Los seis nuevos ujieres de las Cortes entran en periodo de prácticas

Raquel Cilleruelo, Cristina Vilches, Natalia Fernández, Javier Prieto, David Rincón y Leandro Estévez, en el exterior de la sede las Cortes, su nuevo centro de trabajo. /Gabriel Villamil
Raquel Cilleruelo, Cristina Vilches, Natalia Fernández, Javier Prieto, David Rincón y Leandro Estévez, en el exterior de la sede las Cortes, su nuevo centro de trabajo. / Gabriel Villamil

Los aspirantes que superaron la oposición a ujieres se incorporan a la plantilla de las Cortes en periodo de prácticas. En el camino han quedado 2.447 solicitantes

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANOValladolid

Empezaron 2.553 y han llegado a la meta seis, que acaban de estrenar el uniforme que viste de estabilidad su vida laboral. Natalia Fernández, Leandro Estévez, Cristina Vilches, Raquel Cilleruelo, Javier Prieto y David Rincón se han sumado a la plantilla de las Cortes como ujieres. Cinco son de la comunidad (Valladolid, Zamora y Burgos) y el sexto llega desde Sevilla. Están en periodo de prácticas. A prueba. Felices. Impresionados por el edificio que es ya su centro de trabajo, sobre todo por el hemiciclo y el enorme cubo alabastrado que lo corona.

«Estamos muy contentos, nos han recibido muy bien y nos han animado a que, ante cualquier duda, preguntemos», apuntan los recién llegados al Legislativo autonómico, que se afanan con el particular juego del 'quien es quien' parlamentario. No se separan del tríptico que indica, con foto y nombre, quién es el procurador que se sienta en cada uno de los 84 escaños de esta Legislatura y su filiación política.

«Ahora están rotando para conocer todas las labores que hacemos y en una o dos semanas se les empezará a asignar funciones», explica Antonio Noriega, jefe de ujieres. Van, en todo momento, acompañados por un veterano que les enseña sobre el terreno lo que hacen y cómo debe hacerse.

Funciones variadas

Desde acompañar a una visita o al público que sigue los plenos en la tribuna de invitados a atender la centralita telefónica de la Cámara, recoger las firmas de los procuradores que asisten a las sesiones (imprescindibles para que sus señorías cobren la dieta y el kilometraje por desplazamiento), acercar documentación o avisos durante los debates y agua a los oradores o colaborar en tareas de protocolo, entre otras labores. Su proceso de selección constó de un test psicotécnico al que finalmente se presentaron alrededor de 1.800 opositores y otro de 60 preguntas teóricas sobre la Constitución Española, el Estatuto de Autonomía, el Reglamento de las Cortes y cuestiones de personal, las tareas que deberán desempeñar y sus riesgos laborales. El Tribunal hizo una criba contundente con el primero, que se corrigió por medio de una «lista ciega» con claves y sin nombres en la prueba. Solo cien pasaron al teórico. «Lo más complicado fue la legislación», reconocen los seis que aprobaron. Tuvieron que responder a preguntas como cuándo se tramita una ley por lectura única, cómo se crea una comisión de investigación, qué candidato se somete a la investidura como presidente de la Junta, qué impuesto no está parcial o totalmente cedido a la comunidad autónoma, dónde recalan los procuradores sin grupo parlamentario o qué supone el derecho a la presunción de inocencia.

Carrera profesional

Los seis nuevos funcionarios (a todos los efectos lo serán en noviembre, cuando superen los seis meses de prueba) dejan atrás la ingrata etapa de «opositor de profesión» y les toca ahora aprender un oficio vital para el desarrollo de la actividad parlamentaria que exige cogerle el punto a la habilidad para estar en el lugar adecuado atendiendo sus obligaciones sin que su presencia llame la atención, con discreción, porque los protagonistas deben ser otros: los políticos. Su incorporación a la plantilla de la Cámara autonómica pone a su alcance una nómina fija en el entorno de los mil euros y consolida el ascenso a otros servicios de la casa de cuatro funcionarios, hasta ahora ujieres, que han superado un proceso de promoción interna. Esa mejora en la carrera profesional es una de las posibilidades que las Cortes ofrecen a medio plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos