creación:
2005
Colección permanente:
1.043 obras.
Visitas en 2018:
64.714
3 euros:
Coste de construcción del edificio
37,5 millones:
Coste de construcción del edificio
Coste de construcción del edificio:
37,5 millones
5.149.292 euros:
(2.856.497 euros corresponden al arrendamiento financiero del edificio, un importe por cuya adquisición se realiza este año el último pago)
Trabajadores:
12 de personal propio 28 de empresas de servicios

Patrio Herreriano

Año de creación:
2002
Colección permanente:
1.100 obras cedidas en depósito por la Colección Arte Contemporáneo, integrada por una veintena de empresas.
Visitas en 2018:
105.383
Precio de la entrada:
gratuita
Coste de la rehabilitación del edificio en uno de los claustros de San Benito:
6 millones
Presupuesto 2018:
1.395.754 euros
Trabajadores:
6 de personal propio y 14 de empresas de servicios

Desde la Concejalía de Cultura y Turismo de Valladolid su titular, Ana Redondo, constata que la Administración regional atiende «fundamentalmente a sus propios espacios, como el Auditorio Miguel Delibes, pero no apoya otros como el LAVA, el Teatro Calderón o la Seminci, que tienen una función cultural evidente, con un respaldo social garantizado, que vienen desempeñando unas actividades culturales con gran reconocimiento por el Observatorio Nacional de la Cultura en España, por lo que deberían tener un apoyo más decidido por parte de la Junta de Castilla y León».

Apunta también Ana Redondo que la Administración regional sí tiene una apuesta por sus espacios culturales en la ciudad, aunque echa en falta coordinación para evitar que unas actividades solapen su programación con la de otras instituciones y colectivos. «Ahora el Centro Cultural Miguel Delibes se está dedicando también al teatro en una ciudad que ya cuenta con una gran oferta de salas dedicadas a la escena, por ello sería necesario realizar un estudio real sobre las necesidades culturales y la variedad de la programación que se ofrece a los ciudadanos. Yo sí lo echo en falta y no solo para Valladolid, sino para todos los castellanos y leoneses».

En el capítulo de reproches abunda Redondo en que el reparto de inversiones culturales en cada provincia se ha orientado «a dar un poquitín y eso no es política cultural, ni una apuesta seria, completa ni coordinada para que las administraciones podamos compartir tanto la planificación de actividades como detectar las que necesitan una especial aportación». Y sobre el Patio Herreriano, asegura que el proyecto del nuevo director, Javier Hontoria, buscará estrechar conexiones «no solo con el MUSAC, sino con otros museos de Castilla y León, nacionales e internacionales, una línea de conectividad imprescindible».