El Museo del Prado le devuelve la luz y el color a 'La Anunciación'

La restauradora Almudena Sánchez junto a 'La Anunciación' de Fra Angelico. / Óscar Chamorro

Tras un año de restauración, el cuadro será presentado al público en la exposición 'Fra Angelico y el origen del renacimiento florentino'

Elena Martin Lopez
ELENA MARTIN LOPEZMadrid

Los cuadros, como las personas, sufren un proceso de transformación a lo largo del tiempo que queda reflejado sobre su piel o, en este caso, su lienzo. Una quemadura provocada por una vela, una fractura y varias restauraciones desacertadas, son algunas de las cicatrices que la historia ha grabado en 'La Anunciación', uno de los cuadros más importantes del pintor italiano Fra Angelico, concebido en el siglo XV y que el próximo 28 de mayo podrá contemplarse en la exposición 'Fra Angelico y el origen del renacimiento florentino', en el Museo del Prado.

Tras un proceso de restauración de un año, realizado en el Taller del Museo del Prado y que ha sido posible gracias a la donación de 150.000 euros de las instituciones culturales Friends of Florence y American Friends of the Prado Museum, las heridas de 'La Anunciación' han sido curadas, dejando al descubierto la versión más próxima al original de esta obra maestra del Renacentismo.

El minucioso trabajo ha corrido a cargo de la restauradora Almudena Sánchez, que se siente «contentísima» con el resultado y por haber recuperado el original de Fra Angelico. «Esa es la finalidad de cualquier restauración, conseguir que parezca que la obra no se ha tocado y que el tiempo no ha pasado por ella», ha remarcado. «Es una gran satisfacción haber podido contribuir con mi trabajo a la mejora y recuperación de esta pintura, para que se entienda y se aprecien los enormes valores artísticos que posee».

Para la restauración de la pintura, que se ha dividido en tres fases, se han utilizado técnicas de última generación. Primero se hizo un análisis de los principales problemas del cuadro y se procedió a la limpieza de la superficie pictórica, velada bajo capas de suciedad y polución. Más tarde, se eliminaron los repintes de óleo, concentrados en el eje central del soporte de la obra para ocultar una fractura del pasado y que tapaba detalles originales. Finalmente, se recuperó el ala del ángel Gabriel, cuya forma había sido modificada con los repintes.

Detalles al descubierto

«Ha sido un trabajo emocionante desde el primer hasta el último momento, pero una de las cosas que más nos sorprendió durante el proceso fue la aparición de esa luz que desconocíamos antes de la limpieza y que lo envuelve todo sin dejar sombras, dando a la imagen un aspecto místico y sobrenatural», ha expresado Sánchez. Otro momento trascendental fue el descubrimiento de elementos originales de oro, que aportaron la información necesaria para la restitución del ala.

La restauradora también ha destacado la viveza que han recuperado los colores, como el lapislázuli del manto de la Virgen, y el descubrimiento de detalles ejecutados con una precisión extraordinaria y solo perceptibles a través de una lupa, como las pestañas de las figuras protagonistas o los pelillos de la barba de Adán, aspectos que recalcan el artista miniaturista que Fra Angélico fue en los inicios de su carrera.

Médicos del arte

Antes de ponerse manos a la obra, Sánchez visitó el Opificio delle Pietre Dure, un instituto público del Ministerio de Patrimonio Cultural italiano con sede en Florencia, donde se familiarizó con el estilo de Fra Angelico y tuvo la oportunidad de ver de cerca la restauración en vivo de otras obras del artista italiano como la conocida 'Pala di San Marco'. «No puedes enfrentarte a la restauración de una obra con dudas, tienes que tener muy claro lo que vas a hacer antes de empezar y para ello se necesita un proceso previo de investigación. Es parecido a la labor de un médico, antes de ponerle un tratamiento a un paciente tiene que hacerle varias pruebas para elaborar un diagnóstico y actuar en consecuencia», ha explicado la restauradora.

Datada a mediados de la década de 1420, 'La Anunciación' es el primer altar florentino en el que se utiliza la perspectiva para organizar el espacio, y en el que Fra Angélico, cuyo nombre real era Guido di Pietro Muguello, sustituyó las arquerías góticas por formas más rectangulares propuestas por el arquitecto italiano Brunelleschi. La exposición 'Fra Angelico y el origen del renacimiento florentino', estará abierta al público hasta el 15 de septiembre de 2019.