Ensemble-UMUVA, la orquesta en prácticas

La joven orquesta en uno de sus encuentros. /El Norte
La joven orquesta en uno de sus encuentros. / El Norte

El proyecto pretende enseñar a sus alumnos cómo se trabaja en una sinfónica profesional

ADOLFO PÉREZ VEGAValladolid

Aunque a todos nos gusta la música, la mayoría de gente no es consciente del trabajo, estudio y dedicación que hay detrás de ella. La teoría músical es importante, pero más de una vez se hace complicada para los jóvenes. Miguel Repiso Iria Iglesias pretenden aligerar este espeso aprendizaje, acompañándolo con la práctica más cercana a la realidad, a traves de Ensemble-UMUVA.

Este proyecto, enteramente privado y dirigido por sus creadores, tiene un fin pedagógico. Pretende que sus jóvenes Mozart's aprendan como se debe trabajar en una orquesta filarmónica, cómo hacen las cosas aquellos músicos a los que aspiran convertirse.

Quieren trasladar la profesión a los chavales y 35 jóvenes están más que dispuestos a aprender. Para ello, las enseñanzas del proyecto no solo están centradas en como deben tocar su intrumento. También deben cantar. Ambas formaciones, la instrumental y la vocal, están enfocadas a «que su formación sea completa» indica Miguel, uno de los coordinadores del proyecto.

Él y su mujer, Iria Iglesias, son los encargados de hacer que estos pequeños cantautores e instrumentistas adquieran los conocimientos adecuados. Ellos tienen la suerte, según sus propias palabras, de que sus vidas estén entrelazadas desde hace mucho tiempo. Ambos se conocieron con tan solo 10 años en el conservatorio, mientras aprendían sobre lenguaje musical y empezaban timidamente en el mundo de los coros.

«Pretendemos que su formación sea completa» Miguel Repiso, director de la escuela

Hace años que son pareja. Juntos, entraron en 2008 a la Joven Orquesta Sinfónica de Castilla y León (JOSCyL) y crearon, junto con unos amigos, un grupo de música de cámara Scherzo. Pero su sueño era enseñar música y a ellos han conseguido dedicarse.

Para que el objetivo de Ensemble-UMUVA se cumpla a la perfección, han ideado un modo de trabajo muy particular. «En vez de realizar clases semanales de una hora al día dos días a la semana, como hacen otras escuelas de música, nosotros hacemos 'encuentros'» aclara Miguel.

Dichos 'encuentros', que se realizan anualmente (de momento), consisten en jornadas intensivas de varios días; en los que los jóvenes pueden impregnarse de música, empapar sus cerebros de melodías y acordes. Esto hace que los chicos y chicas tengan que convivir, hablar, ayudarse mutuamente, lo que potencia sus capacidades cognitivas. Un plan maestro para auxiliar el aprendizaje.

El nombre de Ensemble-UMUVA viene de esto. Ensemble, porque pretenden aunar una enseñanza vocal y músical en jornadas largas. Y UMUVA, de la escuela de música que regentan Iria y Miguel en Parquesol, en un bajo de la calle Adolfo Miaja de la Muela número 5.

UMUVA responde a las siglas 'Unión de Músicos de Valladolid'

Cuando se le pregunta a este compositor por el nombre tan característico que ostenta su escuela musical, explica que responde a las siglas 'Unión Musical de Valladolid'. Con ilusión, declara que es un tributo, un homenaje a las antiguas agrupaciones musicales pronvinciales que hacían llegar cantos y melodías al pueblo.

Iria y Miguel compaginan sus vidas de músicos profesionales, el como clarinetista y ella como flautista, con su escuela de música y el original proyecto de enseñanza que llevan a cabo en ella. Sin embargo, su plan es aumentar la frecuencia de los encuentro. Pretenden hacerlos semestrales o incluso tres por año. Quizás, la próxima colaboración que tienen pendiente con el Ayuntamiento de Valladolid les ayude a ellos. Sea como sea, seguro que los alumnos de Ensemble-UMUVA nunca dejarán de aprender.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos