Historia y homenaje en torno al fundador de Valladolid

Homenaje a el Conde Ansúrez. Luis Santa Ana junto a Ernesto Monsalve y Eva Hela Gabriel. /G. Villamil
Homenaje a el Conde Ansúrez. Luis Santa Ana junto a Ernesto Monsalve y Eva Hela Gabriel. / G. Villamil

El Aula de Cultura se suma a los homenajes al Conde Ansúrez

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRAValladolid

De entre todas las reivindicaciones posibles a la figura del conde Pedro Ansúrez, fundador de Valladolid que este año ve conmemorado su fallecimiento cuando se cumplen novecientos años de este histórico acontecimiento, no podía faltar a la cita la figura de Darío Velao, una de las figuras que a comienzos de siglo más se significara dentro del panorama cultural y social de esta ciudad, tanto en su papel como director de El Norte de Castilla como por ser responsable de una biografía en verso del conde, que le valiera en 1911 la distinción de los Juegos Florales, o primer premio de justas poéticas, que entonces concedía la Academia de Caballería. Precisamente en esa ubicación se celebró ayer una serie de homenajes a Velao y, por extensión, al ilustre fundador que fuese coetáneo del mismísimo Cid Campeador, en el marco de un nuevo acto del Aula de Cultura de El Norte de Castilla, patrocinado por Obra Social laCaixa y que cuenta con la colaboración de la Junta de Castilla y León.

Tras unas palabras a modo de prolegómeno de Fernando Conde, director del Aula, Santiago Aguado Arroyo, coronel y director de la Academia de Caballería, inauguró el acto mediante agradecimientos al periódico la estrecha colaboración con esta institución, «que nunca pide nada y que siempre viene a ofrecer». A continuación tomó la palabra Ángel Ortiz, director de El Norte de Castilla, asumió «con respeto, honor y mucha humildad» poder participar en un acto poético y ostentó la veteranía del medio y la relevancia de sus predecesores, «una muestra de la historia del periodismo en España».

Público en el Aula de Cultura.
Público en el Aula de Cultura. / G. Villamil

De entre nombres como Delibes, Jiménez Lozano, Altés o Roldán, hubo de destacar Ortiz a Velao, quien también dirigiera El Norte de Castilla a comienzos del siglo XX; «su segunda etapa y quizá la más importante de su historia». El actual director resaltó así también la relevancia del medio en su papel dentro de la sociedad de Valladolid, tanto por la implicación de aquellas personas que estaban a su cargo como por el rol fundamental de este en su vida cultural en los albores de la pasada centuria.

Tras Ortiz fue el turno del historiador y teniente coronel Óscar Prieto, que pasó revista a la vida, forma, construcción y vistas de la Academia de Caballería a partir de fotografías de diferentes colecciones (de Josep Thomas a Adolfo Miaja Eguren) que ilustran diferentes perspectivas del edificio y sus alrededores en horquillas de años que abarcan desde 1878 a 1914-15. Interiores, reloj, patios y distintas imágenesprevias al incendio que asoló a la academia en 1915 jalonaron la exposición visual de Prieto, que no escatimó en anécdotas de toda índole para ilustrar su conferencia, desde restauraciones a curiosidades sobre los gabinetes o los cursos que se impartían en Caballería por aquellas históricas fechas.

Generación del 98

A continuación Carlos Aganzo, director de Relaciones Institucionales de El Norte de Castilla, volvió a centrarse en la figura de Darío Velao, al que destacó como un escritor que en todos los géneros trató de desenvolverse «más o menos bien», que fue dramaturgo, poeta, novelista y columnista. También cabe destacar a Velao como un miembro de la Generación del 98, al menos coetáneamente; si bien la corriente literaria iba por derroteros bien diferentes, en el año en que vio la luz la biografía en verso del Conde Ansúrez también se publicaban 'El árbol de la ciencia', de Pío Baroja, o 'Campos de Castilla', de Antonio Machado, entre otras obras de incuestionable relevancia.

Obra antimoderna escrita en castellano antiguo y base de la leyenda en torno al mito del Conde Ansúrez, la biografía en verso fundamentará una cantata que se podrá presenciar el día 11 de mayo en la Catedral con música de Ernesto Monsalve, de la cual se pudo ayer escuchar un adelanto a cargo del cantante Luis Santana y la chelista Eva Helena García.