Luz y Norte cantan los 'tonos humanos' que escuchó Cervantes

Sara Águeda, arpa, Víctor Sordo,tenor, Daniel Garay, percusión, y Calia Álvarez, viola da gamba. /
Sara Águeda, arpa, Víctor Sordo,tenor, Daniel Garay, percusión, y Calia Álvarez, viola da gamba.

El grupo de cámara participa con su programa 'Veo yo los ojos bellos' en el ciclo de Juventudes Musicales el sábado

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Juventudes Musicales retoma su programación en 2019 con el concierto este sábado de Luz y Norte, un trío que en esta ocasión cuenta con el refuerzo de la percusión. El conjunto trae su programa 'Veo yo los ojos bellos', dedicado a la música que acompañó el teatro barroco español con especial atención a las canciones relacionadas con las obras de Cervantes.

Sara Águeda dedicada a las arpas históricas, Calia Álvarez, viola da gamba, y Víctor Sordo, tenor, son el trío fundacional, ayudados por Daniel Garay, percusionista. «En el XVII los músicos componían tonos humanos para el teatro y tonos divinos, para el culto. Pero como eran muchas veces los mismos compositores, a los tonos humanos les cambiaban media docena de palabras y el canto a una enamorada se transformaba en una loa a la Virgen. La línea entre ambos géneros era muy delgada», explica Sara.

'Veo tus ojos bellos' es el inicio de una alocución de Erastro en la novela 'La Galatea', de Cervantes. «Buscamos canciones que comparten tema con obras de Cervantes. Entonces solía haber música a la entrada y salida del teatro para tapar el ruido de la tramoya, en los entremeses y en algunas escenas indicadas en cursiva en los manuscritos originales de Calderón, de Tirso. Hasta hay personajes que cantan. No era música accidental, sino intencionada», explica Águeda.

Amortizar proyectos

'Veo tus ojos bellos' se convirtió en un disco. «Trabajamos con material ya transcrito por músicos del CSIC. Hay mucha música transcrita pero no interpretada en la Biblioteca Nacional. Nuestra trabajo es de estructuración, de selección, de buscar el afecto de la música seleccionada». A este programa cervantino, le siguió otro en torno a 'La historia de un marino', «un viaje ficticio, emocional» y otro de música sacra. «Casi todos estamos en otras agrupaciones, por suerte no nos falta trabajo, pero eso nos resta tiempo para nuestro proyecto», aclara Sara. Asidua de los escenarios y la música francesa, Sara siente que «sí hay en España público para la música antigua, porque nos mueves fácilmente, porque tiene muchos elementos folklóricos que nos son familiares. Pero si comparo con Francia, en España se montan proyectos con mucho esfuerzo para hacerlos una o dos veces, no se amortizan».

Sábado, 19. Teatro Calderón, sala Delibes. 20:00 h. Entrada general, once euros.