El incendio de Notre Dame aviva el interés por los planes de emergencia del patrimonio

Técnicos de patrimonio, bomberos y Guardia Civil, en la presentación del plan de salvaguarda de la iglesia de San Millán en Oncala (Soria). El Norte/
Técnicos de patrimonio, bomberos y Guardia Civil, en la presentación del plan de salvaguarda de la iglesia de San Millán en Oncala (Soria). El Norte

Castilla y León, Galicia, Asturias,La Rioja y Andalucía coordinarán medidas para la salvaguarda de monumentos y arte

Jesús Bombín
JESÚS BOMBÍN

«Desde que se quemó la iglesia de Notre Dame, esto es un no parar». En la Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias en el Patrimonio Cultural de Castilla y León (Ugrecyl), Cristina Escudero constata que, a raíz de la catástrofe que se vivió en París el 15 de abril, «ha surgido un mayor grado de conciencia alrededor del patrimonio, la gente se ha dado cuenta de su elevado componente emocional».

De hecho, los incendios en la catedral parisina y el Museo Nacional de Brasil están en el origen de la convocatoria de un grupo de trabajo que el pasado lunes reunió en Valladolid a expertos en patrimonio de Galicia, Andalucía, Asturias y La Rioja interesados en conocer el trabajo que viene desarrollando la Ugrecyl y los planes de emergencia.

Los tapices de Oncala (Soria), primer BIC rural con plan de protección

La iglesia de San Millán-Museo de Tapices de Oncala (Soria) cuenta desde el 15 de mayo con un plan de protección y salvaguarda en el que se contemplan medidas preventivas que den respuesta en caso de emergencia a los riesgos potenciales del edificio, su colección, ubicación e instalaciones.

Con un censo de apenas setenta vecinos, en Oncala se custodia «una de las colecciones de tapices flamencos más sorprendentes de Europa», según la Junta de Castilla y León. Los ocho tapices se basan en los cartones encargados por la Infanta Isabel Clara Eugenia a Pedro Pablo Rubens en 1625 para un conjunto destinado al Convento de las Descalzas Reales de Madrid.

El terremoto de Lorca en 2011 convirtió la protección del patrimonio en un asunto de Estado y en Castilal y León dio lugar a la creación de una entidad pionera, Ugrecyl, desde la que se ha realizado una labor de coordinación con la Unidad Militar de Emergencias, agentes de patrimonio, fuerzas de seguridad, bomberos y diversos colectivos que participan en cursos de formación y recopilación de datos. «Ugrecyl trabaja el ciclo completo de la emergencia, desde la prevención a la respuesta y recuperación con técnicos adecuadamente preparados», detalla Cristina Escudero. «Las imágenes de Notre Dame han revuelto muchas conciencias; los incendios suceden de manera más habitual en ermitas y pequeñas iglesias de zonas rurales y, de repente, hemos visto cómo un edificio con gran valor simbólico tampoco se libra de ese riesgo». En Castilla y León cuentan con un plan de protección y salvaguarda la iglesia de San Miguel y San Julián, en Valladolid –edificada entre los siglos XVI y XVII y que alberga más de 700 obras de arte– y la iglesia de San Millán-Museo de Oncala (Soria), en tanto que están en marcha los planes del Museo de Segovia y el del Monasterio de Santa María de Huerta (Soria).

En España solo cuentan con este tipo de planes los edificios de Ávila calificados como Bien de Interés Cultural y, bajo el amparo del Plan Nacional de Emergencias, las sedes del Instituto de Patrimonio Cultural de España y del Museo Nacional de Antropología. Entre los grandes museos, el Thyssen ha diseñado su propio plan, y El Prado y el Reina Sofía están elaborándolos.