Tangerina, un planeta contra los prejuicios

Madalena Matoso, en su mesa de trabajo. /El Norte
Madalena Matoso, en su mesa de trabajo. / El Norte

Madalena Matoso fundó con sus amigos un estudio de diseño que revolucionó el álbum infantil en Portugal

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Desde niña dibujó, «hacía historias para regalar», cuenta Madalena Matoso (Lisboa, 1974). La cofundadora del estudio Planeta Tangerina es una de las ilustradoras que participan en el IV Vilustrado. Imparte un taller en el festival de los ilustradores en que planteará «una experiencia a partir de las sombras, de recortar siluetas para crear una narrativa gráfica que sea un pequeño libro en armonio».

Matoso estudió diseño gráfico y en seguida fundó con Isabel Minhós Martions y Bernardo P. Carvalho el estudio Planeta Tangerina. «Empezamos con proyectos para distintas empresas, también algún álbum. Nos llamaban la atención los prejuicios sobre la infancia, queríamos hacer algo diferente pero arriesgando nuestro dinero no el ajeno. Para eso necesitábamos más tiempo, trabajar más despacio, más libremente, y con idea de hacer álbumes de vida más larga», cuenta Matoso. A mediados de la primera década del siglo XXI «en Portugal no había producción propia, se importaban álbumes ingleses y se reeditaban los cuentos tradicionales. Así que dentro de la empresa Planeta Tangerina decidimos montar una editorial en la que el trabajo del autor y del ilustrador mantuviera un diálogo, en el que ambos lenguajes caminaran unidos. Era una actividad secundaria dentro del estudio pero los libros empezaron a ser bien recibidos y hoy en día la editorial concentra el mayor peso del estudio».

Planeta Tangerina no distingue entre el trabajo del diseñador y del ilustrador. «Todo forma parte de nuestra manera de ver el libro, hacemos la creación, la producción, la distribución, somos conscientes de lo que queremos como editorial, de nuestro pasado y de nuestro futuro», dice Matoso que habla siempre en plural. Cumplió el sueño de trabajar con sus amigos, «esa es la mejor parte porque aunque a veces tengamos opiniones distintas, compartimos las mismas prioridades, siempre estamos en sintonía». De hecho Matoso viene a Valladolid siguiendo los pasos de su colega Bernardo P. Carvalho, quien participó en el Vilustrado de 2016.

Madalena, Premio Nacional de Ilustración de Portugal en 2008, disfruta mezclando papeles, «las ideas vienen de ahí, aunque no solo, me gusta experimentar. También trabajo a veces con máscaras. Me gusta que cada libro encuentre su camino y la técnica es parte de ese proceso. La cabeza, la forma de pensar es la misma lo que cambia es la técnica». Madalena ha publicado en español 'El libro que hace clap' y 'Comerse el tarro', en la editorial Fulgencio Pimentel, o 'Magia!', en Txalaparta, entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos