Bob Dylan y Álex de la Iglesia se abren paso en las bibliotecas de Castilla y León

Carmen Herrero, responsable de la sección de Audiovisuales, muestra la discografía completa de Bob Dylan en deuvedé. Henar Sastre/
Carmen Herrero, responsable de la sección de Audiovisuales, muestra la discografía completa de Bob Dylan en deuvedé. Henar Sastre

Las salas de préstamo de la comunidad especializan su oferta con discografías y filmografías completas de cantantes y cineastas para dar a conocer sus colecciones y atraer a más jóvenes

JESÚS BOMBÍNValladolid

Pocas entidades pueden presumir en Castilla y León de contar con 1.199.658 carnés de asociados. Las bibliotecas reúnen esa masa de usuarios en las nueve provincias, lo que ha convertido estos centros en uno de los principales fotos de movilización cultural con actividades de animación a la lectura, clubes de lectores y préstamos de documentos escritos, sonoros o audiovisuales. Aunque los libros copan buena parte de las visitas a las 318 bibliotecas y servicios de la red de bibliobuses, sus salas guardan una oferta de cine y música que pasa por ser la gran desconocida, a menudo devorada por el protagonismo del papel en las estanterías.

«Que la gente tenga claro que aquí hay de todo y para todos: tenemos en nuestras salas la historia del cine y de la música, en cedé, deuvedé, vinilo y VHS, descrita y contextualizada, aunque muchos lo desconocen». Con su lamento José Lorenzo, director de la Biblioteca de Castilla y León en Valladolid, se refiere a los 1.570 audios de músicas del mundo –desde la étnica, la cumbia y los mariachis al sitar o las melodías celtas o sefardíes–, a los 260 de cantautores (de mayo del 68, Paco Ibáñez o Serrat a los Rozalén y Marwan, entre los más actuales)–, o la música ambiental (new age, chillout, acústica con ritmos de Ryuichi Sakamoto, Einaudi, Enya o Vangelis), electrónica (David Guetta, Avici, We Are Standar, Carla o Aries)..., así hasta un amplio muestrario de flamenco, jazz y blues, pop, rock y, por descontado, clásica.

Dos jóvenes leen partituras de la colección de la Biblioteca de Castilla y León.
Dos jóvenes leen partituras de la colección de la Biblioteca de Castilla y León. / Henar Sastre

«Frente al consumo de cine y música en las plataformas digitales, muy segmentado, aquí ofrecemos la obra completa de muchos autores y le damos contexto con información que aportamos para comprenderla y valorarla con más criterio», sostiene Lorenzo. En las salas se ha hecho hueco a discografías completas de los Rolling Stones, The Beatles, Bob Dylan, Lou Reed, David Bowie, Billie Hollyday, Frank Sinatra, Brahms, Beethoven.... «y hasta hemos creado una sección dedicada a los artistas de la 'Movida' madrileña de los ochenta, y otra al Sonorama con los grupos indie del panorama nacional», explica Carmen Herrero, responsable de la sección de audiovisuales.

Los nostálgicos del vinilo han de conformarse con escuchar los discos en las salas, no pueden llevárselos a sus casas. Su conservación requiere limpiezas especiales periódicas y el riesgo de deterioro es más grande que el de cedés y deuvedés. De ahí que exista a disposición de los usuarios una colección no prestable de 4.303 fondos sonoros relacionados con Castilla y León que llegan a través de depósito legal (obligación de los editores de entregar ejemplares para su preservación), compra y donación en formatos de casetes, cedés, discos de pizarra y vinilo con grabaciones de Joaquín Díaz, Amancio Prada, Los Cardiacos o temas grabados en el Auditorio Miguel delibes.

