El libertador de Cervantes, Fray Juan Gil, convierte a Arévalo en una ciudad volcada con el autor de 'El Quijote'

Fray Juan Gil junto a Cervantes en la eposición 'En un lugar de La Moraña'. /
Fray Juan Gil junto a Cervantes en la eposición 'En un lugar de La Moraña'.

Tres exposiciones y varios actos literarios centran la vida de la ciudad en torno al 23 de abril con motivo del centenario de la muerte del novelista

FERNANDO G. MURIEL

En un rincón de Arévalo, nació un fraile de cuyo nombre Miguel de Cervantes siempre quiso acordarse. Se trata de Fray Juan Gil, el religioso de la orden de la Santísima Trinidad que le redimió de su cautiverio en Argel in extremis, cuando el novelista iba a ser trasladado a Constantinopla. Gracias a labor del religioso arevalense, Cervantes pudo realizar su obra literaria a su vuelta a España, y de esta forma dejarnos un legado, que 400 años después de su muerte sigue muy vivo, no sólo en esa novela tan universal como es 'El Quijote', sino en toda su obra.

A lo largo de este 2016, son muchas las ciudades y pueblos que relacionadas con la vida y obra de Miguel de Cervantes, reivindicando su relación y celebrando actividades para conmemorar el cuarto centenario de la muerte del novelista que para muchos es el genio más grande que han dado las letras españolas. Arévalo, es uno de estos municipios, ya que aunque no es una de las poblaciones en las que el literato vivió, el hecho de que Fray Juan Gil naciera y muriera en ella, y por la relevancia que este religioso tuvo en su vida, si que tiene una relación con Miguel de Cervantes, y de forma especial con su obra.

Por este motivo, Arévalo ha querido unir a la figura de uno de sus hijos más queridos, el fraile que redimió de su cautiverio al escritor para dar su aportación al centenario de la muerte del novelista. No cabe duda de la encomiable labor realizada por el trinitario para que el nueve de septiembre de 1580, Miguel de Cervantes abandonara iniciando entre ambos una buena relación, y de cuya labor libertadora, dio cuenta el escritor en su comedia 'El tratado de Argel' o en su novela 'La española inglesa'.

De esta forma, el fin de semana del 23 de abril, fecha en la que se conmemoran los 400 años del fallecimiento del escritor, Arévalo se convierte en una ciudad muy cervantina. Los actos se inician en la tarde del viernes, ya que desde las 18.00 horas tendrá lugar en la Casa del Concejo una lectura continuada de 'El Quijote'. Una vez finalizada, en el mismo escenario, tendrá lugar la presentación del libro 'Cervantes y la orden trinitaria' Se trata de la segunda edición, corregida y aumentada por el José Antonio Ramírez Nuño, del libro que fue publicado en el año 1917 por el trinitario Domingo de la Asunción.

Así mismo, quienes se acerquen a Arévalo este fin de semana, podrán ver simultáneamente tres exposiciones con temática relacionada con Cervantes. La última en abrirse, y que estará presente hasta el 15 de mayo es la titulada 'En un lugar de La Moraña... Miguel de Cervantes. IV Centenario', que rinde homenaje al autor de "El Quijote" en la iglesia de San Martín, Se trata de una muestra formada por esculturas y pinturas realizadas por una treintena de artistas miembros del colectivo La Carpa de Getafe. En el mismo espacio se pueden ver enseres y utensilios relacionados con la época en la que vivió Cervantes, que han sido recopilados por la asociación La Alhóndiga de Arévalo, para contextualizar el ambiente en el que el escritor realizó su obra. Esta exposición se complementa con una muestra de las láminas de Gustavo Doré que ilustraron en el siglo XVII la edición del Quijote francés.

En la Casa del Concejo, y hasta el 1 de mayo se puede ver la muestra itinerante 'Venancio Blanco, una mirada a Cervantes', que incluye 13 esculturas, 41 dibujos y fotografías del proceso de creación del Monumento a Don Quijote que el escultor salmantino realizó en 2006 para Valdepeñas.

Por último, hasta el mes de octubre, la sala de exposiciones temporales del Museo de la Historia, enclavado en la Casa de los Sexmos, está permanece abierta la exposición 'Fray Juan Gil, Redentor de Cervantes, Arévalo 1616 2016', en la que se contempla la forma de vida de los trinitarios arevalenses en la época que se dedicaban redimir cautivos.

Finalmente Por otra parte el domingo 24 de abril, desde las 17.30 horas, en el Parque Fluvial de Arévalo, en la zona del puente de Los Lobos, junto a lo que fue el monasterio de la santísima Trinidad, tendrá lugar la lectura de 'El Quijote - Los bosques, los ríos, las florestas', en un acto organizado por la asociación de Cultura y Patrimonio 'La Alhóndiga de Arévalo'.

Arévalo y Fray Juan Gil

En 1987, coincidiendo con el centenario del fallecimiento del fraile libertador, Arévalo comenzó a moverse para dar a conocer entre sus vecinos la figura del Fray Juan Gil. Aquel 8 de julio de 1987, el alcalde de Alcalá de Henares, inauguraba una placa de agradecimiento a lo que Fray Juan Gil hizo con su hijo mas insigne, en el parque de Gómez Pamo, jardín que fue ubicado en lo que fueran los huertos del convento de la Santísima Trinidad, que en la actualidad se conserva en la escalera del Palacio Consistorial.

Ese mismo día se trasladaron desde las ruinas del convento hasta el cementerio municipal, los restos de Fray Juan Gil y de otros religiosos que profesaron en el cenobio de la orden trinitaria de nuestra ciudad, en una jornada inolvidable que culminó con la presentación del libro 'El gran libertador de Miguel de Cervantes: Fray Juan Gil', cuyo autor fue Constancio Rodero Sáez, y del que se publicó una segunda edición coincidiendo con el cuarto centenario de la publicación de la primera parte del 'Quijote' en 2005, cuando se erigió en Arévalo la estatua al redentor de Cervantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos