Letras y dibujos para explicar ‘El Quijote’ a «chicos y no tan chicos»

Nuria Martín, Susana Saura y Ramón García posan junto al libro, tras su presentación en el centro e-LEA de Urueña./
Nuria Martín, Susana Saura y Ramón García posan junto al libro, tras su presentación en el centro e-LEA de Urueña.

Ramón García y Susana Saura presentan en Urueña su libro, que desvela las claves de la obra de Cervantes siguiendo el abecedario

TAMARA CRESPOURUEÑA

Veintitantas letras, las del abecedario español, son las que Ramón García ha empleado junto a la ilustradora Susana Saura para explicar El Quijote «a chicos y no tan chicos». El Centro e-LEA Miguel Delibes de la Villa del Libro de Urueña acogió ayer la presentación de El Quijote en veintitantas letras, editado por la Diputación de Valladolid como parte de las actividades de conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

A la presentación acudieron el presidente de la institución provincial, Jesús Julio Carnero; la diputada de Cultura, Inmaculada Toledano; el alcalde de Urueña, Francisco Rodríguez, y el etnógrafo Joaquín Díaz, entre otros. Carnero señaló lo «especial» de una fecha como la del 23 de abril, en la que se celebran el Día de la Comunidad, el Día de las Letras y, en esta ocasión, los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes.

«En El Quijote se encuentra todo, es una escuela de vida», subrayó, para afirmar, respecto a la obra presentada, que de alguna manera «completa el homenaje a la figura del insigne escritor». A su modo de ver, el libro de García y Saura «cuenta muchísimas cosas de El Quijote, pero sobre todo, su esencia». «Es un libro que me encanta por su idea, por su predisposición sobre todo de cara a los más pequeños, por las letras, por las primorosas ilustraciones de Susana, que a buen seguro adentrarán a muchos niños en El Quijote», concluyó.

Por su parte, el autor relató la anécdota de cómo en una visita el día anterior al aula hospitalaria del Clínico, un niño de unos 9 años le explicó que el Día del Libro se celebra el 23 de abril «porque Cervantes murió el 22 pero le enterraron el 23» y que en 2016 «conmemoramos el 400 aniversario de su muerte o, dicho de otra manera, dos veces bicentenario». «Los niños son más listos que listos», apuntó. «Este libro es dijo García un puro juego, Susana Saura con sus extraordinarios dibujos, y yo con mis humorísticos y desinhibidos versos, nos propusimos elaborar eso, un libro-juego».

Por pura diversión

«Meter la inmortal novela, con sus mil aventuras y mil personajes, en veintitantas palabras ya sería mérito bromeó, pero nos hemos atrevido a más, a hacerlo en veintitantas letras y lo hemos hecho por pura diversión». Más allá de las interpretaciones de El Quijote, García se queda con la invitación de Cervantes al «desocupado lector», al que se dirige al comienzo de su obra para instarle a pasárselo bien, «y hasta a que le entre la risa de vez en cuando».

«Don Miguel no quiso hacer un libro serio, sino todo lo contrario, y escribió para el comienzo de su obra unos versillos llenos de humor y de retranca que demuestran bien a las claras sus intenciones». Así, García ha creado su propio y divertido «abecedario quijotesco», lo ha versificado y Saura, en palabras del autor, lo ha «miniado» con la «maestría de los monjes de los monasterios medievales».

El acto finalizó con una divertida dramatización, una lectura de varios de los poemas del libro, protagonizada por la actriz Nuria Martín y el propio autor, que hicieron cantar a los asistentes.

Carnero recordó que el ciclo de conferencias organizado en la Villa del Libro para conmemorar la efeméride cervantina, que comenzó con el escritor José Jiménez Lozano y el dramaturgo Luis Alonso de Santos, continuará la semana próxima, recordó el presidente de la Diputación, con una ponencia del poeta Luis Alberto de Cuenca sobre la vertiente poética de la obra de Cervantes.

 

Fotos

Vídeos