Clara Grima: «A diferencia de la política actual, las matemáticas ni nos desagradan ni falsifican nada»

Clara Grima da explicaciones durante su conferencia en el Museo de la Ciencia. /A. Mingueza
Clara Grima da explicaciones durante su conferencia en el Museo de la Ciencia. / A. Mingueza

La matemática y divulgadora científica Clara Grima lamenta en el Aula de Cultura de El Norte de Castilla que Page, Bezos o Mark Zuckerberg dominen este mundo digital sin que una mujer ocupe un puesto de similar poder

SAMUEL REGUEIRAValladolid

«A diferencia de lo que sucede con la situación política actual, las matemáticas no tienen que desagradarnos ni falsifican nada». Con esta trascendente e integral proposición, la matemática Clara Grima ha iniciado en el Museo de la Ciencia su charla 'Tengo unas matemáticas y no dudaré en usarlas', una actividad encuadrada en el Aula de Cultura de El Norte de Castilla, que con el patrocinio de la Fundación Obra Social La Caixa y la colaboración de la Junta de Castilla y León, sumó entusiasmos, restó miedos, multiplicó aplausos y despejó incógnitas en torno a las, muchas veces de forma injusta, temidas matemáticas.

Grima, que además de ser profesora colabora en medios como Jot Down o el programa televisivo Órbita Laika y es autora de las obras 'Las matemáticas vigilan tu salud' y 'Mati y sus mateaventuras. Hasta el infinito y más allá', comenzó su conferencia hablando de Google y del poder de su algoritmo, que en menos de un segundo es capaz de «encontrar, ordenar y clasificar correctamente más de miles de sitios web que responden a lo que estamos buscando». Y su eficacia resulta innegable. «¿Quién ha pasado alguna vez de la segunda página de resultados?», aventuró. El invento de Larry Page y Serguéi Brin es posible gracias a sus estudios en álgebra, que les ha terminado posicionando como «dos de los hombres más poderosos del mundo».

Público asistente al Aula de Cultura de El Norte.
Público asistente al Aula de Cultura de El Norte. / A. Mingueza

Pero la verdadera fuerza de su algoritmo, Page Rank, se explica mediante un concepto matemático elemental: el grafo. Como conjunto de puntos -vértices- y rayas -aristas- que se conectan, suponen uno de los modelos representativos de toda clase de situaciones ideales para reflejar, por ejemplo, «los problemas en torno a la optimización» . Su origen, explicó Grima, descansa en el problema de los puentes de Königsberg -hoy Kaliningrado-, que en un mapa desafían a recorrer los distintos islotes del territorio pasando una sola vez por cada puente y regresando al mismo punto desde donde se partió.

La solución es imposible, pero brindó la condición universal según la cual ningún dibujo puede resolverse si todos los vértices, salvo dos como máximo, tienen un número par de aristas. Esto entronca con otro teorema; el de los cuatro colores, según el cual cualquier mapa puede colorear sus regiones con un máximo de esas tonalidades sin que regiones adyacentes compartan color. «Esto se lo explico a los niños usando animales de Madagascar, y a los adultos utilizando invitados a una boda», ironizó Grima, para quien la teoría de grafos encuentra su máxima expresión en las redes sociales y en el fenómeno del espejismo de la mayoría.

«Las personas muy influyentes parecen ostentar un discurso dominante, sin que resulte evidente que es la mayoría la que termina pensando, decidiendo o votando de otra forma», explicó. Grima terminó su charla lamentando que Page y Brin, Jeff Bezos -Amazon- o Mark Zuckerberg -Facebook- dominen este mundo digital sin que una mujer ocupe un puesto de similar poder, ya que fue una mujer, Ada Lovelace, la pionera en la programación de ordenadores.

 

Fotos

Vídeos