Acceso a las películas premiadas en la Seminci

Una de las colecciones menos conocidas entre la oferta de préstamos de las bibliotecas es la dedicada a las películas exhibidas en la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Desde la Biblioteca Pública de Castilla y León se han encargado de reunir los títulos que aparecen en el palmarés de premios desde los años noventa. «Hacerse con ellas no resulta fácil, pues hay películas que si no llegan a los cines o dejan de distribuirse cuesta seguirles el rastro para poder comprarlas», explica José Lorenzo. «Mucha gente se queda sin ver filmes durante la semana de celebración de la Seminci y no sabe que puede llevarse títulos a su casa el resto del año». Además de las películas, en una de las salas se exhiben carteles relacionados con el festival.

Una de las colecciones que suele pasar más desapercibida es la de partituras musicales, que se exponen en diferentes versiones y ediciones, con arreglos y transcripciones de varios autores, en versiones para piano o con otros instrumentos. «Estos documentos recolectados entre diversas épocas y estilos ofrecen una representación completa de la cultura y la historia de la música», señala José Lorenzo, interesado en que los usuarios sepan que desde el fondo documental pueden descubrir nuevos artistas, estilos, sellos discográficos o tendencias. «El siglo XXI comenzó con la industria de la música seriamente tocada por la piratería y las descargas ilegales en un sector en el que Internet había propiciado un nuevo modelo de consumo; sin embargo, el formato físico parece que recupera su espacio, como indica que el año pasado se hicieran un total de 18.923 préstamos de piezas sonoras, un 10% más que el año anterior».

En paralelo a la música, el cine también se está abriendo paso con fuerza entre los préstamos, con una colección clasificada en varios géneros que solo en la Biblioteca de Castilla y León en Valladolid reúne 198 títulos de animación, 371 de aventuras, casi 200 de filmes bélicos, otros tantos de ciencia ficción, 300 documentales, un millar de comedias, más de 2.000 dramas, 330 filmes de temática histórica, 157 de cine musical, 300 de género negro y casi 600 de intriga y 165 de terror. En la sección cinematográfica se hace hueco al formato de 'Blu-ray' con 80 unidades y a los cortometrajes con 30 películas. Además, el apartado de cinematografía española reúne casi 900 películas. Y las series, tan seguidas desde plataformas digitales, cuentan con 1.300 títulos como 'True detective', 'Los Soprano', 'Juego de tronos' o 'Yo Claudio'. También la especialización abarca tendencias cinematográficas como el neorrealismo italiano o el cine negro francés. «Intentamos profundizar en la evolución del cine y en las distintas cinematografías», alega Carmen Herrero.

Aunque más allá de ampliar la oferta de cintas gracias a compras y al creciente número de donaciones, el servicio se centra ahora en ofrecer filmografías completas de cineastas como Dreyer, Melville, Buster Keaton, Eisenstein, Gance, Griffith, Chaplin, John Ford, Pedro Almodóvar, Álex de la Iglesia, Lang o Murnau, entre otros. También se agrupan los títulos en torno al cine oriental o las temáticas de poder y política, y destacan películas que copan la atención de los usuarios, como 'Centauros del desierto', de John Ford, con más de trescientos préstamos, aunque la palma se la lleva 'Memorias de África', de Sidney Pollack, con casi cuatrocientos usuarios que la han demandado.

Para atraer al público más joven también se ha puesto el foco en ampliar el muestrario de videojuegos (unos trescientos) en las versiones de PS3, PS4, X Box One, Wii y Nintendo Scwitch.

Las 318 bibliotecas y servicios de bibliobuses que operan en las nueve provincias están atendidas por 748 personas en un servicio que depende de ayuntamientos, diputaciones y de la Junta de Castilla y León. A través de su carné, por la Red los usuarios pueden acceder al fondo documental de más de 7,6 millones de libros, publicaciones, música y cine en diferentes formatos que se custodian en las bibliotecas públicas de la región y recibir la pieza solicitada en su sala más cercana.

La semana de plazo que de los préstamos de películas y audios se va a ampliar próximamente. Es otra de las medidas para enganchar a un público al que se busca adentrar en unas colecciones que crecen cada mes gracias a donaciones y adquisiciones.